INN CONTENT PARA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL URUGUAY 

Dirección de Empresas en UCU: profesionales con visión global

El nuevo plan de la carrera de la universidad pone especial énfasis en las competencias que requiere un mercado laboral dinámico y desafiante

Universidad Católica del Uruguay
Universidad Católica del Uruguay

¿Qué se espera de un licenciado en Dirección de Empresas? La pregunta es intencionalmente en presente. Pues ya no importa lo que se esperaba hace cinco, diez años atrás. Lo relevante es qué se espera ahora, hoy. Es un lugar común pero no por eso deja de ser cierto: todo avanza demasiado rápido y todo cambia con la misma velocidad. Eso quiere decir, palabras más, palabras menos, que un licenciado en Dirección de Empresas debe estar preparado para los tiempos que corren.

Paola Oddone, máster en Dirección y Administración de Empresas y directora de la carrera en la Universidad Católica profundiza en los cimientos de la formación: “Los pilares de la carrera están en su visión del modelo de negocios, su transversalidad y la visión internacional. Un licenciado en Dirección de Empresas graduado de la UCU está preparado para entrar a cualquiera de las áreas funcionales de la empresa y tiene claro conocimiento del impacto de cada una de las decisiones que toma en todas las otras áreas”. Los graduados de la licenciatura podrán, según lo especifica la directora de la carrera, trabajar en empresas públicas y privadas de Uruguay y del exterior; también tendrán las herramientas para generar un modelo de negocio nuevo. “La carrera tiene un foco fuerte en emprendedurismo e innovación, así que tienen todo para poder hacerlo”, dice Oddone.

En 2021 la carrera de Dirección de Empresas transformó su programa con la mirada puesta en el futuro como horizonte. Se colocó, primero, al estudiante en el centro y se empezó a trabajar en sus competencias; de ahí que siempre haya una pregunta como faro: “¿Qué queremos que el estudiante sepa hacer cuando termine sus cursos?”. Por eso, los estudiantes se encontrarán desde el primer semestre con problemas reales del mundo empresarial, trabajarán con aprendizaje basado en proyectos y, además, tendrán la posibilidad de interactuar con empresarios y líderes de equipos. En esta ecuación los profesores son esenciales. Isabelle Chaquiriand, decana de Facultad de Ciencias Empresariales, explica cómo se conforma el cuerpo docente de las carreras. “Tenemos docentes de alta dedicación que son investigadores de prestigio que están en la frontera de conocimiento de cada una de las áreas; y, por otro lado, contamos con profesionales que están en la cancha, que tiene una experiencia práctica que le aporta una mirada del mercado que es imprescindible. En este último grupo hay profesores que ocupan posiciones de prestigio en el ámbito profesional, que comparten en clase sus vivencias y aprendizajes con los estudiantes que son un diferencial importantísimo de nuestras carreras. Más aún en la metodología de aprendizaje basado en proyectos, que busca no sólo aprender los conceptos teóricos, sino cómo aplicar esos conocimientos a situaciones concretas”, afirma.

Por otra parte, el plan 2021 hace mucho énfasis en las competencias que requiere el mercado laboral. Oddone lo explica así: “No sólo transmitimos conocimientos sino también enseñamos a aprender, a tener pensamiento crítico y resolver problemas, a ser creativos, flexibles, responsables con respecto a los recursos que gestionan, innovadores, colaborativos, emprendedores y sensibles con su entorno”.

Dirección de Empresas en la Universidad Católica del Uruguay

Oddone afirma que hay dos aspectos de la formación de la UCU que son esenciales y que también hacen a la diferencia para los futuros licenciados.

El primero es la transversalidad. La UCU tiene la particularidad de tener en Montevideo el único campus urbano de Uruguay. Eso quiere decir que todos sus edificios se encuentran a pocos metros de distancia y que a los estudiantes de las distintas carreras solo los separa un recreo. Entonces si, por ejemplo, un estudiante de Licenciatura en Dirección de Empresas quisiera tomar una materia de Comunicación como Gestión de la Transformación Digital lo único que tiene que hacer es lograr que la pieza quede bien encastrada en el puzzle de sus horarios. “El campus Montevideo -sumado a la ductilidad que tienen los nuevos programas académicos- hace que cualquier estudiante pueda tomar materias electivas de más de 35 carreras distintas y así armar su carrera en base a lo que realmente quiere hacer de su vida”, dice la directora del programa. Además, Oddone destaca que la flexibilidad de la carrera le permite a los estudiantes obtener un segundo título de la Facultad de Ciencias Empresariales: “En cinco años y algunos meses pueden tener la doble titulación en Dirección de Empresas y Negocios Internacionales, Dirección de Empresas y Contador Público, Dirección de Empresas y Gestión Humana, Dirección de Empresas y Economía. Ahora todas son opciones posibles”.

En la UCU, entonces, los estudiantes pueden potenciar su perfil profesional con cursos electivos de otras carreras o con minors. Pueden elegir entre agronegocios, negocios digitales, data science, international business, legal, marketing o turismo.

Y el segundo aspecto que resalta Oddone es el ethos UCU. “La formación es integral y se ingresa a una comunidad universitaria donde la meta final no es recibirse, se trata de formar personas ‘para Servir’. El éxito de tu vida es mucho más que la cantidad de billetes acumulados a lo largo de ella; tiene que ver más con un compromiso personal, comunitario y global. El fin es que los estudiantes se conviertan en líderes que busquen generar un impacto positivo en la sociedad, dejar huella, hacer la diferencia en el ambiente empresarial. Un líder del mundo de empresas que busca construir un mundo mejor. Eso implica no solo la excelencia académica sino un propósito”, concluye.

Consejos asesores en las distintas carreras

Isabelle Chaquiriand cuando asumió como decana de la Facultad de Ciencias Empresariales a fines de 2020 se propuso formar consejos asesores de las distintas carreras. Ahora, con todos los consejos formados, Chaquiriand cuenta cuál fue el espíritu: “Nuestro objetivo es ser una institución de educación abierta al mundo, comprometida con la excelencia y al servicio de la sociedad. Todos nuestros programas académicos vivieron recientemente una transformación curricular que nos permite ofrecer programas renovados que responden a las necesidades de nuestro país y del mundo. Pero no nos conformamos con eso, este camino es una transformación permanente que tiene que seguir adaptándose a medida que el mundo y nuestro entorno va cambiando. Por eso invitamos a destacadas personalidades del ámbito empresarial y económico en cada una de las áreas, para integrar lo que denominamos el Consejo Asesor. El objetivo es intercambiar ideas, recibir sugerencias y buscar la mejor formación aplicada al mercado laboral con mirada global para nuestros futuros profesionales”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados