El FA y la educación

Plantean salvar liceo con una prueba

El documento de Programa del Frente Amplio quiere facilitar el acceso a la universidad.

Facultad de Derecho es el servicio que tiene más cantidad de docentes que superan los 70 años. Foto: F. Ponzetto
 Foto: F. Ponzetto

Como parte de su programa de gobierno para el período 2020-2025, el Frente Amplio plantea "acreditar saberes" a quienes no hayan culminado el bachillerato para que puedan acceder a la educación terciaria o universitaria. La propuesta apunta a universalizar la educación superior, según se describe en el documento borrador de 27 páginas que elaboró la unidad de educación de la coalición, al que tuvo acceso El País. También se plantea reconocer el ciclo completo para el ingreso a una carrera de educación superior, independientemente de la orientación que se haya cursado en la enseñanza media superior.

En tanto, en el Frente Amplio se entiende que las instituciones de enseñanza superior se ven presionadas en su autonomía "por las necesidades del mercado" y hacen hincapié en la necesidad de mantener el "cogobierno". En este sentido, agregan que "cada vez es más común que grupos de poder (religiosos, económicos, empresariales y fraternidades) intenten y logren absorber a las universidades".

A su vez, atan este diagnóstico al "aumento constante" de la educación privada en América Latina y el Caribe que pasó del 43% al 50% entre 2000 y 2013. Por lo que constatan que Europa "ha sido la única región en la que la educación superior pública no solo se mantuvo, sino que creció".

Autocrítica.

Más allá de la educación terciaria o universitaria, en términos generales el Frente Amplio asume que debe desplegar una "autocrítica, amplia y profunda" y profundizar los cambios que la sociedad requiere en la materia.

Se reconoce como una "gran preocupación" los indicadores que señalan que a la edad de 13 años, el 29% de los adolescentes que cursan la educación formal lo hacen con rezago o abandono al sistema. Otra cifra que preocupa es la repetición en Educación Media, la cual alcanza el 25,3%.

Por otro lado, la izquierda admite que "no ha habido casi progreso en la cantidad de años promedio de escolaridad en la población adulta en los últimos 30 años". Según los registros, los egresos de Educación Media Superior se incrementan en décimas año a año, mostrando hoy un "muy preocupante" 40% de promoción en los jóvenes de entre 19 a 21 años.

Identificada la problemática, se establece como indispensable la promoción de la evaluación de los planes, programas y del régimen de evaluación y pasaje de grado. Como lineamiento general se plantea que "los compañeros que asuman funciones y tareas de responsabilidad pública en la educación deberían tener un marco conceptual común para orientar todas las decisiones y acciones que se requieran". A pesar de esta nueva definición, se aclara que se respetarán los niveles de autonomía establecidos en la Constitución. Uno de los principales objetivos que se plantea la izquierda es el fortalecimiento y la defensa de la educación pública estatal "construyéndola nuevamente como la opción más valiosa, democrática, laica, inclusiva, justa e igualitaria en el ejercicio de los derechos, para garantizar el acceso, permanencia y egreso para todos".

Según el Frente, se requiere revisar la creciente inversión pública derivada a formas de gestión privada en educación y las exoneraciones tributarias que se otorgan, tal como informara La Diaria. Para alcanzar estas metas se plantea un presupuesto "sobre la base" del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación.

Autonomía y laicidad

El oficialismo reconoce la vigencia de una serie de principios educativos entre los que se encuentran la democracia, participación, laicidad, obligatoriedad, gratuidad, autonomía y cogobierno.

Para los frenteamplistas, la orientación principal de las políticas que se desplieguen debe ser "construir entre todos los actores que intervienen en los procesos educativos".

las "Claves" del documento

La gestión, "hija de la política"

En medio de reclamos para mejorar la gestión de la educación pública, el Frente Amplio plantea que "se debe gestionar una política educativa de izquierda".

"La gestión es hija de la política y no al revés. En educación, también. El Frente promoverá y apoyará una gestión global en educación", sostiene el documento borrador elaborado por la Comisión de Programa de la coalición que se pondrá en práctica si se alcanza un cuarto gobierno.

En el texto al que accedió El País se reconoce al estudiante "de cualquier nivel, edad y modalidad" como el verdadero sujeto de la educación. De todos modos, subrayan que los profesionales de la educación "constituyen un componente central y de primera importancia en el desarrollo de las políticas educativas". Al contrario de lo que se considera por Eduy21, en el Frente argumentan que "la resolución de los problemas de la educación no descansa, centralmente, en la ampliación de márgenes de autonomía a los centros educativos, sino en la ampliación del margen de autonomía profesional de los educadores que actúan en los mismos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)