Hay más alumnos pero peores resultados

La mitad de los estudiantes de UTU Montevideo ha fracasado

Repetición y desvinculación en el ciclo básico es 17 puntos mayor que en Secundaria.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

La UTU parece ir contracorriente. Mientras en las escuelas y los liceos del país cada vez son menos los estudiantes que repiten o abandonan, en UTU sucede lo contrario. De hecho la mitad de sus alumnos de primero, segundo y tercero en Montevideo, que es donde se concentra la mayor población, no ha aprobado el curso. Fracasó.

Por "fracaso", la Real Academia Española entiende un "suceso lastimoso, inopinado y funesto". Todos estos adjetivos suenan demasiado duros para un traspié educativo. Pero los técnicos llaman así —fracaso— a los alumnos que por H o por B no superan el año lectivo.

Entre Secundaria y UTU —los dos principales "competidores" en la formación de los adolescentes— se venían disputando quién cosechaba mejores resultados. Un año le tocaba a uno y al siguiente al otro. Eso hasta 2012. Desde entonces, Secundaria se despegó y le sacó en Montevideo una ventaja de 17 puntos porcentuales. Dicho técnicamente: en los liceos el "fracaso" es menor.

También es cierto que, en la última década, la UTU ha crecido en población más que Secundaria. Pero los datos de resultados a los que accedió El País, indican que "la educación media técnica ha crecido pero con problemas de desempeño", explicó Javier Lasida, director de la Maestría en Educación de la Universidad Católica e integrante del colectivo Eduy21.

A nivel de todo el país, las cifras de desempeño en UTU son un poco mejores que en Montevideo: el fracaso es del 42% de primero a tercero y del 38% de cuarto a sexto. Si bien en el bachillerato la aprobación es un "poquito mejor", aclaró Lasida, hay que considerar que estos estudiantes son los que "ya sobrevivieron a la enseñanza media básica".

Sucede que en el bachillerato de UTU son menos los que repiten, pero aumenta el porcentaje de desvinculación. Según Juan Pérez, docente de Carpintería hace más de 30 años y presidente del sindicato de profesores, "hay muchos alumnos, sobre todo en los cursos técnicos, que se insertan al mercado laboral y abandonan los estudios".

La prueba está a la vista: en los cursos más técnicos han abandonado más del 27% de la generación. En la Educación Media Tecnológica —que vendría ser lo más similar a Secundaria—, la cifra cae al 23%.

Pero más que estas diferencias "sutiles" que se dan al final del camino, el problema parece estar en el arranque. Así lo entiende Antonio Romano, director de Planificación Educativa de la ANEP: cuatro de cada diez estudiantes cursan los primeros años con rezago (extraedad).

Y la estadística le da la razón. La Formación Profesional Básica, que es un plan de 2007 para atender específicamente a los alumnos que han fracasado en instancias anteriores, es la cursada con peores desempeños: la mitad repite o abandona.

¿Cuestión de público?

"A los que no les da la cabeza para ir a un liceo, van a una UTU". Esta frase, despectiva pero extendida, ha estado presente en la disputa por el mercado de la educación media. En los últimos años, acorde la UTU mejoró su propuesta y su matrícula, se ha ido apaciguando. Pero ese discurso —el de "inteligentes" vs. "burros"—, en algunos cursos sigue latente y "termina siendo un problema", explicó el director de Planificación Educativa de ANEP.

En Uruguay, dijo el director, "está instalada la idea de que jerarquizar una propuesta y que parezca más seria viene de la mano de aumentar la exigencia y no de acompañar al alumno".

Romano es el hombre, dentro de la ANEP, que promueve la eliminación de la repetición. Según él, los liceos y la UTU fueron pensados con otra cabeza a la que se necesita hoy. Antes, unos pocos eran los que sobrevivían al sistema y era a ellos a los que se les daba las herramientas para ingresar a la universidad. Hoy, la educación es obligatoria hasta el término del bachillerato y, por tanto, tiene que "ser más inclusiva".

Pero, ¿es viable eliminar la repetición en UTU cuando la mitad de sus alumnos fracasa? Según él, "es una realidad compleja, pero necesaria". Lo más difícil, señaló, es que en la UTU "hay muchos tipos de cursos y de formas de evaluación. La ANEP quiere que haya una unificación de las normas antes de que termine este año". Y concluyó: "lo primero fue traer a los gurises que no estaban en el sistema, ahora hay que garantizarles la continuidad".

Subsistema con menos titulados

En la UTU trabajan 12.919 docentes. De ellos solo el 36% (4.962) cuenta con el título de formación. Esto lo distancia de Secundaria y casi duplica la cifra y aún más de Primaria que tiene casi la totalidad de sus maestros diplomados. Pero la UTU imparte cursos de educación terciaria para los que no se necesita un título de Formación Docente. Tan es así que los profesores de la mayoría de oficios —como Alambrados, Autotrónica o Deportes Náuticos— carecen de título expedido por la ANEP. Ese detalle, sin embargo, no anula que incluso en asignaturas en las que sí es necesario un título, como en Química o Física, el porcentaje de titulación sigue siendo bajo. De hecho, la titulación en UTU ha caído en los últimos diez años. Así lo confirma el Censo Docente que realizó la ANEP y cuyos resultados preliminares fueron divulgados en diciembre. En otros países, como en Finlandia, los docentes incluso de oficios están obligados a contar con la titulación universitaria y a veces hasta un segundo título.

Las mejores notas están en el norte

La zona metropolitana tiene peores resultados. En las UTU de Canelones y Montevideo están matriculados el 47% de los alumnos. Pero es allí donde los niveles de repetición y abandono superan al promedio. Lo mismo sucede en Secundaria. Al respecto, el académico Javier Lasida maneja una hipótesis: "esto se relaciona con el deterioro del contexto social, de la gestión de los centros y también con menor vinculación y rendición de cuentas del centro hacia su contexto local".

En las restantes zonas en las que está la UTU, los resultados mejoran. El noreste es la región con mejor desempeño, allí la aprobación supera al 64%. Una cifra apenas inferior tiene el litoral norte, el centro y el litoral sur. Si se analiza solo la desvinculación, el litoral sur es el que tiene el mejor resultado: 11%. Otra vez, Montevideo y Canelones son los que muestran peores cifras y son los únicos que están con un abandono superior al promedio. Esto, dicen de UTU, abre "un debate en el territorio".

Industria y Artes, las más reprobadas
Industria: fue por cuatro meses el sector con más beneficiarios. Foto: AFP

Las áreas de Industria, Servicios, Informática, Construcción, Comunicación, Artes y Humanidades son las que cosechan peores resultados durante los tres primeros años de UTU. En cualquiera de ellas los alumnos tienen cifras de reprobación por debajo del promedio, es decir del 42%.

Pero en Industria y en Artes y Humanidades los promovidos ni siquiera alcanzan a la mitad. En el bachillerato el panorama mejora un poco, pero estas dos áreas continúan siendo las de desempeño más bajo.

En contrapartida, el área de agricultura y los programas agrarios son los que cosechan mejores resultados.

Según el presidente del sindicato de docentes de UTU, Juan Pérez, hoy el subsistema tiene dos desafíos: "el primero es ofrecer la posibilidad de inclusión y el segundo es adaptarse a los cambios tecnológicos".

De los más de 80 mil matriculados en UTU, "gran parte queda por el camino y la cantidad de graduados no compensa las necesidades productivas del país", explicó el sindicalista y docente de Carpintería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)