Elecciones

Los gritos que no dejaron hablar a Arim la noche que fue electo rector de la UdelaR

Cuando el economista subió al estrado, pronto para hablar por primera vez como rector electo, el sonido ensordecedor de los cánticos hizo imposible que pudiera iniciar su discurso. 

Foto: Tomer Urwicz
Paraninfo de la UdelaR el miércoles de noche durante la elección del nuevo rector. Foto: Tomer Urwicz

En la noche del miércoles la Asamblea General del Claustro de la Universidad de la República (UdelaR) eligió a un nuevo rector. Fueron 59 los votos –de los tres órdenes, estudiantes, docentes y egresados- los que convirtieron a Rodrigo Arim, exvicerrector y decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, en el sucesor del actual rector, Roberto Markarian, quien cosechó 44 adhesiones.

En una de las barras del Paraninfo había ayer un grupo reducido de estudiantes, la mayoría veinteañeros, con brazaletes rojos, banderas del mismo color y carteles que decían: “Gane quien gane, pierde la Universidad”. Llegaron preparados, con papeles donde habían impreso las letras de los cánticos —al estilo de los barras del fútbol— y con una misión clara: impedir que se elija a un rector.

Por eso cuando el economista Arim subió al estrado, pronto para hablar por primera vez como rector electo, el sonido ensordecedor de los cánticos hizo imposible que pudiera iniciar su discurso. “Hay un banquero suelto en el rectorado, que hace negociosos con los privados. Nosotros militamos por la estatización, banquero, esta es nuestra educación. Arim botón, Arim botón”.

Rodrigo Arim. Foto: Tomer Urwicz
Rodrigo Arim. Foto: Tomer Urwicz

Entre los “barras” de brazaletes rojos había nueve mini-agrupaciones de estudiantes, la mitad de ellas de la Facultad de Humanidades. Pero la voz cantante era del Frente Estudiantil Susana Pintos, que lleva el nombre de la exdirigente de la FEUU asesinada en 1968. Se trata de una agrupación vinculada a la izquierda radical, y cuyos primeros dirigente abrieron la fracción Compromiso Socialista en la Unidad Popular.

La Susana Pintos se hizo fuerte en Medicina e Ingeniería. Empezó siendo una opinión disidente en la FEUU, pero logró quebrar la unidad de la federación estudiantil en 2014, cuando apoyó a Markarian en lugar de a Álvaro Rico que era la opción de los centros de estudiantes.

Aquel quiebre, que significó la primera vez que los estudiantes votaban dividido, continuó acrecentándose en los últimos tiempos. De ahí que ayer, los estudiantes de los centros respondieron a los barras: “No tenés vergüenza, nos rompiste la herramienta”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º