A CAUSA DEL TRABAJO REMOTO

Certificaciones de docentes cayeron un 30% en pandemia

En los meses de noviembre y diciembre de 2020, cuando la presencialidad aumentó en los centros educativos, las certificaciones sí crecieron con respecto al año anterior.

Hasta la semana pasada había 49 docentes en cuarentena. Foto: Shutterstock
Hasta la semana pasada había 49 docentes en cuarentena. Foto: Shutterstock

Las certificaciones médicas de maestros y docentes cayeron un 29% en 2020 con respecto a 2019. Se pasó de 140.360 certificaciones en primaria, secundaria y UTU, a 96.666, según datos aportados a El País por la directora de Servicios Médicos, Salud y Prevención de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Fabiana Carbajal.

Desde abril a junio, los meses en que no hubo nada de clases presenciales debido a la pandemia del coronavirus, la caída de certificaciones en comparación con el año anterior fue de 70%. “Esto lo vinculamos a que los funcionarios, al no tener que ir al lugar de trabajo, no tenían necesidad de certificarse”, sostuvo Carbajal. La certificación implica, para los docentes que deban utilizarla, no recibir parte del salario que se computa por presentismo.

En los meses de noviembre y diciembre de 2020, cuando la presencialidad aumentó en los centros educativos, las certificaciones sí crecieron con respecto al año anterior. En noviembre del primer año fueron 12.041 y pasaron a 12.253, y en diciembre crecieron de 6.229 a 8.076.

Más allá de esto, en este tiempo también se crearon las llamadas validaciones, para aquellas personas que no pueden presentarse a trabajar porque tienen una patología que los convierte en pacientes de riesgo ante el COVID-19.

Entre las enfermedades que son incluidas en la lista están: hipertensión arterial complicada con repercusión parenquimatosa, cardiopatía isquémica (lo que incluye a quienes sufrieron infartos, recibieron un stent o les colocaron un bypass), asmáticos (pero solo aquellos de “difícil control”, que sean frecuentemente internados o que hayan tenido una internación en CTI reciente), y personas con VIH (pero solo aquellos con carga viral elevada). A los validados sí se les paga el presentismo.

A la fecha, señala Carbajal, hay unos 2.751 validados. Desde que las clases comenzaron en junio esta cifra “no ha variado demasiado”, pues quienes decidieron validarse lo hicieron desde un principio.

También se incluyen como validadas a aquellas personas que están en cuarentena ya sea porque son casos positivos de coronavirus, o porque fueron contactos. En esta situación había 49 docentes la semana pasada, según informó Carbajal. La validación se levanta cuando se presenta a la ANEP el hisopado negativo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados