La entrevista del domingo

“En educación hay que buscar líderes locales”

Wendy Koop, directora ejecutiva de “Teach for all”.

Wendy Koop. Foto: Leonardo Mainé
Wendy Koop. Foto: Leonardo Mainé

Wendy Koop propuso la creación “Teach for America” como parte de su tesis de graduación en la Universidad de Princeton. Hace once años lanzó “Teach for All” para extender el alcance de su idea original para reducir la desigualdad educativa a todo el mundo. Ha escrito dos libros contando la experiencia. Vive en la ciudad de Nueva York con su esposo y cuatro hijos y vino a Montevideo a impulsar “Enseña Uruguay”.

-¿Qué fue lo que la llevó a crear “Teach for America”? ¿Qué necesidades había detectado?

-“Teach for America” (Enseña para Estados Unidos) empezó hace treinta años. Estaba cada vez más preocupada por la desigualdad. Estados Unidos es un país del que se dice que es una tierra de igualdad de oportunidades, pero en realidad no lo es. Los nacimientos de los niños predicen sus desenlaces educativos y su futuro en materia de ingresos. Ese era el problema. Sentía que era uno de los miles de graduados que debía saltar ante la oportunidad de hacer algo al respecto y eso llevó a nuestra idea. ¿Por qué no somos reclutados tan agresivamente para comprometernos dos años para enseñar en comunidades rurales y urbanas como somos reclutados para comprometernos para trabajar dos años en cuestiones de inversión? Esa fue la motivación original.

-Fue como una reacción ante la “Me Generation” (la “generación yo”).

-Sí. Nuestra generación fue conocida como la “generación yo” y no me parecía bien. Sentía que miles de graduados estaban buscando la oportunidad de hacer una diferencia real en el mundo y la cuestión no era tanto generacional sino que tenía que ver con quiénes eran los “reclutadores”. Si se nos llamaba y se nos daba una chance de servir, íbamos a saltar para esa oportunidad.

Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

-¿De qué manera contribuye la organización a hacer esa diferencia?

-Hay 48 de estas organizaciones en todo el mundo y están creciendo en cada región. Todas estas organizaciones están trabajando para galvanizar a una generación de líderes para canalizar esa energía para que atiendan a los niños más vulnerables. Los niños tienen un potencial enorme, pero no se les está dando el apoyo, la educación y el respaldo para alcanzar ese potencial.

-¿Cuántas personas participan del emprendimiento y en cuántos puntos están presentes?

-En Estados Unidos tenemos “Teach for America” con alrededor de 7.000 maestros en 543 áreas urbanas y rurales. Y tenemos 60.000 exalumnos y maestros, gente que ya participó dos años, y aunque dejaron el trabajo, alrededor de 85% de ellos están trabajando para mejorar la calidad de las escuelas y la calidad de vida en las comunidades de bajos ingresos. Lo que vemos es que asumen liderazgos reales transformándose en directores de escuelas, en líderes de sistemas de escuelas, en innovadores sociales lanzando nuevos emprendimientos para tapar los baches en el sistema.

-¿Trabajan solamente con centros de educación públicos?

-Sí

-¿Funcionan como una ONG o es una empresa privada?

-Es una ONG. Yo comencé “Teach for America” y hace once años lanzamos “Teach for all” (“Enseña para todos”) que es una red de 48 países que hacen cosas similares. En América Latina hay 11 socios. Recién vine de Chile donde estuve visitando “Enseña Chile”.

-¿Qué características tratan de que tengan los docentes?

-Enseñar en las comunidades desfavorecidas requiere un liderazgo activo. Necesitamos gente que traiga liderazgo, que logre grandes objetivos, a pesar de los obstáculos, que persevera frente a los desafíos, que puede influir e inspirar a otros apelando a sus valores.

-¿Qué tienen que aprender los jóvenes del siglo XXI?

-Necesitamos que los niños en las clases hoy tengan las habilidades y los valores para dar forma a un mejor futuro para ellos y para todos. Cuando uno piensa en cuánto la economía está cambiando y los crecientemente complejos problemas sociales..., los niños en las clases tendrán que ser los que naveguen en esta economía cambiante y los que resuelvan los problemas sociales complejos. Vamos a necesitar preguntarnos qué va a hacer falta para que nuestros jóvenes sean líderes.

-En Uruguay se discute aún si la educación debe estar vinculada al mercado laboral.

-Las familias y los jóvenes quieren tener carreras significativas. Necesitamos entender cómo está cambiando el mercado laboral. Al mismo tiempo, creo que nosotros nos tenemos que preocupar porque los jóvenes sean capaces de moldear una mejor sociedad. Necesitamos líderes cívicos con valores, pensamiento crítico y capacidad de resolver problemas y de decir “queremos enderezar nuestra comunidad, queremos enderezar nuestro país, nuestra sociedad global”.

Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

-¿Teach for America” se creó con alguna ideología? Se dice que es conservadora.

-La idea es reclutar gente de todo el espectro político que esté unida por la convicción de que todos los niños deben explotar su potencial. En Chile tienen personas de la izquierda, de la derecha.

-¿De qué manera van a colaborar con Enseña Uruguay?

- Están al comienzo de su viaje. Comenzaron hace 5 años. Construyeron una tremenda fundación y están ahora trabajando para hacer crecer su impacto. Estamos pensando con ellos para ver qué podemos hacer para apoyarlos y al mismo tiempo aprender de sus innovaciones. Hay tanto para aprender de cada uno de estos socios en la red y cómo innovaron y se adaptaron a sus contextos. Los desafíos que enfrentan estas organizaciones son muy similares, lo que significa que podemos aprender mucho uno de otro. Al final, “Enseña Uruguay” es una organización manejada localmente, independiente financiada por fuentes en Uruguay. Estamos tratando de colocarnos detrás del grupo local para apoyar y para que aprenda de otros grupos que pasaron ya por sus etapas. En Chile, “Enseña Chile” tiene 10 años y ha aprendido un montón sobre cómo adaptarse a su contexto.

Un programa que busca más equidad y excelencia

“Teach for America” busca cumplir sus objetivos de avanzar hacia la igualdad y excelencia educativa reclutando graduados de universidad de primera línea para que trabajen como maestros en escuelas públicas de las comunidades de bajos ingresos que la organización atiende. Los integrantes no tienen que ser maestros o profesores certificados, aunque los que que lo estén pueden presentarse. Se les requiere asistir a un programa intensivo de verano de capacitación y a un pequeño curso de introducción de cinco días a la región a la que serán asignados. Reciben el salario normal que se paga en la zona y un pequeño complemento. Algunos sindicatos cuestionan a la organización por sustituir docentes experimentados. En 2014 su presupuesto fue de US$ 312 millones. La organización recibe donaciones de empresas privadas y de inversionistas, y cada año define áreas prioritarias para actuar.

-¿Qué sabe de los desafíos del sistema educativo del Uruguay de hoy?

-Lo que hemos visto en todas partes es que el desafío de la desigualdad educativa es muy complicado. No comienza en las clases o en las escuelas. Comienza fuera de ellos porque tantos niños enfrentan desafíos extra. Vamos a necesitar muchos cambios en muchas direcciones. Y la pregunta que hacemos es de dónde va a venir el liderazgo para afectar estos cambios. La gente y el liderazgo son el corazón de la solución para cada desafío y en eso estamos focalizando, en cómo hacer un esfuerzo para cultivar el liderazgo local necesario para lidiar con los desafíos en toda su complejidad. He escuchado que Uruguay siempre ha sido una sociedad muy educada, que valora la educación, con un muy fuerte sistema de educación pública. Y que hay creciente preocupación respecto a las brechas en la sociedad y el creciente número de niños que no tienen acceso a una educación de calidad que los ponga en camino a ser miembros que contribuyan a la sociedad, por lo que es crecientemente urgente lo que hace “Enseña Uruguay”.

-¿Han visto progresos educativos en América Latina?

-En Chile han invertido mucho más en los años recientes. Pienso que quieren ver un cambio positivo en la educación. Pero determinar cómo se invierte y determinar si eso produce resultados, es difícil. Perú ha mejorado. No hay que pensar que una cosa va a solucionar todo. Se requieren muchas cosas funcionando juntas. Una clave para el progreso es cultivar los liderazgos locales.

-¿Y cuáles son los desafíos en Estados Unidos?

-En Estados Unidos hay múltiples desafíos. El 20% de los niños en Estados Unidos están por debajo de la línea de pobreza, lo que son muchos niños. Incluso cuando están en quinto, tienen un nivel probablemente de segundo y esa brecha a partir de ese momento se incrementa. Terminan la “high school” (el liceo) probablemente el 75%. Ha crecido un poco la tasa, pero no están preparados para carreras significativas y para ser el tipo de líderes cívicos que necesitamos. Es un problema que comienza temprano y continúa. Incluso comienza en el nivel elemental.

-¿Dónde se concentran los problemas?

-En áreas rurales remotas y algunas zonas urbanas. Lo que es alentador es que estamos viendo progresos. Incluso en Chicago, que es una gran área urbana con muchos desafíos, hemos visto significativos progresos en lograr que los niños de bajos ingresos lleguen a niveles más altos. “Teach for America” contribuye a ese progreso canalizando un montón de talento realmente fuerte a las escuelas y comunidades en Chicago y está actuando con directores de 100 escuelas públicas en la ciudad y está trabajando en todos los distritos escolares.

Que el 95% termine el ciclo básico en el 2035

La web de Enseña Uruguay explica que propone “a jóvenes profesionales, recientemente egresados de universidades y profesores o estudiantes de profesorado, con aptitudes de liderazgo y altamente motivados, la oportunidad de ser parte de un movimiento de jóvenes que trabajan para el cambio social, dictando clases de asignaturas vinculadas a su disciplina en ciclo básico de centros educativos públicos en contextos vulnerables, durante dos años”. Se buscan jóvenes egresados o con el 75% de su carrera terminada. “Enseña Uruguay” se puso como objetivo impactar en las tasas de deserción de Secundaria de forma tal de que al menos el 95% culmine Ciclo Básico y el 75% termine bachillerato en el año 2035. También se fijó como meta contribuir a que el 75% de los jóvenes alcance un desempeño suficiente en las denominadas Pruebas Pisa. Enseña Uruguay dice que realiza un proceso riguroso de selección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)