DECISIÓN EN CIERNES

Para el Codicen, es poco probable que las clases vuelvan después de Turismo

Consejero del Codicen sugiere que el regreso a la normalidad de la educación, paralizada por la pandemia del coronavirus, sea gradualmente.

Salón de clases vacío. Foto: Archivo El País
Una de las opciones manejadas para recuperar clases perdidas es extender el año lectivo. Foto: Archivo El País

Uruguay fue el país que más rápido adoptó la decisión de suspender las clases tras la constatación de los primeros infectados por el nuevo coronavirus en el país. Esta semana que acaba de comenzar es la tercera sin cursos presenciales en todos los niveles y modalidades, y seguro se le agregará una cuarta semana por los asuetos de Semana Santa. Pero, en base a lo estimado por las autoridades, “es poco probable que las clases se reanuden” el lunes 13 de abril.

Así lo entiende Óscar Pedrozo, consejero del Codicen en representación de los docentes. “¿Cuándo será el momento indicado? Esa es una pregunta que debe responder el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), pero según los comentarios de los epidemiólogos el pico de contagios sería justo tras la Semana Santa, así que es poco probable que el retorno coincida con esos picos”.

Pedrozo dice que “así como Uruguay tuvo la acertada decisión de suspender temprano las clases, también debe pensarse en una estrategia para que la reanudación sea gradual”. En este sentido, en el Codicen están discutiendo si esa vuelta a los centros educativos debería ser por nivel, zona geográfica o modalidad.

El Sinae es un sistema permanente y descentralizado. La ley así lo establece, por lo cual no tiene una competencia directa en la suspensión o reanudación de clases. Dentro de su estructura, sin embargo, está la Junta Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos, que se ha reunido en repetidas ocasiones durante esta emergencia, y que sí puede adoptar resoluciones.

En esta Junta participan distintos ministerios y se suele ampliar a otros organismos que estén ligados a las tomas de decisión de determinadas políticas. En este sentido, es el Poder Ejecutivo el que determina los pasos a seguir.

Álvaro Delgado, secretario de la Presidencia, dijo ayer lunes en radio El Espectador que “las medidas se van tomando en revisión permanente” y que se podría “ir postergando semana a semana”.

Consultado sobre una fecha estimada para el retorno de los niños a las escuelas, respondió: “No tengo respuesta para eso, porque se va a estar evaluando esta semana. Justamente el presidente suspendió esta semana los acuerdos con los ministros para evaluar con algunos de los ministerios que están en primera línea vinculados a la acción o medidas preventivas, algunas acciones al respecto. Sé que algunos centros de enseñanza ya de por sí ampliaron la no asistencia para más allá del lunes 13 pos Semana Santa”.

Delgado hizo hincapié en que “tenemos que tomar una decisión por un millón de muchachos y muchachas” y contó que le consta “que algunos centros privados” decidieron “directamente no dar clase” durante el primer semestre como medida preventiva.

Por su parte Pablo Caggiani, consejero de ANEP (Administración Nacional de Educación Pública) por el Frente Amplio, dijo a El País que no tuvieron “ninguna novedad” respecto a que se pueda aplazar el retorno a las escuelas.

“Ahora estamos trabajando, por un lado, en el servicio de alimentación, y por otro lado, en este tema de cómo se está haciendo el acompañamiento a los gurises a través de las plataformas”, explicó.

Respecto a posibles mecanismos para recuperar las clases perdidas, manifestó: “No hemos tenido ni tiempo de sentarnos a pensar. Básicamente el tiempo que se pierde lo recuperás poniendo más recursos, por lo tanto más tiempo pedagógico durante el año, o con otro tipo de medidas que den más tiempo”.

Caggiani se mostró conforme con el trabajo realizado a través de las plataformas que impulsa el Plan Ceibal y avisó: “Este año se va a aplicar bastante, porque si hacemos las cosas bien y nos enfermamos ordenadamente vamos a estar ocho meses con gurises faltando 12 o 14 días o docentes faltando 12 o 14 días”.

El tiempo que se tomó China para volver

Cuando Diognetus asumió el reinado de Atenas, en la Antigua Grecia, la familia de los coronavirus ya habitaba este planeta. El nuevo coronavirus, ese que causa el COVID-19 y ha desencadenado la pandemia en curso, tiene menos de tres meses de haberse identificado. Y es esa novedad, y su expansión, lo que dificulta predecir cuándo sucederán, con exactitud, las cosas. Incluso la vuelta a clases.

En China, donde había sido el epicentro de la pandemia, el primer contagio fue conocido a fines de diciembre, pero recién en enero se pudo determinar la causa. El rápido crecimiento de la infección hizo que los asuetos del Año Nuevo chino se extendieran más de lo previsto. A mediados de marzo volvieron gradualmente a los centros educativos los estudiantes de Secundaria de tres provincias poco afectadas por la enfermedad: Guizhou, en el sur; Qinghai, en el oeste, y Xingjiang, en el noroeste.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados