EDUCACIÓN EN URUGUAY

Solo el 29% de los docentes uruguayos está satisfecho con su salario

Los sueldos de maestros y profesores han tenido, desde 2003, un histórico incremento, pero los docentes siguen identificando a los salarios como el elemento que les genera más insatisfacción.

Docente dando clases en Uruguay. Foto: Francisco Flores
Seis de cada diez docentes aportan el principal ingreso de los hogares en los que viven. Foto: Francisco Flores.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Dignidad docente, sueldo decente”. El cartel reaparece cada comienzo de gobierno, en cada año de discusión presupuestal. Y todo parece indicar que volverá a figurar en las calles uruguayas el año próximo, gane quien gane el balotaje.

Los sueldos de maestros y profesores han tenido, desde 2003, un histórico incremento. El salario real de los docentes del sistema público se duplicó en este período, y el de los privados también creció, aunque a menor ritmo que el promedio de los trabajadores del país.

Pese a este cambio de condiciones laborales, los docentes siguen identificando a los salarios como el elemento que les genera más insatisfacción. De hecho solo el 29,4% de los maestros y profesores de la enseñanza pública, y el 32,5% de privados están contentos con la remuneración percibida. Así lo indican los resultados finales del censo docente al que tuvo acceso El País.

Once años antes, cuando la ANEP había realizado otro censo con características similares, solo el 15,6% de los docentes del sistema público manifestaba satisfacción con su salario. Eso significa que, aunque sigue siendo el “talón de Aquiles”, viene mejorando la percepción.

Los maestros son los que declaran una mayor insatisfacción por sus remuneraciones: solo uno de cada cinco está conforme. Entre los docentes de formación en educación -es decir entre aquellos que forman a los futuros docentes- la satisfacción salarial se duplica.

Un estudio del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed), presentado la semana pasada, revela que cualquier profesional o técnico gana, en promedio, 36% más que un docente de sus mismas características (de nivel educativo, edad, sexo). Esta comparación ya tiene en cuenta que la profesión docente es una de las más feminizadas (ocho de cada diez maestras son mujeres), por lo que podría haber una penalización salarial solo por discriminación de género.

En términos generales, el último censo docente refleja que los profesionales de la enseñanza están satisfechos con la actividad que desempeñan. Incluso la amplia mayoría está feliz en los centros educativos en que trabaja. Pero más de la mitad dice sentirse insatisfecho con las posibilidades de crecimiento y dos tercios admiten estar disgustados con el reconocimiento y prestigio que la sociedad les da.

Pero lo salarial sigue siendo lo que más los disgusta. Más aún teniendo en cuenta que seis de cada diez docentes aportan el principal ingreso de sus hogares, y el 29,4% declara ser el único aporte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)