Educación e inmigración

La UdelaR debate si limitar o no el ingreso de extranjeros

Sociales quiere flexibilizar la entrada pero a Salud le preocupan las recursos.

La UdelaR ya limita el ingreso de extranjeros. Foto: Francisco Flores
La UdelaR ya limita el ingreso de extranjeros. Foto: Francisco Flores

Hay veces que entre el "debería ser" y el "es" hay un abismo; entre el Uruguay de "puertas abiertas" y el que privilegia más a los suyos, también. Esta vez el escenario de la disputa es la Universidad de la República. Todo el cogobierno defiende el derecho de que los migrantes a acceder a la educación del país, como cualquier nativo. Pero el área de Salud —con Odontología a la cabeza— se niega a quitar del todo las restricciones que hoy les exige la UdelaR a los extranjeros.

Salvo los hijos de diplomáticos nacidos en el exterior o de uruguayos, los perseguidos políticos y los que llegan por un convenio están exceptuados de las limitaciones. El resto de los extranjeros tienen que residir al menos tres años en el país si quieren anotarse en un curso de la UdelaR. Así lo dispuso una resolución de 1986 que, hasta ahora, sigue firme.

Pero la división Social (en particular los estudiantes de Ciencias Sociales), pidió derogar la normativa. Es que contradice la ley nacional de Migración, aquella que establece: "Las personas migrantes y sus familiares gozarán de los derechos de salud, trabajo, seguridad social, vivienda y educación en pie de igualdad con los nacionales".

El caso fue analizado por Jurídica de UdelaR, que apoyó la derogación, e ingresó hace menos de un mes al Consejo Directivo Central. Fue entonces que algunos delegados del área de Salud manifestaron su "preocupación" ante la imposibilidad de atender a un aluvión de extranjeros y el asunto se quitó del orden del día.

El área de salud "está de acuerdo en facilitar a los migrantes la educación terciaria", aclaró el decano de Medicina, Fernando Tomasina. Pero "preocupa cómo puede repercutir la quita de restricciones".

Desde que Tomasina comenzó su mandato, hace ocho años, la Facultad de Medicina pasó de una matrícula de 950 estudiantes a más de 2.100. El crecimiento del alumnado, explicó, implica más docentes, más salones, más laboratorios y lugares de práctica. Y el quitar las limitaciones a los extranjeros "puede elevar aún más la demanda". O, como expresa una resolución de Odontología: hay "riesgo de volver a la situación que vivió la UdelaR previo al año 1986".

Cuando acabó la dictadura, una "avalancha" de extranjeros deseosos de estudiar en la Universidad gratuita pidió el ingreso. En especial eran chilenos que había terminado el liceo y querían empezar Medicina. Pero sus calificaciones, o la falta de dinero, no les permitían costear la carrera en su país.

El Consejo de entonces, liderado por el fallecido Samuel Lichtensztejn, había considerado que la UdelaR pasaba por "penurias financieras" y que, ante la demanda de extranjeros, lo mejor era limitar su ingreso a la institución.

El aluvión que podría darse en la actualidad, según los delegados del área de Salud, no se vincula tanto a los flujos migratorios que está captando Uruguay, sino a los chilenos o brasileños que pueden venir especialmente a estudiar.

Odontología, que ya se expidió sobre el tema, sugirió mantener la restricción, haciéndola más flexible y comprobar una residencia no inferior a un año.

fernando tomasina
Fernando Tomasina, Decano de Facultad de Medicina de la UdelaR. Foto: SMU
El "cantado" que deja la carrera

El hombre que comandó la Facultad de Medicina durante los últimos ocho años era uno de los candidatos "cantados" para ocupar el sillón del rector de la Universidad de la República. Pero el médico dijo que quiere "regresar a la investigación en salud" y anunció que no será candidato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)