SALUD PÚBLICA

Entre empujones desocupan el Patronato y finaliza esencialidad

Autoridad de ASSE forcejeó con unas sindicalistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Patronato del psicópata. Foto: Fernando Ponzetto.

Unos minutos antes de las 16 horas, representantes de ASSE llegaron a la sede del Patronato del Psicópata para chequear las condiciones del lugar y firmar el acta de desocupación. Rejas adentro esperaban los 11 dirigentes nacionales de la Federación de Funcionarios de Salud Pública. Afuera una centena de trabajadores tiraban petardos, hacían sonar sirenas y cantaban contra la esencialidad del gobierno. Fue entonces que Daniel De Souza, hombre de confianza del Directorio del prestador público y que acompañaba "por seguridad", empezó a los empujones con algunas mujeres que le gritaban en la cara y no lo dejaban avanzar.

El entrevero, los gritos y forcejeos caldearon la entrada de las autoridades al local e hicieron que, durante las más de dos horas que demoró la revisión de las locaciones, los trabajadores sindicalizados no aflojaran con los cánticos contra De Souza. Uno, incluso, llegó a bromear: "Che, qué raro que no vino Irma Leites".

La recorrida por las instalaciones estuvo al mando de dos escribanas y tres representantes de la Federación de Funcionarios. Se controlaba detalle por detalle. En la cocina, por ejemplo, faltaba una jarra eléctrica que alguien "se había confundido con la que había llevado de su casa por la ocupación". Entre aplausos, la jarra apareció e ingresó cual trofeo a las 16.32 horas.

Lo único que faltó fue "algo de comida", dijo una de las escribanas, pero los trabajadores justificaron que les fue dado a los pacientes que atendieron previo al jueves. Como ambas partes estuvieron de acuerdo, a las 17.24 horas se firmó la desocupación y media hora después el gobierno levantó la esencialidad. Eso sí: De Souza tuvo que esperar a que se fueran los funcionarios para retirarse en un auto verde.

"Desalojamos porque las autoridades del Patronato, de ASSE y del Ministerio de Salud Pública cobardemente quisieron dejarnos enfrentados con 1.600 trabajadores que no iban a poder cobrar su salario", dijo Martín Pereira, presidente de la Federación de Funcionarios. La administración sostuvo que fruto de la ocupación era imposible el pago y los trabajadores entienden que se podía hacer, de todas formas, en la sede del prestador público.

Aun así, si el dinero no aparece, los trabajadores ya amenazaron que volverán a ocupar el 4 de setiembre. Previamente, están planificando "el paro parcial que convoca el Pit-Cnt contra la esencialidad", el próximo miércoles 23, y luego habrá un plenario nacional de trabajadores.

"La esencialidad es para cortar el derecho de huelga, que es el objetivo del Ejecutivo, porque la asistencia siempre estuvo cubierta", señaló Pereira previo a desocupar el recinto en el barrio Atahualpa.

La ocupación del centro había comenzado el jueves 3 de agosto. Los trabajadores sindicalizados entienden de que el "gobierno incumple con el convenio que debería regir desde 2015". Consiste en simplificar los renglones y que los salarios estén comprendidos en cinco escalones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)