Julio Chirino dijo que Leopoldo López no es un opositor sino un “golpista”

Embajador de Venezuela va a sede del FA a agradecer

En momentos en que el régimen chavista de Nicolás Maduro enfrenta una dura crisis económica y política, condenas internacionales por la prisión y persecución de opositores, y un conflicto fronterizo que ha expulsado de ese país a miles de colombianos, el embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, visitó esta semana la sede del Frente Amplio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
González en Madrid junto a la esposa de López: dijo que Maduro le teme a las urnas. Foto: AFP.

Lo hizo para reunirse con la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales (Carifa) de la coalición de izquierda.

Chirino fue con un objetivo: agradecerle al Frente Amplio las gestiones del presidente Tabaré Vázquez para abrir un canal de diálogo entre Maduro y el colombiano Juan Manuel Santos. Los tres estarán el lunes en Quito junto al anfitrión Rafael Correa.

Pero la reunión con el diplomático derivó en la situación interna de Venezuela, en particular la condena a casi 14 años de presión del líder opositor Leopoldo López, que le valió al gobierno de Maduro el repudió de varios países, organizaciones internacionales y referentes de izquierda, como el expresidente socialista de España, Felipe González (ver nota aparte). El gobierno uruguayo y el Frente Amplio, en cambio, mantienen silencio, con la excepción del sector Nuevo Espacio, del senador Rafael Michelini, que consideró "inhumana" la condena a López.

"No es un opositor, es un golpista", aseguró Chirino sobre López a los integrantes de la comisión frenteamplista, con los que habló y tomó mate por unos 45 minutos el jueves 17.

Los frenteamplistas indagaron sobre el cierre de frontera con Colombia ordenado por Maduro y la declaración el estado de excepción bajo el argumento de que busca detener el contrabando. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), como consecuencia de esta medida, más de 1.400 colombianos han sido deportados y otros 20.000 regresaron a su país por miedo a ser expulsados. Chirino defendió la decisión de su gobierno e informó que hay más de seis millones de colombianos que residen en Venezuela.

"El balance general fue de una reunión donde la Carifa quedó, y yo personalmente, satisfecho desde el punto de vista de la orientación que se está llevando adelante, de la información que recibimos y sobre todo de la explicación sobre por qué Leopoldo está preso, porque no era un opositor político, era un golpista que quería derrocar al gobierno. La médula de lo que dijo es eso, aunque no quiero decir citas textuales del embajador, porque no las tengo", dijo a El País el exsenador e integrante de la Carifa, Carlos Baráibar (Asamblea Uruguay).

En cuanto a las próximas elecciones legislativas de diciembre, Chirino dijo que todavía no se definió por parte del Tribunal Electoral de Venezuela cuáles serán las misiones de observadores que se aceptarán. Adelantó que es segura la presencia de la Unasur y el monitoreo del Centro Carter, una organización sin fines de lucro fundada en 1982 por el expresidente estadounidense Jimmy Carter. "Nos dijo que no era cierto que no se aceptarán otros observadores, eso ni siquiera fue resuelto todavía", comentó Carlos Alejandro, integrante de la Carifa por la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic.

Durante la reunión, Chirino no hizo ninguna mención a la tirante relación que tiene el gobierno de Venezuela con el excanciller y actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro (MPP). En una carta que remitió el jueves al vicepresidente de Desarrollo del Socialismo Territorial de Venezuela, Elías Jaua, Almagro criticó con dureza al gobierno de Maduro. "Quien se cree de izquierda y no es sensible a esta penosa realidad humanitaria no merece llamarse de izquierda, ni tiene autoridad moral para criticarme", afirmó Almagro, y reivindicó su derecho a reunirse con opositores venezolanos.

"Creo que no ameritaba ningún tipo de declaración, ni de la Carifa, ni de la Mesa Política. El Frente Amplio ya se ha expresado en cuanto a la voluntad de defender la democracia y las instituciones en Venezuela, porque además hay en la región una cantidad de elementos que nos obligarían a discutir el tema de los derechos humanos más allá de López. Los presos de Curuguaty siguen estando pendientes en la justicia paragua-ya, en Colombia hay presos políticos que no tienen nada que ver con la guerrilla", opinó Alejandro.

El País se comunicó con Chirino para consultarlo sobre la reunión, pero desde la Embajada de Venezuela se informó que preferían que los comentarios fueran realizados por los integrantes de la Carifa.

Pase de facturas.

La crisis de Venezuela estuvo presente ayer en la Mesa Política del Frente Amplio. Aunque no nombró directamente al Nuevo Espacio, el Partido Comunista criticó al sector de Michelini por su comunicado en contra de la condena a López, rompiendo el silencio de la coalición de izquierda.

En ese marco, el diputado Jorge Meroni (MPP) señaló que "cada sector puede expresarse de la forma que quiera, aunque el Frente en su conjunto, en la bancada de senadores, acordó no impulsar ninguna declaración contra la administración de Maduro".

En un editorial publicado ayer en El Popular —órgano oficial del Partido Comunista— el secretario general Eduardo Lorier denunció que "la ofensiva desestabilizadora del imperialismo en nuestro continente es dura e intensa", en particular en Venezuela, Brasil, Ecuador, Argentina y Bolivia.

Lorier llamó a desplegar "la solidaridad latinoamericana y seguir construyendo la unidad e integración, ese frente de pueblos y gobiernos que enfrente la contraofensiva desestabilizadora y sus manifestaciones concretas".

Todo esto en una semana que Uruguay cierra con la confirmación del acuerdo comercial con Venezuela para la exportación de alimentos a cambio de petróleo y la reducción de la deuda de Ancap con la petrolera venezolana Pdvsa.

González: Maduro peor que Pinochet.

El exjefe del gobierno español, el socialista Felipe González, afirmó que "el estado de sitio del Chile de Pinochet respetaba más los derechos humanos que el paraíso de paz y prosperidad de Maduro". Las declaraciones fueron realizadas al comentar la condena del opositor venezolano Leopoldo López.

Durante una comparecencia pública junto a la esposa de López, Lilian Tintori, de visita en Madrid, el exmandatario socialista (1982-1996) recordó un viaje suyo a las cárceles de Chile durante el último régimen militar (1973-1990), y lo comparó con la Venezuela del presidente Nicolás Maduro.

"Visité a dos condenados por la dictadura, que salieron después, en pleno estado de sitio en Chile. Pues el estado de sitio del Chile de Pinochet respetaba más los derechos humanos que el paraíso de paz y prosperidad de Maduro", opinó González.

Agregó que el gobierno de Venezuela no ha dado garantías de que se vayan a celebrar las elecciones legislativas previstas para el próximo 6 de diciembre. Según González, Maduro teme el veredicto de las urnas, a diferencia de su antecesor, el fallecido Hugo Chávez.

"Yo tenía todas las diferencias del mundo con Chávez, pero a Chávez nunca le dio miedo confrontarse electoralmente. El problema de Maduro es que está asustado de tener que dar la cara en unas elecciones limpias. Al otro no le daba miedo eso", aseguró González. El expresidente español defendió que Leopoldo López no ha cometido ningún delito, que su juicio fue una burla a todas las garantías legales y que el de Maduro es "un régimen arbitrario y tiránico" que está "traicionando" a la democracia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados