SE VIENE UNA ETAPA MUY CONFLICTIVA

Ola de paros en enseñanza pública

Los profesores van a parar el 13, el 20 y el 21 e impulsan un paro general el 28 de junio.

Los profesores no decidieron a la huelga pero esa posibilidad  ya está sobre la mesa. Foto: Archivo El País
Los profesores no decidieron a la huelga pero esa posibilidad ya está sobre la mesa. Foto: Archivo El País

Como cabía esperar, los sindicatos de la enseñanza pública redoblan la presión, en los pocos días que faltan para que el Poder Ejecutivo presente el proyecto de Rendición de Cuentas (el plazo constitucional vence el 30 de junio).

Ayer una amplia mayoría de las 48 filiales de la Federación Nacional de Profesores (Fenapes), reunidas durante varias horas en la sede gremial de Maldonado y Zelmar Michelini, decidió un paro para el próximo miércoles 13 (conjuntamente con ASSE, la Universidad de la República y los maestros) a los que seguirán otros dos a realizarse los días 20 y 21.

Además, el sindicato se movilizará el 19 a Sauce (Canelones) durante los actos en conmemoración del natalicio de José Artigas e impulsará dentro del Pit-Cnt un paro general nacional para el 28. Dentro del sindicato se escucharon ayer voces radicalizadas que pedían ir ya a un paro por tiempo indeterminado aunque no lograron aún imponer su punto de vista.

Fenapes. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Marcel Slamovitz, presidente de Fenapes, dijo a El País que si bien el Ministerio de Trabajo dice buscar una negociación, el delegado del Ministerio de Economía en las conversaciones con los sindicatos, Christian Daude, dejó claro la semana pasada que no hay más "espacio fiscal" para incrementos superiores. "Adoptan el discurso de las cámaras empresariales sobre el déficit fiscal" sostuvo Slamovitz. "No hay negociación, no hay plata para cargos nuevos, el conflicto se agudiza. Hay un aumento de 3,5% en 2019 y nada en 2020", advirtió. En los próximos días habrá más asambleas informativas y el sábado 23 una nueva asamblea de delegados que podría decidir una profundización de las medidas de protesta. El sindicato entiende que si no hay aumento en 2020 se estaría violando el convenio colectivo acordado en la educación en 2015, tras un prolongado conflicto que incluyó una fallida declaratoria de esencialidad por parte del Poder Ejecutivo.

Slamovitz dijo que para Fenapes ni siquiera está claro que con la propuesta del gobierno se vaya a llegar a fines de 2019 a un 5,1% del Producto Interno Bruto para el presupuesto educativo. En la campaña electoral de 2014 el Frente Amplio insistió en que tenderá a asignar a la educación un 6% del producto más otro punto para investigación.

José Olivera, secretario general de Fenapes, dijo a El País que "hubo que hacer un informe pormenorizado de los impactos para el sistema educativo; es claro que en términos estructurales el presupuesto educativo se movió fuertemente más de un 1% en el período 2005-2010 y desde ese año entró en una situación de meseta". "Es claro que el impacto que tuvo el recorte presupuestal durante 2017 va a generar problemas para funcionar en 2019 y 2020 ya que no se crearán cargos para rubros. Es casi contradictorio porque te dicen que vamos a poner plata para pagar las PPP pero no para crear cargos para que esos centros funcionen", agregó.

José Olivera, secretario general de Fenapes. Foto: Archivo El País
José Olivera, secretario general de Fenapes. Foto: Archivo

"No solamente no llegan al 6% sino que tampoco llegan en materia salarial a cumplir el compromiso que asumieron en 2015. El presupuesto para la educación va a pasar al 5, 15%, la aguja no se movió prácticamente en nada", señaló. Y advirtió, con respecto a lo que puede pasar: "más de una tercera parte de la federación tiene una posición favorable a hacer una huelga".

El déficit fiscal está en el 3,7% del Producto Interno Bruto y el gobierno anunció que quiere que este año cierre en 3,2%, en 2,9% el año próximo y en 2,5% en 2020.

CONFLICTO

Semanas que serán agitadas

El gobierno, como ha hecho otros años, esperó casi que hasta último momento la difusión de las cifras del incremento presupuestal para reducir en algo el lapso de casi inevitable conflictividad. En el sector privado quiere que la gran ronda de Consejos de Salarios que habrá este año comience cuanto antes pero hay cámaras empresariales que se muestran renuentes.

Austeridad que lleva a conflictos

Se sabía que iba a haber confrontación entre el gobierno y los sindicatos. Estos, sabedores de lo complicada de la situación fiscal, pedían subir impuestos a los sectores de más recursos para financiar sus reivindicaciones y el gobierno dejó claro que considera que no se puede subir más la carga impositiva porque se afectaría a sectores que generan empleo en momentos en que este no abunda. El gobierno dispuso un incremento del gasto de $3.052 millones de los cuales $1.942 millones fueron para la ANEP, 430 para la Universidad de la República y 50 millones para la Universidad Tecnológica del Uruguay.

Otras partidas van para el Sistema de Cuidados, el Instituto del Niño y el Adolescente (Inau), para el Ministerio de Defensa Nacional, para la Fiscalía General de la nación, para el hospital de Colonia y para el Pasteur.

Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, cree que las cifras de la Rendición de Cuentas son muy malas y que implican, en el caso de la educación, no cumplir con el convenio firmado en 2015 que establecía un aumento de 3,5% en 2020. La rendición de Cuentas es peor de lo que esperaba la central, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)