SUSPENSIÓN DE CLASES

Demanda de viandas escolares crece 24% en una semana

Ayer martes fueron entregadas 43.000 viandas, y había una lista de espera de otros 3.000 casos que serán incorporados hoy.

Las clases están suspendidas, pero las viandas escolares se siguen entregando bajo estrictas medidas de higiene. Foto: Leonardo Mainé
Las clases están suspendidas, pero las viandas escolares se siguen entregando bajo estrictas medidas de higiene. Foto: Leonardo Mainé

El miércoles pasado, Primaria repartió las primeras viandas de emergencia a 37.200 escolares que se habían inscripto. Una semana después, los menús a entregar ascienden a 46.000 (un incremento del 24%).

En un comienzo, las autoridades escolares habían establecido que los días lunes 16 y martes 17 de marzo serían los únicos habilitados para la anotación de aquellos niños que requerían el servicio. Pero algunos “errores de registro” (como algún inscripto que no fue pasado a tiempo), la pérdida de empleos de algunos padres y la “garantía de que el sistema funciona” han hecho que el listado se siguiera engrosando.

Tanto es así que ayer martes fueron entregadas 43.000 viandas, y había una lista de espera de otros 3.000 casos que serán incorporados hoy.

El consejero de Primaria, Héctor Florit, lo vio en primera persona. Ayer estaba de visita en la escuela N° 118 de Playa Pascual, observando cómo se venía desarrollando la entrega de esos almuerzos. Fue entonces que un padre “bien vestido” se le acercó y comentó: “Nunca vine a pedirle nada a la escuela, pero desde ayer estoy sin trabajo y necesitaba pedirles si pueden anotar a mi hijo en el comedor”.

Como este caso, “de un hombre que no parecía estar debajo de la línea de pobreza pero que la percepción de crisis lo empieza a afectar”, hay “otros tantos que se están acercando estos días a las escuelas públicas”, dijo Florit. ¿Cuántos? “No está calculado, pero se han dado casos en casi todas las escuelas que dan el servicio alimenticio (más de 600)”.

Cada menú le cuesta a Primaria entre $ 120 y $ 145. El costo varía si se trata de un servicio tercerizado o una compra directa a proveedores que realiza la dirección escolar. En este sentido, la vianda “comprada a proveedores suele ser más cara porque hay que recurrir al restaurante o la rotisería de la zona”, explicó el consejero.

Así las cosas, cada día se destinan más de $ 6 millones para atender esta demanda alimenticia. A priori, esto no significa un problema financiero para Primaria que, en días convencionales de clase, da de comer a más de 250.000 niños (el Impuesto de Primaria va directo a financiar ese programa).

Pero si trajo “una movida que era desconocida”, señaló Florit. En menos de 72 horas, Primaria tuvo que montar una nueva modalidad de entrega de comida. Ese sistema se terminó de ajustar el jueves, y “cuando algunos padres vieron que era garantía también quisieron sumar a sus hijos”.

Primaria manejaba la hipótesis de que “algunos padres” pedirían sumarse luego, por más que la comunicación en cada escuela fue casi personalizada (hasta con mensajes de Whatsapp) y que las directoras dieron seguimiento expreso a aquellos niños de contextos más vulnerables. También se había fijado la idea de que los 50.000 niños que viven por debajo de la línea de pobreza podrían demandar el servicio (no todos comen en la escuela pública, algunos acceden a otras prestaciones).

Pero el panorama cambió cuando los casi 10.000 nuevos seguros de desempleo diarios empezaron a traducirse en más demanda de comida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados