VEA LA FOTOGALERÍA

La emoción de la primera dama

María Auxiliadora de Vázquez lloró ayer, después de rezar y colocar una ofrenda ante la imagen de la Virgen, ubicada en la Isla de Flores. A su lado se encontraban sus dos hijos, Álvaro y Javier.

"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto
"Es la primera vez que vengo a la isla", dijo emocionada la esposa de Vázquez. Foto: F. Ponzetto

En una ceremonia breve y emotiva, el padre Daniel Kerber, un ingeniero naval que se ordenó sacerdote, recordó a seis monjas seguidoras de la Virgen María Auxiliadora que no pudieron ingresar en Brasil y debieron soportar nueve días de cuarentena en la Isla de Flores a mediados del mes de diciembre de 1877.

Kerber dijo que, más de un siglo despuiés, el 6 de marzo de 2012, se logró colocar una hermosa estatua de la Virgen Auxiliadora de 2,30 metros de altura, en la Isla de Flores. A continuación, el sacerdote leyó una carta escrita por una de las monjas que narraba las vicisitudes ocasionadas por la cuarentena en una de las islas "llena de caracoles y serpientes. ¡Otra que flores!"

Al finalizar la plegaria, María Auxiliadora de Vázquez sollozó quedamente durante unos minutos. Sus dos hijos y Kerber trataron de consolarla. Amigos de la familia e integrantes de la Sociedad de Prácticos del Puerto de Montevideo se mantuvieron en respetuoso silencio.

"Es la primera vez que vengo acá. Nunca pensé que iba a venir. Es increíble ver en esta isla una imagen de la Virgen María Auxiliadora", comentó la Primera Dama.

El padre Kerber asintió con una sonrisa. "Un país tan secularizado como Uruguay tiene una imagen de la Virgen acá. En el mundo hay muchos devotos de María Auxiliadora", explicó.

El clima se distendió.

Uno de los presentes le comentó a María Auxiliadora de Vázquez que la Isla de Flores se llamaba así en honor a un marino con ese apellido.

"¿Cuándo llegó acá?", preguntó la Primera Dama. "En la época de Gaboto (año 1526)", respondió uno de los prácticos.

Luego María Auxiliadora se sacó fotos con sus dos hijos frente a la estatua de la Virgen.

El viaje de la esposa del mandatario y sus dos hijos a la Isla de Flores comenzó a las 14:30 horas en la embarcación "Ederra 5", que fue bautizada minutos antes por María Auxiliadora en una colorida ceremonia en el Puerto de Montevideo. En el interior de la cabina, la esposa de Tabaré Vázquez, sus dos hijos y otros invitados apenas escuchaban el zumbido de los dos motores Scania de 600 HP cada uno.

La moderna embarcación de 17,60 metros de eslora (largo) y 5,20 metros de manga (ancho) y 1,70 metros de calado, demoró poco más de una hora para recorrer los 18 kilómetros que separan el Puerto capitalino de la Isla de Flores.

La "Ederra 5" atracó en el antiguo muelle de cemento. Cientos de gaviotas se quejaron por la llegada de la comitiva a la isla. Su continuo alboroto genera cierto desasosiego.

Tras visitar el monumento de la Virgen y el faro de la Isla, María Auxiliadora se acomodó en su asiento en la "Ederra 5", que ya estaba lista para el regreso. Durante el viaje apenas habló con sus hijos o con el capitán Berriolo.

Se concentró en mirar cómo la ciudad de Montevideo se desdibujaba tras la neblina de la tarde. El mar era un "plato" y ella disfrutaba de la navegación en la embarcación

A sus espaldas quedaron las ruinas de una vieja cárcel donde el gobierno de turno encarcelaba a los disidentes opositores hace 100 años. Ingresar en el celdario es lo mismo que retroceder un siglo. Se camina cinco metros por un pasillo. Se gira a la derecha y se entra en otro pasillo. La luz del sol es un recuerdo lejano. Y Montevideo se pierde en el tiempo. Tres pequeños celdarios, de dos metros por dos metros, surgen a la izquierda. Arriba, a unos 2,5 metros de altura, entra luz por una ventanita sin vidrios.

Los calabozos son un mundo denso y de terror similar a los relatos de H.P. Lovercraft.

El dolor de mucha gente se percibe en las paredes y en el aire espeso del calabozo. Casi asfixiado por el horror, el visitante corre hacia la ahora lejana puerta.

A 50 metros, el farero y su ayudante ingresaron al faro sin mirar hacia la antigua cárcel o al lazareto. Se trata de lugares donde, por las noches, se escuchan extraños ruidos. Ambos consideran que es mejor no pensar en ellos. Saben que, en caso contrario, no regresarían a trabajar en la Isla de Flores.

"Ederra 5": un barco para cualquier clima.


A las 13 horas de ayer, la primera dama María Auxiliadora de Vázquez ofició de madrina de la embarcación "Ederra 5" construida en un astillero de La Teja por la Sociedad de Prácticos de Montevideo. "Ederra", en vasco, significa "hermosa".

El padre Daniel Kerber leyó un fragmento de la Biblia. Luego María Auxiliadora rompió una botella de Fond de Cave en la cubierta de la enorme embarcación. Esta permitirá a los prácticos hacerse a la mar en cualquier condición climática durante 365 días del año.

El presidente de la Sociedad de Prácticos del Puerto de Montevideo, Aníbal Berriolo, dijo que estos expertos son los primeros en recibir a los capitanes con sus cargas y los últimos en despedirlos. "Somos conscientes del estrés generado por la cercanía de puertos", advirtió Berriolo.

SABER MÁS

Estable, fuerte y veloz.

La embarcación "Ederra 5" fue diseñada y armada por completo en Uruguay y comenzará a prestar funciones en los próximos días. La Sociedad de Prácticos del Puerto de Montevideo la utilizará para asistir al ingreso y la salida de los buques mercantes que atracan en la capital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)