RETORNO ESPERADO

Cinco dudas y cinco certezas de la vuelta a las clases presenciales

La ANEP realizará una encuesta a docentes para medir el avance curricular y hará pruebas en línea a los estudiantes.

Vuelta a clases. Foto: Reuters
Las dudas y certezas de la vuelta a clases. Foto: Reuters

El lunes próximo, Uruguay dará su segundo paso en la vuelta a las clases presenciales. En un escenario de máxima, y teniendo en cuenta que la asistencia es voluntaria, abrirían las puertas los centros educativos que atienden a 70.000 estudiantes. Pero, a falta de cuatro días, son tantas las dudas como las certezas de este retorno.

Según el cronograma del gobierno, reabrirán las escuelas especiales, la educación rural y, salvo en Montevideo y el área metropolitana, los centros que atienden a los niños más vulnerables y los últimos años de bachillerato.

Ayer, sin embargo, la Federación Uruguaya de Magisterio planteó que “no están dadas las condiciones adecuadas para la reapertura de clases presenciales en el marco de la emergencia sanitaria”. Prueba de ello, dijo su secretaria general, Elbia Pereira, “falta material imprescindible para hacer la desinfección” y se desconoce “si los niños van a estar atendidos por los suplentes” cuando sus maestros son parte de los grupos de riesgo. ¿Qué se sabe y qué no?

Primera certeza

Una de las cuestiones que genera cierta incertidumbre es, en realidad, una certeza: los centros educativos harán valer su autonomía. Siempre y cuando se cumplan con los lineamientos globales y los protocolos sanitarios, cada escuela o liceo podrá acordar su modalidad de trabajo y armará los grupos. Esto vale para públicos y privados.

Esta libertad parece encontrar ciertas resistencias en un sistema acostumbrado a las circulares, los comunicados y las resoluciones oficiales. Pero, detrás de la autonomía reposa la idea de que se está ante una coyuntura “excepcional” y, por tanto, debe ser tratada atendiendo la “excepcionalidad de cada comunidad”.

Eso significa que los padres tienen una noción de cuándo queda habilitado para la reapertura el centro educativo al que asiste su hijo, en base al cronograma anunciado por el gobierno, pero será la institución la que le informe qué día y a qué hora podría ir su hijo.

El Codicen tiene la intención de publicar hoy un protocolo para los estudiantes. Este dirá, entre otras cosas, que deberán respetar una distancia de 1,5 metros (la aconsejada por Europa).

Segunda certeza

Habrá pruebas para saber el grado de avance de los aprendizajes durante esta pandemia. De hecho, la ANEP se propone evaluar tres aspectos: el vínculo de los estudiantes con los centros educativos (para precisar mejor si son 70.000 aquellos que habían estado sin contacto), cuánto los docentes han avanzado en el programa curricular (esto se medirá con una muestra representativa de maestros y profesores), y evaluaciones de desempeño.

“La educación que dejamos el 13 de marzo está muy lejos de ser la que vamos a ver a partir del 1° de junio”, dijo ayer, en radio Sarandí, Robert Silva, presidente del Codicen. En este sentido, las autoridades educativas ya tienen pronta una prueba online para cada grado del ciclo básico de liceo y UTU, y con la Inspección Técnica de Primaria se acordó realizar en la segunda quincena de agosto las tradicionales pruebas en línea (sobre lectura, matemática y ciencias).

Pero hay dos tipos de evaluación que, al momento, “preocupan” a los educadores: los niños de educación inicial (en abril no pudo aplicarse las pruebas INDI para evaluar el desarrollo) y la lectoescritura en segundo de escuela. La clásica prueba LEO, es individual y requiere de 45 minutos de entrevista entre el alumno y la maestra, casi una odisea en el nuevo régimen de horarios escalonados y cortos.

Tercera certeza

El calendario oficial prevé que el 15 de junio se reinicie la educación inicial de todo el país. Sin embargo, en los privados la vuelta será el martes 16. Ocurre que ese lunes es el Día Nacional del Trabajador de la Enseñanza Privada y, por tanto, es feriado no laborable para esa rama de actividad.

Cuarta certeza

Los colegios privados podrán regresan con todos los niveles de educación inicial a la vez, y no solo con cinco años como la enseñanza pública. Siempre y cuando se respeten los protocolos y distancias en los salones, el Codicen les comunicó ayer, a las asociaciones de institutos privados, que tienen habilitada esa opción. En el caso de Primaria pública, explicó Robert Silva, “no es posible por razones logísticas (de horarios y cantidad de docentes) y locativas (distancia)”.

Quinta certeza

Las escuelas especiales de Montevideo y el área metropolitana empezarán la presencialidad el 15 de junio y no el 1° (como decía el plan del gobierno). Así lo resolvió Primaria por las “particularidades” de estos centros que atienden a personas con discapacidad.

Primera duda

Las vacaciones de invierno siguen sin fecha. El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, había dicho que empezarían el 7 de julio. Pero esto parece improbable, no solo porque es un martes. Los centros educativos que se reenganchan el 29 de junio, que son el grueso del estudiantado, tendrían solo una semana de presencialidad.

Por eso el Codicen maneja dos escenarios: en el caso de que, por razones sanitarias, se entienda que el 29 de junio no podrían empezar las clases, ese día iniciarían las vacaciones. Pero en el caso de que se pueda cumplir con el cronograma, las autoridades manejan el 13 de julio como fecha tentativa.

Segunda duda

Las asociaciones de colegios privados le plantearon al Codicen el interés de abrir las instituciones todos los días y en doble horario, para que haya unos grupos en la mañana y otros en la tarde. En principio, y siempre que se cumpla con un límite de cuatro horas máximo de presencialidad de los estudiantes, la correcta ventilación y limpieza, el hacer doble turno (siempre con distintos grupos) no sería un problema.

El Codicen no sabe si los centros estarían habilitados a recibir alumnos todos los días. Esa duda fue elevada al Ministerio de Salud.

Según Francisco Varela, director adjunto de la Asociación Uruguaya de Educación Católica (Audec), “se harán recreos, pero no en los juegos de los patios, habrá al menos dos horas de limpieza y desinfección entre los turnos, pero no sabemos si podremos abrir todos los días”.

Tercera duda

En Uruguay rige una ley del año 1940 que establece que “todo ciudadano natural o legal, está obligado a prestar juramento de fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne”. Esa Jura de la Bandera se realiza, según los papeles, en los centros educativos el 19 de junio. Sin embargo, el Codicen resolverá hoy qué hará con este asunto porque, de realizarse, debería haber un protocolo sanitario.

Cuarta duda

En la educación pública se estableció que a partir de los 65 años se está en los grupos de riesgo. Y en las 403 escuelas que deberían abrir el próximo lunes, hay al menos 100 maestros y 200 auxiliares mayores de esa edad. Primaria tiene que resolver cómo hará el régimen de suplencias, además de darles partidas a las comisiones de fomento para la contratación de auxiliares.

En la enseñanza privada, los colegios están discutiendo con el sindicato cuál es la edad límite de riesgo. Los trabajadores sindicalizados quieren que sea a partir de 60 años y los directores pretenden fijarlo en 65.

Quinta duda

En la ciudad de Rivera se aplazó la reanudación de las clases presenciales y no hay fecha concreta de retorno. Sí continúa la entrega de viandas alimenticias.

Aumenta la asistencia en las escuelas rurales
Escuelas rurales

Mientras dure la emergencia sanitaria, la asistencia a las clases presenciales es voluntaria. Los centros educativos harán un control de lista, pero esta no tendrá consecuencias (como el recorte de asignaciones familiares). Aún así, las autoridades de la enseñanza veían con preocupación el bajo porcentaje de asistencia a las escuelas rurales que reabrieron, las que estaba recibiendo cerca de un tercio del alumnado. Sin embargo, en este último tramo de mayo subió al 47%.

El límite para seguir en el aula: 37.5°C

Cuando comience la jornada escolar, los docentes interrogarán a los estudiantes sobre la existencia de síntomas asociados a COVID-19. Ante la duda, dice un borrador del protocolo para estudiantes que hoy aprobará el Codicen, “se podrá realizar control de temperatura corporal como una medida más de seguridad, estableciéndose que si la misma es de 37,5° o superior, el estudiante no podrá permanecer en el centro por lo que se contactará a su familia”.

En términos generales, ante síntomas no hay que concurrir a clase, hay que dar aviso de la situación y llamar al médico.

Uno de los asuntos que aún no resolvió el Codicen es el uso de tapabocas. En principio, el protocolo establecía que el uso de mascarillas es recomendado (nunca obligatorio) para los mayores de tres años. Pero las autoridades sanitarias entienden que incluso en niños más grandes podría ser problemático el uso por generación de “una idea de falsa seguridad” y por el correcto uso.

Eso sí: la limpieza de manos con agua y jabón será una constante. Además, habrá alcohol en gel en los salones.

Durante los recreos, así como en las actividades de educación física y al aire libre, no se desarrollarán acciones o juegos que faciliten el contacto interpersonal. Y no se permitirá pernoctar en los centros educativos (incluyendo los internados).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados