No aceptan que se pague más por presentismo

Educación: sindicato va al choque con Muñoz

El clima de beligerancia se hace sentir. Entre los sindicatos de la educación y las futuras autoridades no hay tiempo para treguas. Se debaten cambios. Se especula cómo se va a repartir el presupuesto. Y, sin concesiones, los profesores ya advierten que lo que se ve hasta ahora, no les gusta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fenapes y ADES ya adelantaron que 2015 será un año de conflictos. Foto: F.Flores.

"Cuando te venden lo que van a hacer con la educación parece una propaganda de jabón en polvo. Creen que los estudiantes son como una prenda, que los van a meter adentro del lavarropas y que con un polvo mágico van a solucionarlo todo. Venden un producto, no se dan cuenta que la realidad es compleja, que el proceso educativo es complejo", advirtió el secretario general de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), Emiliano Mandacen.

También en entrevista con El País, el secretario general de la Federación Nacional de Profesores de Educación Secundaria (Fenapes), José Olivera, había advertido que 2015 iba a ser, seguramente, "un año de movilización sindical". Es que hay mucho en juego. Mientas no se llegue al 6% del Producto Bruto Interno (PBI) para la educación, se debe discutir cómo se reparte lo que hay.

La futura ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, está tratando de frenar los conflictos. Se reunió con los sindicalistas. Anunció la creación de un Consejo Consultivo, donde se informará al gremio los pasos que se den. Sin embargo, Mandacen dijo que "no se va a hablar por hablar".

"Lo que queremos es una discusión más profunda. Una discusión seria. Ya basta de discusiones burdas", reclamó.

Choque.

En una entrevista publicada ayer por El País, la futura ministra, Muñoz, dio algunas pistas de lo que pretendía cambiar. A los docentes ya no les gusta nada cómo piensa. En campaña, el presidente electo, Tabaré Vázquez, prometió destinar el 6% del PBI para la educación —hoy se invierte el 4,7%. La discusión, claro, está en cómo se reparte. La ministra electa dijo que es indiscutible que una parte deba ir para salarios. El tema es que aclaró que los aumentos se deben distribuir según otros criterios: que se debe establecer un mayor pago por presentismo, que deben ganar más aquellos que trabajen en liceos con contexto crítico y que también tienen que recibir mayores prestaciones aquellos que tomen, al menos, 20 horas en un solo centro educativo.

Para Mandacen, según declaró a El País, la ministra lo que hace "es tirar titulares, pero no habla de los temas de fondo". Y dijo no estar de acuerdo con que ninguna de estas tres variantes impliquen un mayor salario para el profesor.

"La lectura sobre el presentismo, que va de la mano de la lectura sobre el ausentismo, es equivocada. La realidad es que la mayoría de los docentes hoy por hoy concurren a sus trabajos. Y, para aquellos que no concurren sin justificar los motivos, ya la jerarquía tiene todos los elementos para proceder. Las faltas suelen ser por enfermedades, y estas se van a disuadir una vez que los docentes ganen bien y trabajen menos horas", sostuvo el sindicalista.

Sobre el pago según la zona en que trabajen los docentes, advirtió que "lo que uno necesita es que en todos los liceos haya buena educación", y que no se debe dar prioridad a unos sobre otros. Muñoz también deslizó la posibilidad de hacer que los profesores con más experiencia vayan a trabajar a los centros de los lugares más pobres, debido a que en estos, salvo contadas excepciones, es donde se dan los peores resultados. Sobre esto, Mandacen advirtió que esta idea ignora que "la profesionalización docente no pasa tan solo por el transcurso de la edad" y que "hay profesores jóvenes que están muy bien preparados". Además, añadió que esto tampoco podría realizarse teniendo en cuenta el grado de cada profesor, ya que, hasta ahora, el sistema establece que "el grado aumente por los años y no por la capacidad de los docentes".

Sobre el tercer punto, la intención de apuntar a cargos de alta dedicación, Mandacen manifestó que el sindicato también aspira a que "se profesionalice de una vez por todas el trabajo docente, con 20 horas de trabajo por centro", pero que también se les dé espacio a los docentes para brindar apoyaturas, para generar investigaciones y que se tengan en cuenta las horas que estos trabajan en sus hogares. Por otra parte, contestó a Muñoz que "si el docente no trabaja en un solo centro educativo, no es porque no quiera", es porque "necesita otro trabajo para complementar su olla, para comer".

El sindicalista señaló que el 6% del PBI para la educación, objetivo sobre el que Muñoz reconoció que se alcanzará recién al final del período de Vázquez, es "solo un piso" y que "se debe apuntar a mucho más". También advirtió que, además de los salarios, se necesita "poner el ojo en las condiciones de aprendizaje" y que "no puede pasar que en los liceos sigan faltando materiales pedagógicos". Además, pidió que "los centros sean mucho más chicos, con menos estudiantes".

"Planteo por la repetición de Puente es superficial"

Días atrás, en entrevista con El País, la directora general de Secundaria, Celsa Puente, quien mantendrá su cargo en el gobierno de Tabaré Vázquez, advirtió no estar de acuerdo con la repetición. "Nadie repite porque sí. Cuando esto pasa lo que se demuestra es una falencia del joven, del sistema o de ambos. Entonces, cómo voy a pretender darle lo mismo y que le vaya bien. Es como darle a una persona una Aspirina y como no le saca el dolor de cabeza, le doy dos", justificó la jerarca. Y en el mismo sentido se expresó la futura ministra, María Julia Muñoz.

Estos dichos molestaron al gremio de profesores en Montevideo. Su secretario general, Emiliano Mandacen, sostuvo que le "extrañó que una directora general de Secundaria hable con esa liviandad"

"Lo perverso es que los gurises que tienen condiciones materiales y soporte salen adelante en el sistema educativo, y los que no tienen esto, no. Esto es lo que hay que discutir. Lo que dijo Puente es de una superficialidad conceptual que es asombrosa. ¿Y esta señora va a dirigir durante todo el próximo período la educación Secundaria? ¿Con esa superficialidad que plantea?", se preguntó.

LAS ASPIRACIONES DE LOS JERARCAS

Muñoz: privilegia el rol del mec

Muñoz rompió esta semana el silencio y lanzó algunas líneas por donde va a encaminar su gestión. Dijo que se mantendrá la autonomía del Codicen, pero que se le brindará "apoyos" para la tarea que tienen por delante. Va a haber reuniones seguidas entre los jerarcas del MEC y los del Codicen, lo que deja entrever una mayor participación de la cartera en el gobierno de la educación. También se va crear un Consejo Consultivo, del que van a participar las autoridades del Ministerio, el consejo de la ANEP y también los profesores. Muñoz dijo que su aspiración es que el aumento de sueldo que recibirán los profesores esté atado a ciertas variantes, como ser el presentismo, la zona en que trabajan los docentes y el tiempo que se desempeñan en un solo centro.

Puente, una señal de continuismo

Durante la campaña, el presidente electo, Tabaré Vázquez, prometió "cambiar el ADN de la educación". Para la directora de Secundaria, Celsa Puente, la continuidad de ella y de varios jerarcas tiene que ver con que "el ADN de la educación ya se está cambiando". Según dijo la semana pasada en una entrevista con El País su plan es que "todos los niños que egresan de sexto de escuela, con sus características, puedan acceder a un sistema educativo adecuado que les permita llegar a cumplir ciertos objetivos de desarrollo". Advirtió que no está de acuerdo con la repetición. Y dijo que trabajará en pos de que se expanda la creación de "profesores cargo", que trabajen al menos 20 horas en un solo centro educativo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)