UPM

Un acuerdo intenta poner fin al "país de los abogados"

Técnicos finlandeses formarán en ciencia forestal y aplicada.

Un cambio supone un desafío para jueces, fiscales y abogados. Foto: Gerardo Pérez
 Foto: Gerardo Pérez

Cuando las máquinas de la segunda planta de UPM se pongan en marcha —si se efectiviza— se necesitarán miles trabajadores entre directos e indirectos. Pero Uruguay "carece de una fuerza laboral capacitada" para satisfacer tal demanda, dijo Eduardo Pereyra, director del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).

Esa falta de capacitación específica hizo que el Inefop decidiera recibir la ayuda técnica de un conglomerado de tres universidades públicas de Finlandia. Los profesores finlandeses formarán a 20 docentes uruguayos sobre la industria de procesos y a su vez los uruguayos enseñarán a los estudiantes locales.

De ahí que el acuerdo vaya más allá de la realización o no de la planta de UPM, señaló el presidente del Codicen, Wilson Netto. Es que en Uruguay "hay faltante de docentes, más aún en ciencias, y hay una cultura" que privilegia los estudios humanísticos.

Según Netto es necesario que Uruguay cambie su matriz educativa, que deje de "ser un país de abogados" y tome aspectos de Noruega que es "un país de ingenieros".

En algunos rincones del país, recordó el profesor de Física, las únicas opciones de bachillerato son ramas humanísticas. De los estudiantes que ingresan a la Universidad, la mitad sigue carreras humanísticas. Y de los que hacen ciencia, la mitad de ellos lo hace en orientaciones vinculadas a la Medicina.

La formación en procesos industriales y en forestación estará centrada en estudiantes de educación media superior y en carreras terciarias (tecnólogos). Sobre todo se hará énfasis en las zonas del interior del país cercanas a la instalación de la planta de celulosa. "Es una herramienta de descentralización, oferta laboral y, con esto, de capacitación", dijo Pereyra.

Pero también es "una oportunidad de ciencia aplicada". Es que las tres universidades finlandesas —que tienen una población de 34 mil estudiantes, el 25% de los universitarios de ese país— tienen una impronta de educación dual: combina el trabajo con la teoría.

"Ese y la oportunidad laboral es el mejor incentivo" para que los estudiantes uruguayos se vuelquen a este tipo de capacitación, explicó Pereyra.

Netto explicó que el incentivo nace desde la escuela y de cómo se enseña Matemática y Física, pero dijo que además de la cultura importan "las oportunidades, los laboratorios, la inversión" y que este proyecto va en este sentido.

El proyecto piloto, que usará una plataforma digital, será la base, dijeron, de "futuras exploraciones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º