ARRANCÓ EL AÑO LECTIVO

Uno de cada cuatro niños faltó a clase el primer día

Pese a la polémica previa, se ausentaron menos que en un día de lluvia.

La Escuela 378 en su primer día de clases. Foto: Francisco Flores.
Desde el lado docente las inasistencias fueron escasas,. Foto: Francisco Flores.

Bruno era el alumno de primero de escuela elegido para recibir las túnicas nuevas de toda su clase. Así lo había anunciado el maestro de ceremonia en el lanzamiento del año lectivo, en la escuela N°378 de Nuevo Mendoza: “¡Adelante, Bruno!” La directora de Primaria, Irupé Buzzetti, y la gerente de la empresa que donaba las túnicas esperaban su llegada. Las autoridades de la educación, la prensa, los padres, las maestras y el resto de escolares, también. Pero Bruno no apareció. Y no fue el único.

En el primer día de clase faltó uno de cada cuatro niños. A primera impresión parece “un montón”. Pero se trata de una cifra bastante por debajo del promedio de un día de lluvia. Y eso que fue viernes, previo a Carnaval y rodeado de un manto de dudas sobre si se justifica, o no, la inasistencia.

Alguien podrá decir que ayer, durante el horario de escuela, no hubo ningún evento meteorológico de importancia. Es verdad. Solo en el centro del país se formaron unas nubes, de esas que anuncian la llegada de un frente frío. ¿Entonces por qué faltaron los alumnos?

Hasta ahora se sabe que menos de 2.000 faltas fueron justificadas y el resto injustificadas. También se conoce que, como de costumbre, se ausentaron más en las escuelas de contexto crítico y asistieron más los de zonas más ricas. El dato hace caer el argumento de que “un viernes previo a Carnaval no va a ir nadie”, ya que la mayoría de viajes se concentra entre los más pudientes.

Las maestras asistieron casi todas. Apenas faltaron 499 (menos del 3% del total de docentes de Primaria). En los casos que hubo afectados se buscó una suplente o la directora se hizo responsable del grupo, como indica el protocolo.

La polémica.

El 12 de diciembre pasado, el Codicen había aprobado el calendario de clases 2019. Ya entonces se sabía que las escuelas abrirían sus puertas para los alumnos el viernes 1° de marzo. Pero la discusión sobre si este era el día más indicado se desató los últimos días.

En un intento de apaciguar las aguas, la directora de Primaria, Irupé Buzzetti, anunció en una entrevista de Canal 10 que los padres que explicaran que estaban de viaje podían justificar las faltas de sus hijos.

Las palabras de la jerarca causaron el efecto contrario al deseado, a tal punto que el presidente del Codicen, Wilson Netto, la contradijo el día de comienzos de clases: “Las familias que no manden a sus hijos a la escuela porque se fueron de vacaciones no podrán justificar la falta”.

La secretaria nacional de la Federación Uruguaya de Magisterio, Elbia Pereira, tampoco comprendía el mensaje de la directora de Primaria. De hecho la llamó entre semana para conocer de primera mano si hubo un cambio de reglamento. Pero no. Buzzetti le explicó que solo había que implementar la normativa vigente.

Es que la directora estaba en lo cierto. La circular N° 41, aprobada en abril de 2013, resuelve en qué ocasiones las inasistencias pueden justificarse. Además de por enfermedad, accidente, fallecimiento de un familiar directo o causas climáticas, las faltas también se justifican “cuando no excedan los cinco días hábiles, continuos o discontinuos, previa autorización del maestro director ante una nota presentada por la familia; por ejemplo: enfermedad de familiar directo del alumno, viajes o mudanzas de la familia, epidemias, etc.”.

La justificación o no de las faltas es, en la práctica, un detalle administrativo. Es que las inasistencias no computan para las calificaciones o la promoción de año de los escolares. Pero sí inciden para hacerse de la asignación familiar.

El año pasado los escolares uruguayos acumularon un promedio de 24 faltas cada uno, siendo uno de los talones de Aquiles de Primaria. Entre los más pequeños, aquellos que están aún en el jardín, la cifra había ascendido a 40 faltas (un mes y medio de días lectivos).

Buzzetti, la misma que había explicado las justificaciones en la entrevista televisiva, hizo uso de la palabra ayer, en el acto inaugural en la escuela que está inscripto Bruno. Miró al público y dirigiéndose a los padres les dijo: “Acá tienen todo en bandeja, están las maestros, las y los asistentes, la directora, los libros… ustedes tienen que hacer que los niños vengan a clase todos los días para que ocurra el aprendizaje”.

ADES Montevideo: “No hubo clases en ninguno de los liceos”

En Uruguay nacen cada vez menos niños. Una de las pruebas es que el año pasado apenas se entregaron 40.360 cédulas de identidad nuevas a los menores de diez años. La otra evidencia es que las generaciones escolares son cada vez más pequeñas y eso se nota, ahora también, en los liceos. De hecho ayer fueron menos de 40.000 los liceales que empezaron primer año. Pero el sindicato de profesores de Montevideo (ADES Montevideo) discrepa con el término “empezaron”.

Según el dirigente sindical Javier Iglesias ayer “no hubo clases en ninguno de los liceos” del país. El profesor explicó que tener clases significa un proceso de aprendizaje, un acto pedagógico, pero que en esta oportunidad “no hubo trabajo con contenidos curriculares” porque ni siquiera “estaban armados los equipos de dirección, adscriptos y profesores”... “así no se comienzan las clases”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)