PANDEMIA

Suspensión de clases "atenta contra el derecho a la educación", dice sindicato de Primaria

A través de un comunicado, los funcionarios solicitaron abrir un ámbito de negociación con las autoridades del Consejo Directivo Central (Codicen) para tratar algunos temas.

Moña escolar. Foto: Archivo El País
Moña escolar. Foto: Archivo El País

La Federación Uruguaya de Magisterio - Trabajadores de Educación Primaria (Fum-Tep) consideró que "atenta contra el derecho a la educación" la decisión tomada por el gobierno de suspender las clases presenciales en todos los niveles de enseñanza, indicó en un comunicado emitido este jueves.

Esta medida, además, "desliga al Estado de una de sus tareas centrales y transfiere esta responsabilidad a la familias, además segmenta el sistema educativo, no resuelve el problema de la movilidad, crea confusión en las comunidades educativas y deja a las y los funcionarios y docentes de Primaria solos, sosteniéndolas escuelas con escasos recursos y ningún apoyo", expresa el texto.

La Fum-Tep consideró además que tanto el gobierno como las autoridades de la educación "son responsables de no haber planificado con el tiempo suficiente las condiciones necesarias para el comienzo de clases en tiempo de pandemia".

"Tampoco se adoptaron criterios y protocolos claros para atender las situaciones que se generan a diario con casos positivos o cuarentenas de docentes, auxiliares, niños y niñas".

En el comunicado, tanto la federación como los trabajadores organizados, exigieron que se garantice la alimentación escolar "sobre todo teniendo en cuenta que las consecuencias de la crisis  el ajuste afectan en mayor medida a las infancias" y consideraron necesario que se den paquetes de datos tanto a los docentes como a los estudiantes "para continuar con la modalidad virtual garantizando el acceso a internet sin costos".

También exigen "garantías de protección de salud para directores y auxiliares de las escuelas que luego de organizar e higienizar los locales deben mantenerse en sus hogares".

Es por esto que solicitaron abrir un ámbito de negociación con las autoridades del Consejo Directivo Central (Codicen) para tratar algunos temas como por ejemplo la creación de cargos y funciones para atender el desdoblamiento de grupos, la entrega de materiales para la limpieza y la higiene en los centros, la designación de suplentes para todos los docentes y auxiliares validados durante todo el año, la creación de comisiones de protocolo sanitario para atender situaciones especiales y una solución a las dificultades para acceder al transporte interdepartamental.

"El reinicio de la presencialidad deberá ser planificado, gradual y seguro. Debe complementar la realidad sanitaria de cada departamento o región, no puede ser un plan general", consideraron.

Durante una conferencia de prensa realizada el martes en la noche, el presidente Luis Lacalle Pou informó que se resolvió suspender la presencialidad en las clases hasta la Semana de Turismo. La medida llegó luego de que intendentes de varios departamentos como Salto, Cerro Largo, Río Negro y Rivera hicieran este pedido debido al aumento de los brotes de COVID-19. 

Luego del anuncio varios dirigentes frenteamplistas se pronunciaron en contra y consideraron que se deberían suspender otro tipo de actividades o comercios, como por ejemplo los casinos o los shoppings.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error