maestra del año en Cataluña

Albana Sanz: "Faltan modelos a seguir, no falla la educación"

La maestra que nació y se crió en Casavalle y que fue docente de uno de Los Chingas, despierta hoy la admiración en España, incluso de un cineasta que hará una serie de su vida.

Albana Sanz. Foto: Fernando Ponzetto
Albana Sanz. Foto: Fernando Ponzetto

Albana Sanz, la maestra que nació y se crió en la pobreza en Los Palomares en el barrio Casavalle, y que se convirtió en la mejor maestra de Cataluña en España, inspira hoy a colegas uruguayos, a las autoridades de Primaria y también al director de cine, nacionalizado en España, Fernando Vallejo, que ya trabaja en una serie de Televisión sobre su vida y sobre cómo trabaja en sus aulas la educación emocional. Definitivamente, la vida de Albana, ya no es la misma desde que concedió una entrevista en agosto de este año a El País.

—¿Qué cambió en su vida tras la nota que le realizó Renzo Rossello para la Revista Domingo de El País?

—Tuvo una publicidad y una difusión bastante importante, al punto que a través de lo que es la prensa digital, ha llegado a todo el mundo, incluso a la vista de Fernando Vallejo que es un director y guionista de televisión, y me propuso conocernos para hacer una serie de TV. A mí me venía muy grande esto de que alguien se fijara en mí para hacer una serie.

—¿Qué es la educación emocional?

Es una acción continua y sistemática que introducida dentro de los programas escolares construye niños con ciertas competencias emocionales, que ayuda, de alguna manera, a vivir en una sociedad con cierto grado de armonía y que incluye diez sesiones puntuales en el año. Se trabaja con los alumnos, por hora y media, una vez al mes. Y lo que logramos es tratar de crear en definitiva, un clima propicio en el aula para que se pueda fomentar el aprendizaje. Una buena gestión de las emociones incluye que el niño esté preparado para aprender.

En Uruguay, 20.000 alumnos faltaron más de 50 días a clase en 2017. ¿En qué medida podría solucionarse el problema de las inasistencias en Primaria a través de la educación emocional?

—Yo creo que a través de toda acción que vaya al fortalecimiento de la persona, al encuentro de la persona. Un niño cuando está en un aula y se siente que es un lugar que le gusta estar, porque los olores que hay en la escuela le son agradables, porque las sensaciones que recibe en la escuela le son gratas, por ahí tiene una profesora que le dice, tú puedes, yo puedo confiar en ti, puedes ser la mejor versión de ti mismo. Tiras para adelante en la vida, y mañana seguramente lo que has hecho hoy, es tan excelente que lo superarás con creces y claro, el niño se siente que no quiere defraudar a la maestra y al otro día, lo tienes en la clase. Tú no te vas de un lugar en el que eres querido, eres bien tratado, te encuentras en un lugar agradable y cómodo. No te vas de la escuela, tú intentas quedarte.

Albana Sanz. Foto: Fernando Ponzetto
Albana Sanz. Foto: Fernando Ponzetto

—¿Coincide con colegas que recurren al paro como una opción para reivindicar sus derechos?

La labor de los sindicatos es muy buena siempre porque defienden los derechos de los trabajadores, pero también tendríamos que mirar al niño, porque cuando las escuelas están cerradas, los niños están en el barrio. Si bien existen servicios de emergencia, que evidentemente hay, yo creo que en alguna medida, desde los sindicatos, tendrían que comenzar a tomar en cuenta la variable de peso, que es, cuántos profesores van entrando al colegio y cuánta gente quizás no esté de acuerdo con estas medidas sindicales. Nos importa la educación, pero no entendemos paralizarla, podríamos, por ejemplo, enlentecer la administración y los actos administrativos pero no quitemos días a los niños, que sumados a las ausencias son más días que no van a la clase.

—Las autoridades educativas plantean la repetición como la última alternativa en casos de niños con mala calificación o niveles altos de ausentismo escolar. ¿Es este el camino?

La repetición siempre tuvo como objetivo fundamental darle al niño la oportunidad para poder aprender. La repetición tendría que ser de un año para el niño. No podemos tener un niño de nueve o 10 años en un primero, porque los intereses sociales son diferentes, los juegos son diferentes y la manera de ver la organización y la dinámica escolar es diferente.

—¿En qué falla la educación local?

Yo creo que a veces estamos fallando desde mi punto de vista, en tramos, es este desgano, es esta desmotivación, no va más, es todo lo mismo, ese desgano que se ve en la gente, esa apatía que se ve. Hagamos algo por el otro, porque la indiferencia es lo peor. Ahora vemos en el paisaje cotidiano de Montevideo, este tipo de casas con rejas, vemos un país con violencia. Cuando uno ve tantos policías en la calle, es porque hay un estado de alerta, porque si no hay una invisibilidad policial.

"Los Chingas siempre fueron problemáticos y siempre iban un poco más allá del niño más travieso de la clase"

Albana Sanz encarna una increíble historia de superación personal.
Albana Sanz

—El gobierno reubicó a las familias que vivían en Los Palomares porque entre varias cosas, constató que bandas criminales las obligaban a abandonar su vivienda. ¿Qué rol debería desempeñar la educación en este tipo de escenario?

Yo fui profesora de uno de Los Chingas, siempre fueron problemáticos, y siempre iban un poco más allá del niño más travieso de la clase, si un niño robaba una cartera, pues ellos te robaban el coche y después se enorgullecían, un ejemplo que me lo estoy inventando. Lo que veo que está fallando no es la educación, lo que veo que están faltando son modelos a seguir. Las familias están desarticuladas, y hoy por hoy te encuentras con abuelos de 30 años, cuando a este le tocaba ser padre, no abuelo. Ahora en campaña, espero que estos futuros gobernantes en lugar de lapidar y criticar al otro precandidato, se focalicen en la educación para tratar de que permanezcan en las escuelas, no creando más escuelas, este país tiene muchísimas.

—¿Piensa que hubiese podido brillar como lo hizo en España si hubiera tenido que ejercer la profesión en Uruguay?

Creo que no, y no porque no hubiese progresado a nivel de escalafón docente, sino porque en Uruguay no me hubiese gustado seguir avanzando. Ocurre que en Uruguay no existe una política para reconocer a los docentes.

—"A esta niña la cabeza no le da", le dijo su maestra cuando era apenas una niña. ¿Le agradece por haberte dado el impulso que la llevó a ser la maestra del año en Cataluña?

—Bueno yo creo que sí porque jamás de los jamases se puede decir a un niño que no se puede. A los niños les tenemos que dar para adelante con el carro de su vida, que seamos los que impulsen el carro, no los que pongan palos.

Carmen Albana Sanz

En el barrio y en su familia la llaman por su segundo nombre, es maestra en educación primaria pero ha cursado dos maestrías en educación emocional. Desde hace 15 años reside y trabaja en Barcelona con una actuación destacada. En 2017 recibió el premio de Maestra del Año en Cataluña por la Fundación Jordi Sierra i Fabra. Y ahora “volvió al barrio” para ayudar a los maestros a aplicar los programas de educación emocional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)