CÁNONES DE LA BELLEZA A DEBATE

Edila de Canelones fustiga los concursos de belleza

Un tema que genera preocupación en la Junta canaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La elección de reinas y misses no pasa inadvertida para legisladores de Canelones. Foto: AFP

La Junta Departamental de Canelones oyó días atrás una curiosa exposición de la edila Lydia Biere, quien manifestó su disconformidad y su postura crítica con los concursos de belleza.

Biere recogió "denuncias documentadas que mujeres canarias nos han hecho llegar", y se ocupó de buscar información "para poder introducirme en el tema", que no domina por experiencia propia.

Así, logró saber e instruir al pleno de la Junta que los concursos de belleza "se convirtieron en lo que son actualmente durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, cuando las reinas de belleza se reclutaban para vender bonos, colaborando así en la financiación de las guerras, además de entretener a los soldados que eran enviados a la línea de fuego".

A partir de ese origen bélico y de dudosa moralidad, como dejó entrever, la edila aseguró que "el desarrollo de estos concursos no tuvo la más mínima aceptación por parte de amplios sectores de la sociedad, pero hasta hoy gozan de muy buena salud, y se han instalado en Latinoamérica con el apoyo de empresarios que buscan fomentar negocios, turismo o la cultura del machismo.", dijo.

Antes de entrar de lleno en lo que ocurre en Canelones, Lydia Biere fustigó la elección anual de Miss Universo, que "mueve enorme cantidad de dinero en todo el mundo", y que se realiza "bajo las reglas de la MUO Magazine —que es propiedad de Donald Trump, resaltó mostrando hasta dónde llegaba su dedicación al estudio del tema.

"Públicamente, a la sociedad se le trasmite que una Miss Uruguay irá a concursar por un título universal, lo que tampoco es verdad, porque existen otros concursos donde se mezclan con ganadoras de concursos que se realizan en Punta del Este en verano", dijo.

"Es así como vemos en nuestro país una gran cantidad de concursos, asociados a Miss Mundo, Miss Universo y Miss Atlántico, que van tras el mismo fin: colocar a la mujer como objeto sexual".

Ideal hegemónico.

De las críticas hacia Miss Universo, la edila pasó entonces a exponer lo que ocurre "en nuestro departamento, donde existen algunos concursos canarios de elección de miss, reina y princesa", lo que la llevó a cuestionar "su difusión como actividad cultural y turística, ya que no son ni una cosa ni otra", aseguró.

La edila Biere entiende que "la belleza no es un hecho objetivable, y la forma de querer calificarla supone una situación discriminatoria y violenta, que refuerza la idea sexista de valorar a las mujeres por cómo se ven en relación con patrones estereotipados que conforman el ideal de belleza hegemónico".

Hundiendo el bisturí más a fondo en la herida que ya había infligido a los cánones hegemónicos, la curul sostuvo que "los ideales de belleza se han ido modificando a lo largo de la historia, pero siempre son pensados para la gran industria de un puñado de multinacionales que impulsan al consumo de vestimenta, cosméticos, joyas, hoteles y automóviles".

Y dijo que seguir esos modelos "idealizados e irreales" que la publicidad asocia a las medidas "90-60-90" implica para las mujeres "grandes esfuerzos físicos y psicológicos, muchas veces nocivos para su salud".

Para sostener esa aseveración que hizo levantar las cejas a algunos de los asistentes, la edila explicó que "tanto las cirugías plásticas como las dietas buscan avanzar hacia un cuerpo seriado y estereotipado, incidiendo a nivel anatómico. Aparecen trastornos alimenticios serios, como anorexia y bulimia, o se empieza a consumir anfetaminas para reducir a cero el apetito".

Además de los estándares físicos que criticó con dureza, también se refirió a los "estándares de comportamiento" que se exigen a las participantes de los concursos de belleza, como "el cumplimiento de ciertas normas" bajo riesgo de ser "destronadas" o despojadas del título de Miss.

La edila solicitó que la versión taquigráfica de su exposición fuera remitida a la prensa, pedido al que la Junta Departamental dio curso, como queda aquí acreditado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados