QUÉ PASA

Encerrados: la privatización del barrio

Cansados por los robos y la permanente sensación de inseguridad, los integrantes de la cooperativa de viviendas Vicman, ubicada en Malvín Norte, optaron por colocar rejas en el frente del complejo y una barrera de tejido con una línea de alambre de púa en todo el perímetro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la cooperativa Vicman viven 1600 personas. Ubicada en Malvín Norte es la más antigua de Uruguay.

Esta cooperativa, que es la más antigua del país y afirma ser la de mayor cantidad de socios, con 410 familias y una población cercana a las 1.600 personas, tomó la decisión hace ocho meses. Además, contrató una empresa de guardias privados, que proporciona tres agentes durante el día y cuatro de noche para controlar los accesos y realizar rondas internas de monitoreo.

La situación se repite de forma casi idéntica en diversas cooperativas de la zona Este de Montevideo y se encuentran más ejemplos en La Cruz de Carrasco, la zona del Parque Rivera e incluso en La Unión, hecho que ha reavivado un debate que ya cumplió más de 10 años en Montevideo: la prohibición a la creación de barrios cerrados.

La comuna ha sostenido en reiteradas ocasiones que rechaza la instalación de estos emprendimientos porque considera que el modelo contribuye a la “segregación” y “agranda las diferencias sociales y económicas entre la población”. En esta polémica, uno de los enfrentamientos clave de la Intendencia se dio con los inversores que buscaban desarrollar el proyecto Barrios del Parque (ex Jacksonville).

Se trataba de un complejo de 75 hectáreas en el cruce de las rutas 8 y 102, contiguo a Zonamérica, el cual en 2011 la administración capitalina rechazó en forma definitiva. De todos modos, eso no impidió que surgieran en Montevideo emprendimientos que comparten varias características con los countries: barrios semi-cerrados que son una unidad urbanística, tanto por su arquitectura general como por el diseño de los espacios verdes y la caminería interna, cerco perimetral y servicios de vigilancia propios.

Entre ellos se cuentan Jardines de Carrasco, con un centenar de lujosas viviendas junto al colegio Stella Maris; San Nicolás, con más de 70 casas en un entorno enjardinado amplio; o los barrios Los Olivos y Ombúes del Polo, sobre camino Carrasco y cerca del límite con Canelones. También se gestaron complejos cerrados en Parque Miramar, contiguo a Carrasco, en un entorno de lagos formados en antiguas canteras de arena.

(Lea el informe completo en la edición impresa de El País o suscríbase aquí a la edición digital)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados