RESOLUCIÓN

Docentes mayores de 65 de la educación pública volverán a trabajar a partir del lunes

Los trabjadores que estaban exonerados de ir a los centros educativos por la pandemia del COVID-19, deberán reintegrarse en escuelas, liceos, UTU y el IPA

Robert Silva, presidente del Codicen de la ANEP. Foto: Leonardo Mainé.
Robert Silva, presidente del Codicen de la ANEP. Foto: Leonardo Mainé.

Los trabajadores de la educación pública mayores de 65 años que estaban exonerados de ir a los centros educativos, deberán reintegrarse el próximo lunes a sus respectivos puestos en escuelas, liceos, UTU y el IPA. Así lo confirmó a El País el presidente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Robert Silva.

Cuando en abril pasado las clases comenzaron a retomarse en algunos centros del país, luego de la suspensión a partir del 13 de marzo por la pandemia del coronavirus, la ANEP decidió exonerar de la presencialidad a aquellos profesores que, aunque se encontraban bien de salud, eran considerados población de riesgo.

Esto se hizo así para que estas personas en vez de certificarse, continuaran trabajando desde sus casas -siempre y cuando la tarea que realizasen permitiera la virtualidad. Además, estos no perderían algunos beneficios como ser el pago por presentismo.

Unos 2.829 trabajadores de la educación gozaron de este beneficio, que la ANEP denomina “convalidaciones”. De estos, 1.464 son los que tienen más de 65 años y deberían reintegrarse a sus puestos el lunes.

La mayoría de los que superan esa edad trabajan en Primaria. Se trata de 532 personas entre maestros y personal no docente. Les siguen los de UTU, que son 356; y los de Secundaria, 353.

“Desde el próximo lunes suspendemos la exoneración de concurrencia por edad. Tienen que reincorporarse”, exhortó Silva.

Si se resta la cantidad de mayores de 65 a la totalidad de trabajadores de la educación que no se han reintegrado aún, quedan 1.368 personas que seguirán trabajando desde sus casas debido a la pandemia.

Estos otros “convalidados” son aquellos que padecen enfermedades que están incluidas en el protocolo de la ANEP por tener una “alta susceptibilidad de presentar complicaciones” en el caso de una infección por coronarivus.

Entre otras enfermedades las que figuran en la lista son: hipertensión arterial complicada con repercusión parenquimatosa, cardiopatía isquémica (lo que incluye a quienes sufrieron infartos, recibieron un stent o les colocaron un bypass), asmáticos (pero solo aquellos de “difícil control”, que sean frecuentemente internados o que hayan tenido una internación en CTI reciente), y personas con VIH (pero solo aquellos con carga viral elevada). Estos seguirán trabajando desde su casa hasta nuevo aviso. Fuentes de la ANEP advierten que, probablemente, hasta que esté la vacuna esto se mantenga sin modificaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados