EL ACUERDO CON LOS SINDICATOS DOCENTES

Educación pública: dos años de "paz sindical"

Los sindicatos aceptan oferta oficial de antes del conflicto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente del Codicen revisa el convenio con el ministro de Trabajo Foto: F. Ponzetto

El gobierno le ganó la pulseada a los sindicatos de la educación pública. En la tarde de ayer la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) y la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) firmaron el acuerdo con las pautas salariales que les ofreció el Poder Ejecutivo, y que habían sido rechazadas en más de una ocasión por los profesores y los maestros agremiados.

Uno de los puntos del convenio que fue firmado, dice que para el año 2020 los funcionarios docentes, grado uno, llegarán a cobrar un salario base nominal de $ 25.000, teniendo una carga horaria de 20 horas semanales, cuando los sindicatos pretendían $ 30.000 por la misma cantidad de horas.

El convenio establece una cláusula de paz hasta el 31 de diciembre de 2017 que impide a los sindicatos hacer paros en reclamo de mejoras salariales.

A este convenio se llegó luego de un año marcado por una conflictividad pico en la educación pública, una huelga que paralizó las clases en Secundaria casi un mes, una ocupación de la sede del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) que terminó en duros enfrentamientos con la policía, y el procesamiento de varios activistas radicales que participaron de hechos de violencia.

En el transcurso del conflicto, el gobierno también fue duramente cuestionado por los sindicatos de la educación, e incluso por su propia fuerza política, luego de que el presidente Tabaré Vázquez decretara la esencialidad en los servicios para que los docentes corten las medidas de paro y vuelvan a las aulas a dar clases.

"Yo no me voy a hacer el distraído, la esencialidad fue la medida más negativa del período de gobierno y afectó al Uruguay en su conjunto", aseguró ayer en conferencia de prensa, luego de la firma del acuerdo, el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira.

El sindicalista criticó la medida del Poder Ejecutivo mientras que la ministra de Educación, María Julia Muñoz, y el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, lo escuchaban atentamente. Muñoz dijo a El País que "lo más importante es que se está celebrando un acuerdo, todos los conflictos terminan y este por suerte terminó muy bien con un acuerdo de todas las partes, satisfactoriamente, con buen diálogo".

ADES en contra.

Por su parte, ADES Montevideo, uno de los sindicatos más radicales, que terminó quedando solo con el conflicto a sus hombros luego de que los maestros y los profesores de UTU cortaran las medidas de paro en el mes de septiembre, asegura que no está de acuerdo con el convenio firmado en la tarde de ayer entre las autoridades de la educación y la Fenapes.

"Esto fue evaluado el viernes en una asamblea general de ADES y salió por amplia mayoría la oposición a firmarlo, más del doble de los votos expresaron estar en contra de esto", dijo a El País el dirigente de ADES, Javier Iglesias.

El sindicalista informó que "es la cuarta vez que se vota en contra de la propuesta que hace el gobierno, porque desde el punto de vista salarial está muy lejos de los reclamos que se están haciendo".

Sobre la cláusula de paz que aparece en el noveno punto del convenio, Iglesias indicó que "no hay antecedentes" entre los sindicatos de la enseñanza y la ANEP de acuerdos de este tipo.

"Igualmente está claro que esto busca generar el efecto de no movilizar a los compañeros, de generar la idea de que los sindicatos no podrán movilizarse estando vigente este acuerdo", sostuvo.

Iglesias agregó que de todos modos "la cláusula se acota solamente a las cuestiones que están contenidas dentro del acuerdo" salarial.

"Si el día de mañana nos queremos movilizar por otra cosa que no sea salarial, podemos hacerlo, para dar ejemplos, si queremos parar por reformas educativas, por planes y programas, por cuestiones edilicias, podemos hacerlo, nadie nos impide nada, es mentira lo que dice el ministro Murro de que no vamos a poder parar o tomar medidas, él quiere dar ese idea públicamente, pero no es así", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados