VIDEO

Empresario coreano fue filmado por el Sunca fingiendo una agresión

Óscar Andrade difundió un video en el que se muestra a uno de los representantes de la empresa a cargo de la construcción de la planta de Puntas del Tigre se arroja al suelo, ante las risas de los trabajadores.

Los conflictos entre los trabajadores del Sindicato Único de la Construcción Nacional y Anexos (Sunca) y los representantes de la firma coreana Hyundai, a cargo de la construcción de la planta de ciclo combinado en Puntas del Tigre, continúa.

Este jueves, el secretario general del sindicato, Óscar Andrade, difundió un video en el que se ve a uno de los representantes de la empresa coreana fingiendo una agresión por parte de los trabajadores.

Las imágenes muestran a varios sindicalistas discutiendo con un grupo de representantes de la empresa frente a un camión. En determinado momento, uno de los ciudadanos coreanas se deja caer al suelo y permanece allí varios segundos. Los sindicalistas comienzan a reírse de la situación y comentan que el representante "está drogado".

Luego, el empresario se incorpora, ayudado por sus colegas, y uno de los sindicalistas le dice que vaya "al Teatro de Verano". Pocos segundos después, los obreros comienzan a aplaudir.

Más adelante, el ciudadano coreano, que se estaba sosteniendo de la parte de atrás del camión, comienza a gritar "¡Yo quiero trabajar! ¡Amo trabajar!", ante lo que se escuchan varios insultos de los sindicalistas.

Andrade publicó el video en su perfil de Facebook y comentó que hay que "tener cuidado con provocaciones". "Acá se finge una agresión de manera clara para captar algún incauto. La prensa de (lo ocurrido) hoy no se entero, si no existiera el video, seguro nos prendía fuego. Parece que vale todo", comentó el exdiputado frenteamplista.

El Sunca lleva varios días realizando detenciones sorpresivas de las obras, lo que produjo varias discusiones con los representantes de Hyundai y la constructora Saceem.

El pasado 11 de octubre, El País accedió a un video en el que veía a un grupo de representantes de Hyundai, acompañados por un traductor, intentando acceder a la construcción, lo que era impedido por integrantes del sindicato.

Los trabajadores comenzaron a insultar a los empresarios y uno de ellos, dirigiéndose al traductor, le exigió que "se dejen de provocar porque vamos a terminar mal al pedo", para luego señalar que "no nos cuesta nada arrancarle la cabeza a uno, perdemos el trabajo y nada más, pero ustedes no pisan más el Uruguay".

Días después, el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, consideró "episódico" el incidente. "Ninguno de nosotros acá comparte la lógica del insulto para la resolución de conflictos, pero tampoco le damos una magnitud gigantesca. Hemos vivido cientos de conflictos donde hubo insultos de patrones a trabajadores. La amenaza es la peor, 'te vas a quedar sin trabajo'", señalaba Pereira.

El conflicto

A fines de 2012 y tras una serie de inconvenientes para la adjudicación de la obra (fue anulada una licitación), UTE encomendó a la firma coreana Hyundai la construcción de la planta.

Pero hubo retrasos en la obra, que tenía prevista una primera entrega en mayo de 2015 que aún no se concretó. Por esto, la empresa estatal ya cobró US$ 10 millones a Hyundai en forma de multa.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, dijo entrevistado por El País en diciembre que la obra "va estar terminando en 2018, con un atraso importante de más de un año".

Según los nuevos plazos negociados entre la firma coreana y UTE, antes que finalice este año estará operativa la primera de las turbinas, en el inicio de 2017 quedará instalada la segunda turbina y hacia 2018 la última.

Esas fechas fueron ratificadas por el director del ente, Walter Sosa, tras la firma en febrero de un convenio colectivo en el Ministerio de Trabajo, entre el sindicato de la construcción (Sunca), la empresa Hyundai y las subcontratistas que se encargan de la obra de la planta. Allí se establecieron condiciones para el ingreso de unos 400 nuevos trabajadores para comenzar con el montaje electromagnético de la planta, tras el avance en la obra civil.

Actualmente son unos 1.200 los obreros que trabajan en la construcción de la central. En febrero eran 800 y para los nuevos ingresos se tomó en cuenta a personal femenino, a menores que se encuentran en el Instituto del Niño y del Adolescente (INAU) y a exreclusos que forman parte del Patronato de Encarcelados y Liberados.

En el convenio firmado se incluyó una cláusula de paz laboral reciproca, luego de que la obra tuviera varios retrasos por inconvenientes entre el sindicato y la empresa contratista. En octubre de 2015, el Sunca paralizó la obra durante varios días por el despido de cuatro delegados sindicales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)