CONTAMINACIÓN DE UN RÍO CLAVE

Se estabilizó polución en el río Santa Lucía

Estudio establece clara relación con el uso de fertilizantes.

El Santa Lucía es la fuente de agua potable que consume el 60% de la población. Foto: F. Ponzetto
Santa Lucía: fuente de agua potable que consume el 60% de la población. Foto: F. Ponzetto

Un estudio denominado "Evolución de la eutrofización en el río Santa Lucía, influencia de la intensificación productiva y perspectivas", elaborado por siete especialistas, sostiene que está claramente demostrado que existe una relación entre la intensificación de la actividad productiva agropecuaria con la eutrofización (o sea la presencia de nutrientes de un ecosistema) de ese curso fluvial y su cuenca, y detecta una estabilización de la situación. El trabajo fue elaborado en base al análisis de 12 años de datos disponibles sobre la calidad del agua en la zona (2004-2016) por un equipo conformado por los especialistas Luis Aubriot, Lucía Delbene, Signe Haakonson, Andrea Somma, Federica Hirsch y Sylvia Bonilla, del Grupo de Fisiología y Ecología de Fitoplancton, Sección Limnología, del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

"La correlación entre la concentración de fósforo total en la cuenca del Santa Lucía con las variaciones en la importación de fertilizantes, sumada a los cambios recientes más significativos en el uso del suelo y a la alta proporción de fósforo reactivo soluble en el fósforo total, indican un efecto directo de las actividades productivas en la eutrofización del Santa Lucía y sus afluentes", dice el trabajo.

Los especialistas entienden que para mejorar la eficacia en la retención de nutrientes y lograr una recuperación de la calidad del agua del río a largo plazo es necesario continuar con la implementación del Plan de Acción de la Dirección Nacional de Medio Ambiente, avanzar en aspectos clave como el control de la fertilización excesiva, el control de los aportes de los efluentes de tambos, evitar los cultivos en zonas inundables y, particularmente, extender las zonas denominadas de amortiguación hacia los tributarios de menor orden y sus nacientes.

Los especialistas utilizaron datos de importación de fertilizantes para el país como indicador indirecto de la intensificación productiva agraria para la cuenca del río Santa Lucía, debido a que no existen datos disponibles de fertilización discriminados por cuenca o departamento.

La situación parece haberse estabilizado en la cuenca del Santa Lucía. Se encontraron tendencias de estabilización en los niveles de eutrofización del cauce principal del río, y descendentes a partir de 2013 en el fósforo total.

"Desafiante".

El trabajo señala que en los últimos años la sociedad uruguaya experimentó el deterioro de la calidad de agua de varios ecosistemas acuáticos. En la actualidad, la generación de embalses para riego a gran escala y la instalación de nuevas industrias de gran porte en el país, sumadas a la tendencia de aumento de actividades agropecuarias, plantean un escenario desafiante para la conservación de los ecosistemas naturales y de la calidad de agua, agrega. A este contexto preocupante se suman las predicciones de cambio climático que indican aumentos de temperatura y de precipitaciones para la región, lo que podría potenciar los efectos de la eutrofización de los ecosistemas acuáticos. "Por lo tanto, se plantea un escenario complejo que requiere de la coordinación y esfuerzos entre usuarios e instituciones vinculadas al monitoreo y a la gestión de los recursos naturales para instrumentar planes de manejo sostenibles a largo plazo", consideran los autores.

El cauce del río Santa Lucía presentó una tendencia a la estabilización del estado eutrófico a partir de 2010 (ausencia de cambios significativos) aunque el valor máximo del período se encontró en 2013. De forma similar, aguas arriba de la desembocadura del Santa Lucía Chico, en Paso Pache, se determinó un punto de inflexión descendente desde ese año. Esta variación descendente en Paso Pache respondió a los cambios significativos producidos en la caída de importación de fertilizantes, explicado por la caída en la producción y en los precios de los cereales.

Auge y declinación

Entre 2000 y 2016, la importación de fertilizantes mostró un aumento progresivo desde los valores mínimos de 2002 hasta los máximos de 2013, con un aumento de 6,1 veces.

La misma tendencia se observó para los fertilizantes fosfatados (como la suma de fosfato de amonio, fosfato monoamónico, superfosfato triple). A partir de 2013 se produjo una disminución sostenida de hasta tres veces en el volumen importado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)