El 10% de las que reciben ayuda vuelve a sufrir violencia

Duplican beneficios a mujeres víctimas

Desde 2009 a la fecha, 300 mujeres víctimas de violencia doméstica en el país recibieron la garantía de alquiler y el subsidio mensual por dos años del programa de "Respuestas habitacionales para mujeres en situación de violencia de género" del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y del Ministerio de Vivienda (Mvotma).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcha: en protesta por la muerte de 25 mujeres este año. Foto: Marcelo Bonjour.

Los beneficiarios aumentan a 1.100, ya que también están incluidos los hijos de las víctimas.

De esas 300 mujeres, un 10% volvió a ser víctima de violencia física, psicológica o sexual por parte de sus parejas, pero la situación se dio con otros hombres, no con el mismo que fue el agresor al momento de recibir la ayuda del programa.

Esa reincidencia se debe a que la violencia doméstica es "una problemática muy frecuente en Uruguay. El 75% de las mujeres reconoce haber vivido una situación de violencia en la pareja ya sea física, económica o sexual", dijo a El País Mariella Mazzotti, directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) del Mides.

Por otra parte, más de la mitad de las 300 ya no recibe el subsidio y "está desarrollando su vida en forma autónoma", indicó Mazzotti.

Este año se duplicará el presupuesto para este programa, lo que significa que se entregarán 200 garantías de alquiler, en lugar de 100.

A través del programa la víctima de violencia recibe la garantía para poder alquilar y un subsidio mensual de hasta 12 Unidades Reajustables (UR) ($ 9.732) por dos años.

Las mujeres que reciben la garantía y el subsidio "siguen vinculadas a los equipos psicosociales, se les sigue dando apoyo emocional para reorganizar su vida y para recomponer su trayectoria laboral", dijo Mazzotti.

Ayer la Coordinadora de Feminismos UY realizó una marcha de protesta desde la plaza Independencia a la plaza Libertad por las "25 mujeres asesinadas por violencia machista" en el país.

30% de agresores no quiere rehabilitarse

Entre el 70% y 75% de los hombres que usan las tobilleras electrónicas por disposición judicial por agredir a mujeres y un 80% y 85% de sus parejas víctimas de violencia doméstica en Montevideo concurren al servicio de asistencia psicológica que les ofrece el Ministerio de Desarrollo Social. No asisten en un 100% porque no es obligatorio. "Con ese servicio la idea es que los hombres empiecen un proceso de cambio de su forma de actuar", dijo Mazzotti, directora de Inmujeres.

Desde febrero de 2013, cuando comenzó el sistema, se colocaron 409 tobilleras. Hoy hay 114 activas en Montevideo, Canelones y Ciudad del Plata. El servicio del Mides se da solo en Montevideo, pero prevén extenderlo a Canelones y San José.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados