MEDIDAS ECONÓMICAS

Economía, flanco para oposición

Semana difícil para el gobierno por la sucesión de datos negativos que abrieron el debate.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP.

Tres números dejaron esta semana en evidencia que el estado de la economía actual no es el mejor. La oposición encontró un nuevo flanco en el gobierno de Tabaré Vázquez, el que consideran fue "soberbio" al defender un Presupuesto con "abultados aumentos de gasto" que lo ató de manos ante una inflación elevada y un dólar en ascenso. Los analistas van a lo concreto y creen que las autoridades deberían evitar ajustes de salarios según la inflación, acotar el gasto —algunos incluso hablan de suba de impuestos—, y tomar medidas sobre el dólar (ver nota aparte). Es que ya se advierte que 2016 es peor a lo esperado, y surgen dudas respecto a si en 2017 se podría configurar el repunte proyectado por las autoridades en el Presupuesto.

El martes se conoció que las cuentas del gobierno cerraron el año a enero con un déficit equivalente a 3,8% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto es, se gastaron US$ 2.080 millones más que los ingresos que se tenían (que descendieron por la desaceleración económica), según la información divulgada por el Ministerio de Economía y Finanzas. El rojo de las cuentas públicas es el máximo para 12 meses desde el año cerrado a junio de 2003, cuando había alcanzado a 4,5% del Producto.

Ese mismo día el dólar llegó a $ 32,508 en el mercado interbancario, un valor que nunca había alcanzado desde el 1° de marzo de 1993 cuando comenzó a regir el peso uruguayo como moneda nacional. El máximo anterior fue el 10 de septiembre de 2002, en plena crisis —tras abandonar el sistema de banda de flotación que permitía una devaluación controlada— cuando alcanzó a $ 32,40.

El gobierno no tardó en lanzar la alerta primero en boca del presidente Vázquez que habló de que cuidar el grado inversor es su desvelo, y luego por la del ministro de Economía, Danilo Astori, que planteó que "la desaceleración (de la economía) es un poco más importante de lo que esperábamos".

Las declaraciones de Astori se dieron luego de que el jueves se batiera otro récord al conocerse que la inflación anual a febrero rompió la barrera psicológica de 10% y llegó a 10,23%, alcanzando por primera vez dos dígitos desde agosto de 2004. Pero el dato fue abonado con un anuncio de aumento del boleto, que en un año lleva un incremento de 16% superior a la suba generalizada de precios, lo que hace que para algunos viajar en ómnibus ya no sea más barato que hacerlo en auto. Esta suba presionará al alza la inflación de marzo.

El senador colorado Pedro Bordaberry comentó que el ministro Astori "hace mal en empezar a culpar a otros de la inflación", y enfatizó que "todos sabemos que es por lo que ha hecho el gobierno y su desorden en el gasto". "Le venimos avisando a Astori y al gobierno desde comienzos del 2013 de esto; no debe buscar la paja en el ojo ajeno sino la viga en el propio", escribió el senador en Twitter. Agregó que "hace dos años y medio, de callado en una rendición de cuentas, sacaron la cláusula gatillo de salarios si se superaba el 10%; sabían" lo que iba a pasar. Hoy la cláusula "gatillo" está en 12%. Eso implica que si se llega a ese porcentaje anual de inflación se deben aumentar los salarios en el mes inmediatamente siguiente en ese porcentaje.

El senador nacionalista Luis Lacalle Pou coincidió en que hay "responsabilidad" del gobierno aunque no quiso hacer mayores comentarios. Lacalle Pou señaló que su posición es la que dio hace algunos días en la Torre de las Telecomunicaciones cuando pidió bajar los combustibles, no utilizar las tarifas para recaudar, y adoptar una "regla fiscal".

El líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo a El País que si bien los datos eran "esperados" le generan "gran preocupación". "Dijimos que el gobierno estaba viendo un comportamiento de la economía que no era el que iba a ocurrir y tenía una previsión de gasto desajustado. Ahora tenemos un problema serio que no se quiso prevenir. Se actuó con soberbia y con poca capacidad de reconocer que la realidad era más complicada. Ahora hay que hacer ajustes fuertes, pero no sé cómo porque surgen más presiones salariales. La Rendición de Cuentas espero que sea muy dura". Según Mieres, dentro del Frente Amplio "están acostumbrados a otra época y no han querido asumir que las cosas cambiaron y son de otra manera; hay además una herencia del gobierno anterior pésima porque disparó el gasto público de manera loca".

BATALLA

El gobierno cuenta con un escollo en su política para ajustar las cifras de cara a los próximos meses. El Pit-Cnt no está dispuesto a aceptar que los ajustes de salarios no contemplen la inflación y pretenden dar batalla pese a que el gobierno anunció que se plantará firme. Las pautas oficiales para la ronda de negociación colectiva sugieren hacer ajustes nominales y posponer los correctivos por inflación pasada hasta el segundo año de vigencia de los convenios, aunque, según datos del Ministerio de Trabajo, solo un cuarto de los acuerdos firmados adhirieron a ese lineamiento.

El punto de tensión, no obstante, está en el nivel de empleo. En enero fueron 42.919 los trabajadores en el seguro de paro, 7% más que en diciembre y 25,4% más que en igual mes del año anterior, según los últimos datos del Banco de Previsión Social (BPS). Según un documento elaborado por el representante de los trabajadores en el BPS, Ramón Ruiz, este incremento en los niveles del seguro de paro se explica básicamente "por la desaceleración económica que viene atravesando el país". Sin embargo en la central sindical sostienen que incluso aceptando las pautas oficiales no están garantizadas las fuentes de trabajo.

A mediados de año comenzarán a negociar varios grupos de trabajadores con remuneraciones deprimidas como los de las grandes superficies comerciales, los rurales y las domésticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)