LA ENTREVISTA DEL DOMINGO - CELSA PUENTE, EXDIRECTORA DE SECUNDARIA

"La verdad es que no pensé que me iban a pedir la renuncia"

“Llegué intempestivamente y me fui intempestivamente”. Así define su paso por Secundaria la exdirectora Celsa Puente. 

Celsa Puente. Foto: Ariel Colmegna
Celsa Puente. Foto: Ariel Colmegna

Los cuatro años al frente de la educación no fueron fáciles para ella y el grado de enfrentamiento con los sindicatos docentes llegó al nivel de insultos y agravios, aunque hoy asegura que es una etapa superada. Sus choques con el Codicen generaron tensión al punto que se terminara pidiendo su remoción.

—Fue a renunciar a Secundaria de vestido rojo y llamó la atención. No parecía sentirse mal por la situación. ¿Eso refleja lo que es su carácter?

Como dijo Darwin (Desbocatti) vestida de Carmen Maura (risas). Sinceramente no es una situación linda, más me dolió que se filtrara el fin de semana y eso me pareció muy feo. Fue un atentado al compañerismo y a los derechos de una persona. Pero no estuve mal, porque yo estoy tranquila. Hice una gestión con objetivos muy claros, trabajé muchísimo durante estos cuatro años. No tuve vida casi por dedicarme completamente a Secundaria. Traté siempre de que las decisiones estuvieran sostenidas en argumentos fuertes y claros. Realmente no me sentí mal, yo no soy el cargo que tengo (...) Este es el primer cargo que tuve por asignación directa y por una oferta de las que no eran tradicionales en mi carrera. Lo detenté con el mayor honor y para mí fue un tiempo muy lindo de mi vida, pero no es determinante porque Celsa no es sinónimo de directora general. Si los que tienen más poder consideran que ya no esté, para qué seguir haciendo el esfuerzo.

—¿Se imaginaba cuando decidió visitar a su hija en España que al regreso se iba a encontrar con este pedido del Codicen para que renunciara?

—La verdad es que no, pensé que no iba a llegar a eso. Es clarísimo que había una situación de tensión. No se conoce a ningún uruguayo que tenga que explicar qué va a hacer en sus días de licencia reglamentaria, yo tuve que hacerlo no habiéndome tomado licencia recientemente. Pedí la licencia y después, cuando la respuesta llegó, me daban una sola semana; pero la verdad es que no pensé que me iban a pedir la renuncia. Era una chance, tampoco lo voy a negar, pero no creí que fuera a consolidarse.

—¿Esa tensión se explica por un choque entre Secundaria y el Codicen?

—Sí, hubo choque de miradas y mucho enjuiciamiento. Me refiero a decisiones que uno tiene que ir tomando para gobernar una institución (...).

¿Se hubiera ido si no le hubieran pedido que diera un paso al costado?

—En este momento no, porque tenía todo planificado para terminar el período. A mí me había llamado el presidente del Codicen (Wilson Netto), el 11 de abril, para pedirme la renuncia y le pedí que me lo pasara por escrito, porque yo estaba en España y tampoco uno es te saco y te pongo por teléfono. A él yo le mandé una nota para decirle que no iba a retornar el día previsto y mi preocupación más grande era que le extendieran a (Javier) Landoni la encargatura de la dirección general. No me mandaron una nota formal, me enviaron una solicitud de comparecencia sabiendo que no estaba en el país.

¿Le pareció injusta la forma en que la removieron de su cargo?

—La forma sí. Considero que cualquier jerarca que está asignado a un cargo político es pasible de ser removido de su lugar. Todo sabemos el día que entramos y no el que nos vamos. Lo que creo es que fue muy mala la forma. No creo que eso haya sido ocasional y me pareció pésimo el apuro que le trataron de imprimir a la situación, cuando en verdad yo volví el lunes 16 de abril. Pedí 24 horas para desarmar mi oficina porque no me iba a ir como fugitiva, porque no soy una fugitiva, y soy una profesional de carrera. Pero después hay una demora de diez días para contratar a la nueva persona. ¿Entonces dónde estaba la urgencia? ¿Entre el 16 de abril y el 3 de mayo cuántos días pasaron? ¿Dónde estaba la urgencia? ¿Por qué no esperaron tranquilos a que yo volviera?

¿Cómo era la relación con Netto? Da la impresión que al principio era buena y después se fue enfriando…

—Sí, es tal cual. Al principio no nos conocíamos mucho cuando asumí en el 2014; la intención ese año era realmente reorganizar. Había una situación bastante complicada en la institución y era el último año del gobierno de (José) Mujica y trabajamos muy bien. Yo creo que quizás él no quería que yo permaneciera para el período siguiente, esto es una hipótesis mía y no tengo cómo probarla. Pero bueno, pesaron otras cosas, porque yo realmente desconozco quién era que quería que yo me quedara.

Usted dijo que tenía el respaldo del presidente Tabaré Vázquez.

—A mí cuando me llamaron para permanecer o volver a asumir el planteo fue ese. La ministra (María Julia Muñoz) dijo que ellos sentían que Secundaria necesitaba que yo continuara liderando. Esto llegó un poco inesperadamente para mí, por eso yo digo un poco en chiste, un poco en serio: yo llegué intempestivamente y me fui intempestivamente. Se ve que puedo resistir lo intempestivo.

¿Pesó en esta salida la mala relación que usted tenía con Fenapes?

—Yo creo que ahora no, la mala relación con Fenapes se fue limando. Nosotros empezamos en el 2014 con una pésima relación, preocupante, por el intercambio. Tuvimos que frenar algunas bipartitas por el nivel y por la falta de respeto incluso. Fueron momentos muy duros de decir: ¡No, así no! Porque tampoco podemos perder nunca la óptica de que somos docentes y estamos dando mensajes con lo que hacemos. No puedo decirles a los muchachos que esperamos de ellos que sean excelentes personas y estar mostrando que el nivel de intercambio es el del insulto o agravio. Esa situación se superó y tuvimos reuniones en buen clima.

Usted dijo que eran "infames exhibicionistas" por acumular horas docentes.

—¿Qué dolió ahí? ¿Que dijera eso o que blanqueara los datos? Hubo un cambio sustancial del 97% de cobertura de horas desde el año 2006. Con el secretario general de Fenapes (José) Olivera tengo un muy buen vínculo, y aclaro que me mandó un mensaje precioso cuando renuncié, hemos construido un buen vínculo (...) De verdad es una etapa superada.

¿Alguna vez se afilió a Fenapes?

—No, nunca estuve afiliada. Yo no sentí que me representaran y no soy una persona que pueda generar una pertenencia con un grupo porque pueda prever cierta conveniencia en algún momento. Prefiero jugármela por la mía. Siempre estuve a favor de algunas luchas como la salarial y soy una militante social.

¿Cuál ha sido su acierto en Secundaria y cuál su principal deuda?

—Tengo una deuda material enorme, porque Secundaria tiene oficinas en pésimo estado, todas alquiladas. Se gasta mucho dinero en esos alquileres que son espacios de mala calidad, que no respetan el derecho al trabajo, y habíamos logrado un permiso para usar los alquileres como devolución de un préstamo del BROU y la verdad que faltó apoyo. En lo que no tiene que ver con ladrillos, creo que me faltó tiempo para profundizar algunos cambios, igual estoy muy contenta porque el gran cambio de estos cuatro años ha sido empezar a trabajar en la modificación de las prácticas educativas. Dejo instalado un proceso de diseño curricular en marcha y las aulas alternativas en línea que son el trabajo de profesores remotos cuando no logramos cubrir las horas. Y se puede profundizar lo que da resultado, que es la extensión del tiempo pedagógico.

—La repetición sigue siendo un debe.

—Bueno, pero ha mejorado muchísimo. En forma modesta, moderada, pero sostenida. Hay una mejora de 7% de la promoción. Hace cuatro años no damos un paso atrás.

—¿El problema de la educación se resuelve solo con más presupuesto educativo?

—Por supuesto que no, pero es necesario. Ojalá lleguemos al 6%. El deseo y la planificación es como para estar lo más cerca posible. Si no llegamos no quiero que se desmerezca el inmenso cambio que ha habido en la asignación presupuestal, que ha permitido tener 6.000 estudiantes más.

—Ahora que dejó Secundaria, ¿tendrá una militancia más marcada dentro del Frente?

—Y sí, porque sentía un poco de agobio, de ahogo, de a veces querer decir cosas que no podía por la inhibición constitucional que el cargo me imponía y de la que fui particularmente respetuosa. Ahora estoy como con unas ganas locas de decir cosas (risas) y lo estoy aprovechando (...) La gente me pregunta cosas en la calle y me alienta. Capaz que hay algo que tengo que explorar.

—¿Una mujer tiene que integrar la fórmula del Frente Amplio?

—Ya no se sostiene más que no haya una mujer en la fórmula. Creo que todos los partidos deberían tenerla, yo hablo por el mío.

Feminista de alto perfil en las redes sociales

Celsa Puente no tiene problemas de decir que es feminista. Todo lo contrario. Nació en Montevideo en un hogar de familia tradicional en el que su padre era el encargado de trabajar y su madre se ocupaba de las tareas domésticas, algo habitual para la época. Pero le quedó grabado un mensaje: su madre le decía que debía estudiar para no depender de un hombre. Así entiende ella que se fue conformando su condición de feminista.

"Mi madre que había hecho pocos años de escuela, pero era una gran lectora, siempre insistía: vos tenés que estudiar. ´Tenés que ser independiente, nunca vivas con un hombre porque te mantiene´. Tengo 55 años y hoy puedo asegurar que mi madre fue de avanzada para la época", señaló Puente a El País.

Esas palabras de su madre le quedaron en la mente y por eso no tiene problema de decir que educó a una hija "hiperfeminista" .

En su carrera asegura que ha sido discriminada "muchas veces" por el hecho de ser mujer: "Lo he sentido incluso en relación al lenguaje ¡Ah que brava que sos vos, ya empezaste!", señala como ejemplo de esos comentarios que le rechinan cada vez que los escucha.

Además de feminista, la exdirectora de Secundaria mantiene un alto perfil en redes sociales como Facebook y Twitter, lo que también le generó críticas durante su gestión en el organismo.

Sin embargo, ella está convencida de su forma de ser: "En un momento pensé en dejar las redes, pero luego me di cuenta de que era un canal natural de comunicación. Realmente la gente me preguntaba cosas y me pedía información. Lo que creo es que a veces hay una mirada muy antigua de verdad y no quiero ser inadecuada. Creo que hay gente muy antigua que no entendió cuál es la lógica del mundo de hoy y hay gente que no entiende la diferencia entre el Facebook y el Twitter".

"No soy tan crítica de Eduy21; respeto a mucha gente"

—¿Por qué ha sido tan crítica con los postulados de Eduy21?

—No, me parece que se ha malinterpretado. Primero quiero decir que de Eduy21 conozco a mucha gente y respeto a mucha gente. Empiezo por (Gerardo) Caetano que no lo conozco personalmente, pero soy casi una fan (...) Durante el tiempo que trabajó en el Ministerio de Educación con Fernando Filgueira tuve una excelente relación y muchísima afinidad con Juan Pedro Mir. Conozco a Adriana Aristimuño, a Denise Vaillant y a una excelente directora como lo es Virginia Piedra Cueva. No tengo ningún problema con Eduy21, tengo un problema con el Uruguay y capaz se interpreta como que es con Eduy21. El Uruguay es escasamente reconocedor de los procesos transitados, aparecen todos vacíos de memoria. De la presentación de Eduy21 lo que más me gustó fue la actitud de conciliación y de reconocimiento, sobre todo de Filgueira, es algo que al Uruguay le hace falta. Me molesta la actitud de muchos uruguayos que creen que hay un acto mágico. Entonces no soy tan crítica, soy crítica con algunos modos de presentar las cosas o de generar dos bandos.

—¿Qué opinión tiene de que no aparecieran mujeres en la primera fila de la presentación de Eduy21?

—En las tres primeras filas no había mujeres. Me pareció que desnudó la realidad del Uruguay. Alguna compañera que la conozco y la quiero, salió a decir pero nosotros trabajamos todo el año por igual. Bueno, por eso mismo me pareció que sigue dejando a la mujer en el segundo plano. A la hora del protagonismo, de lo fundacional ya se sabe quién es el patrón (...) Yo como feminista protesto y exhorto a las compañeras que integran Eduy21 a que reclamen el lugar que les corresponde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)