Mirando Hacia Adelante

El País celebra 100 años con debate de reforma educativa

Cinco expertos, dos de ellos internacionales, expondrán el ABC del cambio.

Reflexión: ¿Para qué educar? Esa pregunta tan simple de formular y difícil de responder será el eje de la discusión entre eruditos. Foto: archivo El País
Reflexión: ¿Para qué educar? Esa pregunta tan simple de formular y difícil de responder será el eje de la discusión entre eruditos. Foto: archivo El País

Hay cosas que no se cuestionan; están porque tienen que estar. La educación fue durante años uno de esos terrenos que quedaron fuera del radar y los debates solo interesaban a eruditos, docentes y algunos padres. Pero, desde la restauración democrática la cuestión cambió y los sucesivos gobiernos constituyeron una porfía que tuvo diferentes tonos y énfasis. Y la agenda pública pasó a ocuparse del tema. Los uruguayos pasaron a identificar el nivel de enseñanza como uno de los tres problemas más graves que afronta el país; hubo una inversión sin precedentes; hubo renuncia de autoridades y hasta la formación de un colectivo ciudadano interesado en una reforma de fondo. Por sobre todas las cosas —y quizás esa fue la ganancia de la llamada "crisis educativa"— hubo una sociedad que hizo foco y volvió a la pregunta clave: ¿Para qué educamos?

Como buen economista, Gabriel Sánchez Zinny, el hoy director general de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, es un convencido de que un país competitivo necesita formar talentos.

Tres de cada cuatro empresas porteñas, según cálculos que divulgó este economista, tienen dificultades para contratar personal calificado. Esa es la prueba más clara, dice, de que la enseñanza obligatoria no está dando sus frutos. ¿Para qué educamos? En buena medida para el trabajo.

Por eso Sánchez Zinny se ha empeñado, como empresario y como experto en educación, en diseñar plataformas tecnológicas que faciliten el acceso a la enseñanza y les den a los estudiantes una motivación para el mercado laboral. Sobre estas claves disertará en la mañana del 7 de setiembre. Será uno de los panelistas de "La reforma educativa: lo que hemos aprendido, lo que falta imaginar"; una de las conferencias que se celebrarán en el marco del centenario del diario El País.

En días en los que se discute sobre las pruebas PISA, en especial tras la ocupación por parte de unos profesores del liceo 18, llegará al Sofitel Montevideo Casino Carrasco uno de los principales defensores de estas evaluaciones. Es que Sánchez Zinny se interiorizó en estas pruebas cuando vivió en Estados Unidos y trabajó para la empresa de políticas públicas Dutko Worldwide.

Bajo esta lógica de combinar la educación con la innovación y el conocimiento, el equipo de Sánchez Zinny está impulsando acuerdos entre el gobierno porteño y la Universidad de Buenos Aires (UBA). En una versión uruguaya sería como si la Universidad de la República contribuyera en la creación de un bachillerato.

En el panel de expertos habrá voces como la de Adriana Aristimuño, una de las académicas que más ha estudiado la herramienta de le repetición y si tiene sentido un cambio en el criterio evaluativo.

Aristimuño, que fue socia fundadora del colectivo Eduy21 y que es investigadora de la Universidad Católica, es una de las principales promotoras de la educación activa, de esa que hace que los estudiantes se muevan (cerebral y físicamente).

Es que una propuesta activa y atractiva, según la académica uruguaya, es clave para que los alumnos permanezcan en el sistema. De hecho una de sus principales preocupaciones, analizando lo que va sucediendo en otras partes del mundo, es que en Uruguay hay un grupo de jóvenes que van quedando excluidos: "En Casavalle el 3% termina la educación media superior, el restante 97% va camino a la exclusión", había dicho.

Con una mirada similar, aunque más centrada en la currícula y en la necesidad de que cada centro educativo tenga una autonomía en la elección de sus docentes y proyectos, otro de los ponentes será Renato Opertti, el uruguayo que llegó a trabajar en la sede central de la Unesco.

Opertti es un "obsesionado" de que la sociedad piense para qué y qué educar. Sobre estas preguntas, ha dicho, se tiene que fundamentar una reforma; aun cuando implique cambio hasta de cimientos.

Parte de su idea fue adoptada recientemente por el propio Codicen, cuando se propuso construir un Marco Curricular de Referencia Nacional.

El investigador Pablo Da Silveira, que es columnista de El País, será el moderador del panel que también contará con el aporte del destacado Jaime Saavedra, el hombre que revolucionó la educación en Perú.

Los datos que no pueden faltar para este panel

La educación importa, y El País, para celebrar sus 100 años, no quiso ser ajeno a los temas de relevancia. De ahí que la conferencia que tendrá lugar el 7 de setiembre en el Sofitel Montevideo lleve como título: "La reforma educativa: lo que hemos aprendido, lo que falta imaginar". Reservas: [email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)