Licenciados lo denunciaron; el MSP lo reconoció pero no plantea solución

Enfermeros: 30% falta a CTI de niños los fines de semana

El ausentismo de los enfermeros es un problema ya de larga data. Lo han denunciado los directores de varios hospitales. Sin embargo, ahora, los que salen al ruedo son los propios licenciados en Enfermería.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Salarios menores en la capital no atraen a médicos.

Según advierten, las faltas sin aviso son de un 30% del personal en el CTI pediátrico del Pereira Rossell los fines de semana, y un 20% de lunes a viernes. Los que más faltan son los que pertenecen a la Comisión de Apoyo, o sea auxiliares de enfermería.

El Sindicato Único de Licenciados en Enfermería (SULE), denunció esta situación ante el Ministerio de Salud Pública (MSP). La respuesta, siempre según el gremio, fue una corroboración de lo denunciado, pero no se planteó una solución para el asunto.

A inicios del año pasado el MSP y la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), comenzaron a trabajar en un plan para equiparar los sueldos de auxiliares de enfermería y licenciados que trabajan en los centros públicos, a los de las mutualistas privadas. Pero aún no se concretó nada.

La presidenta del gremio, Ana Montans, que trabaja en el CTI pediátrico del Pereira Rossell, dijo a El País que la cartera también reconoció que se debieron bloquear diez camas en esa sala por falta de personal. "Sin embargo, no plantearon soluciones", se quejó.

Según Montans, la gran cantidad de faltas y la ausencia de personal que lleva a cerrar cupos en los centros de salud, tiene que ver con "contratos chatarra que les hacen firmar" a los nuevos enfermeros que son contratados.

"Entra gente a la cual no se le pagan las guardias, o los hacen trabajar tres meses y después no los llaman por 30 días para que no puedan generar antigüedad", denunció.

Montans, por otra parte, advirtió que los que suelen faltar son los enfermeros que pertenecen a la Comisión de Apoyo, ya que estos no son sancionados en caso de no presentarse a trabajar.

"Como no están presupuestados no hay reglamento para ellos y si faltan no se los sanciona", señaló Montans. Cuando faltan, entonces, tan solo se les descuenta el día.

De todas formas, la líder sindical advirtió que la causa principal de que falten los enfermeros es que "no hay estímulos para los trabajadores".

La sindicalista, por otra parte, reveló que la Facultad de Enfermería y ASSE realizaron un acuerdo "para cubrir licenciados en el que no participó ninguna inspectora del MSP". Montans sostuvo que "las cosas cuando se hacen de esta forma no son claras" y que "los pre-acuerdos tras bambalinas no dan ninguna seguridad".

Inasistencias.

Cuando se trata de ausentismo en los hospitales públicos, las cifras son alarmantes. Y el único centro que hasta ahora ha podido solucionar, medianamente, el problema, ha sido el Hospital Maciel. Lo hizo a fuerza de sanciones, suspensiones y despidos. En 2012 el ausentismo en el Maciel era de un 25%, ahora es de un 8%.

En otros centros, en tanto, esto sigue siendo un problema. La presidenta del Sindicato de Enfermería, Silvia Santana, ha reconocido a El País que "el ausentismo (de los enfermeros) es real" y que "andamos en una media en todo el Uruguay del 20%, es decir que está entre un 15% y un 25%".

En 2012, Uruguay firmó un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por el cual se establecía un plan con la meta de llegar a fines de este 2015 con un licenciado en enfermería o nurse por cada médico. Pero, mientras el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) señala que hay unos 13.197 doctores en Uruguay, el censo establece que la cantidad de licenciados es apenas de 3.946, lo que implica un déficit de 9.251 profesionales.

Lo que sí hay, de sobra, son auxiliares (que estudian dos años y no cuatro como los licenciados). Son 11.832, pero la OPS no los cuenta. El censo, revela también que mientras 5.000 nurses están registrados en la Caja de Profesionales Universitarios, hay más de 1.000 que no ejercen su profesión.

Obra lenta

Hace ya tres años que ASSE anunció, con gran pompa, la apertura de un nuevo CTI pediátrico en el Pereira Rossell. Pero las obras no se terminan. A principios de 2014, según recuerda la presidenta de SULE, Ana Montans, les dijeron que para diciembre iba a estar pronto. Pero nada. Incluso, por enero, se detuvieron las obras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)