PARAMÉTRICA DE ANCAP

Estacioneros no adoptan nuevas medidas

La directiva de Unvenu decidió aplicar un “impasse”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El funcionamiento de las estaciones de servicio es normal. Foto: A. Colmegna

La directiva de la Unión Nacional de Vendedores de Nafta (Unvenu) no tomó resolución ayer sobre el eventual planteamiento de nuevas medidas de fuerza, informó a El País el gerente de la organización Federico de Castro.

Una asamblea podría ser convocada sobre el fin de esta semana o quizás el lunes, según adelantó el ejecutivo.

Ayer, el ministro de Economía Danilo Astori anunció que en los próximos días se dará a conocer un informe oficial sobre el balance de Ancap, pero aseguró que los datos son muy positivos. Astori también defendió el cambio de régimen de paramétrica: "Entendemos que el régimen que estamos proponiendo es mejor desde muchos puntos de vista, en primer lugar para Ancap", reconoció, pero también lo es para la población dado que los resultados de la empresa estatal "van a pesar en la definición de los precios de los combustibles".

Según declaraciones recogidas por Radio Uruguay, Astori opinó que el paro de los estacioneros fue producto de un "interés corporativo". El paro de lunes y martes de esta semana "no toma en cuenta los intereses de la gente y eso no debería ser así", señaló.

El jerarca apoyó así las afirmaciones del ministro de Trabajo Ernesto Murro quien había sostenido el lunes, primer día del paro de los dueños de estaciones, que la medida tenía "un trasfondo político". Y Astori agregó ayer miércoles: "Respeto todas las opiniones, pero señalo que hay una persecución de un interés totalmente claro".

Paro.

La Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu) evaluó que el 85% de las estaciones de servicio no vendió combustible en adhesión a la protesta que la gremial llevó a cabo durante lunes y martes contra los planes del gobierno de modificar el sistema de distribución.

Durante el transcurso del paro patronal el gobierno fustigó a los estacioneros con dureza, pero también se alzaron voces oficialistas, como la del senador Rafael Michelini, que pidieron el diálogo.

En Unvenu molestaron las inspecciones de Ancap que en al menos tres departamentos (Paysandú, Tacuarembó y Montevideo) fueron acompañadas por la Policía, según fuentes de la gremial.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, manejó cifras para defender los planes del gobierno. Explicó que "tenemos que emprolijar Ancap" y que no se puede seguir pagando US$ 273 millones por año a los estacioneros. Mencionó que el sistema de distribución tuvo un costo total entre junio de 2015 y julio de 2016 de US$ 362 millones.

Según la ministra, algunos dan descuentos de hasta 80% y financiación a seis meses. Y ejemplificó que en las grandes estaciones las bonificaciones solamente bajarán de $1.590.00 mensuales a $ 1.509.000 al mes. Todo el rediseño del sistema de distribución busca bajar los costos en un 10%, explicó.

Cosse aseguró que desde 2009 los estacioneros recibieron bonificaciones por unos US$ 1.900 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados