DESCLASIFICACIÓN DE DOCUMENTOS DE ESTADOS UNIDOS

EE.UU. y su presión a la dictadura

Documentos revelan que Carter negó créditos a Uruguay por violaciones a los DD.HH.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter. Foto: Wikipedia

En septiembre de 1977 el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Zbigniew Brzezinski, le escribió un memorándum al presidente Jimmy Carter, preparatorio de la reunión que iba a tener con el entonces dictador Aparicio Méndez. Allí Brzezinski le sugería a Carter que alentase a Méndez a tomar medidas que mejoraran la situación en materia de derechos humanos y a que le advirtiese que la comunidad internacional juzgaría a su gobierno por sus hechos y no por sus palabras. Así lo revela la documentación que el gobierno de Estados Unidos liberó estas semana vinculada a las relaciones de ese país con Argentina entre 1976 y 1983, que incluye varias referencias a Uruguay.

Los documentos dejan claro también que Estados Unidos logró frenar créditos de instituciones multilaterales a Uruguay debido a las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar.

"Entendemos que el presidente Méndez aprovechará este encuentro con usted para anunciar las primeras decisiones importantes de Uruguay en materia de derechos humanos. Estas pueden incluir la liberación de algunos presos, la difusión de los nombres y los cargos (de los que se acusa) a todos los presos políticos y el anuncio de acciones disciplinarias contra los funcionarios militares y policiales involucrados en abusos en materia de derechos humanos. Ya que esto es el primer paso que toma un gobierno que previamente se había negado a reconocer que tenía presos políticos, es significativo", escribió Brzezinski.

"Debemos reforzar esta decisión, mientras le hacemos saber a Méndez que la comunidad internacional juzgará la performance de Uruguay no por palabras, sino por hechos. Quizás usted también quiera alentar a Méndez a dar continuidad a sus acciones con una invitación a Uruguay de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que vea los pasos positivos de primera mano", aconsejó el funcionario a Carter.

La reunión entre los presidentes tuvo lugar el 9 de septiembre en la Casa Blanca y Carter efectivamente planteó a Méndez su preocupación por los derechos humanos, según anotó en el diario personal que llevó de sus actividades como presidente de Estados Unidos que fue publicado como libro.

El memorándum advertía a Carter que probablemente Méndez fuese a plantear su preocupación por la imposición de aranceles compensatorios para productos de cuero uruguayos. "Está preocupado por la investigación del Departamento del Tesoro sobre los subsidios uruguayos para carteras de cuero y prendas de cuero, ambos importantes exportaciones. Una tercera investigación sobre los zapatos de cueros se anunciará el 7 de septiembre. Juntos, estos productos representan el 60% de las exportaciones de Uruguay a Estados Unidos", agregaba el memorándum. Su autor evaluaba que Méndez "cree que Estados Unidos debe hacer algo para mostrar reciprocidad por su apoyo (de Uruguay) al tratado del Canal de Panamá y por las acciones que está tomando sobre los derechos humanos".

"Quiere ser capaz de mostrar que puede recibir así como dar en sus tratativas con los Estados Unidos", sostenía Brzezinski, y aconsejaba a Carter decirle a Méndez que la ley estadounidense era estricta y que los aranceles solamente bajarían si se reducían los subsidios. Carter debía dejar claro que era "imposible" dejar sin efecto los derechos compensatorios.

Otros documentos muestran que Estados Unidos consideraba que la relación con Uruguay no podía ser más profunda debido a las violaciones de los derechos humanos que cometía la dictadura de entonces.

Un sumario de noviembre de 1977 de las decisiones tomadas por el Comité Inter-Agencias sobre Derechos Humanos y Asistencia Económica al Extranjero, redactado por el subsecretario de Estados Warren Christopher, aconsejaba, por ejemplo, que Estados Unidos se opusiera a que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) concediera un préstamo a Uruguay para la construcción de una carretera debido a su "muy pobre performance en cuanto a los derechos humanos".

Otro documento aconsejaba aplicar la "enmienda Harkin" de 1975, que vinculaba la ayuda económica que Estados Unidos daba a consideraciones sobre derechos humanos, a varios créditos que Uruguay iba a recibir. Sugería aplicar este criterio a más de US$ 24 millones que el gobierno uruguayo tenía previsto canalizar a obras en la represa de Paso Severino, asistencia técnica al Banco República y a cooperativas. El documento aconsejaba que no se instalara en Uruguay la Overseas Private Investment Corporation, una institución financiera del gobierno de Estados Unidos.

En otro de los documentos desclasificados, Brzezinski le marca su preocupación a Carter por la posibilidad de que las dictaduras de Argentina, Chile y Uruguay interpretaran que Estados Unidos tiene una actitud blanda hacia sus violaciones de los derechos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)