CLASES

Codicen espera información de Sinae para resolver si se suspenden clases ante ciclón

Un protocolo del Codicen establece cómo actuar ante las diferentes alertas meteorológicas; prevé que se suspendan las clases en zonas de alerta roja. 

El gobierno entiende que el escenario actual no permite el retorno a las aulas de los escolares y liceales. Foto: Francisco Flores
Clase en una escuela. Foto: Francisco Flores. Archivo

A horas de la llegada un posible ciclón extratropical a Uruguay, autoridades de la educación están en contacto con el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) para evaluar si en algunos puntos del territorio mañana se suspenden o no las clases. De acuerdo al protocolo previsto, esto sucedería ante la emisión de una alerta roja por parte de Inumet, aunque de ser una advertencia de color naranja o amarilla no se controlará asistencia.

Graciela Fabeyro, directora de Educación Inicial y Primaria, indicó a El País
que están en contacto con el Sinae "esperando la confirmación y el nivel de la alerta meteorológica para tomar una decisión".

De todos modos, la jerarca puntualizó que de confirmarse la alerta de color rojo, "se aplicará la normativa que indica la suspensión de las actividades educativas". Valoró que como hoy es feriado sería posible avisar a los centros educativos de la resolución que se tome para la actividad de mañana.

Por su parte, Sergio Rico, director Nacional del Sinae, indicó más temprano en diálogo con Subrayado (Canal 10) que en caso de que haya una alerta roja se comunicará con la ANEP para que se suspendan las clases. Por el momento se esperan en Maldonado y Rocha los efectos más fuertes del ciclón, por lo que sería allí la suspensión, pero están atentos a lo que el Sinae indique.

"Por ahora no se ha resuelto nada, estamos en contacto con las autoridades de la educación", aclaró Rico.

El Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) aprobó en 2012 un protocolo que establece cómo actuar frente a las alertas meteorológicas (amarillo, naranja y rojo, en orden creciente del nivel de riesgo).

"Cuando la alerta de riesgo meteorológico sea de color rojo, se suspenderán las actividades educativas", indica el primer punto de la resolución. En tanto, si se activara la alerta máxima en horario de clases, las direcciones comunicarán esto a las personas que estén en el centro educativo de la manera que se sientan "contenidos y protegidos". Además, si existiera la "posibilidad de accidente", serán trasladados a una zona de menor riesgo.

Para el caso de los alumnos menores de edad, deberán aguardar dentro del centro a que los padres o responsables "los vayan a buscar", aunque si los alumnos fueran mayores se pueden "retirar voluntariamente bajo su voluntad".

No se desalojarán a las personas en medio de una situación de riesgo "salvo" que lo dispongan autoridades tal como el Codicen, o Bomberos, entre otros organismos, en función del riesgo existente. También está establecido que los locales abiertos deberán permanecer hasta que se retiren todos las personas dentro.

Por otro lado, si la alerta fuera de color amarillo o naranja "las actividades educativas continuarán desarrollándose, pero los Desconcentrados no controlarán asistencia". En esta franja de riesgo "quedará a criterio de los padres o responsables" la concurrencia de los alumnos a los centros educativos, "salvo que dispongan otra cosa las autoridades del Desconcentrado o sus Inspectores, el Codicen de la ANEP, el Comité de Emergencia o el Cuerpo de Bomberos que corresponda, en consideración a aspectos técnicos que pongan en riesgo la integridad física de quienes en ellos se encuentren". De cumplirse el último punto, se actuaría de la misma forma que si se tratara de una alerta roja, puntualiza la resolución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados