INSEGURIDAD

Doble crimen estremece a barrio Piedras Blancas

Jubilado no quería que limpiaran su casa; sufría depresión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policias buscaban indicios del doble crimen y posterior autoeliminación. Foto: A. Colmegna

El hijo del matrimonio salía de su casa ubicada en los fondos de la mano de un niño pequeño. Por una ventana vio que su padre, O.M. de 76 años, apuntaba a su madre, G.S. de 70 años. Luego escuchó el estampido del balazo. La empleada, S.A., de 44 años, se encontraba en otra habitación. Observó el desenlace y corrió hacia el exterior de la casa en un intento por huir. El hombre disparó dos veces. La empleada cayó y falleció poco después.

Según declaró el hijo a los funcionarios de la Seccional 18a (Piedras Blancas), su padre caminó hasta el living de la casa y allí se pegó un tiro en la boca. También murió. El movil del crimen, cuyo escenario fue una vivienda situada en Maratón y José Belloni, aún no esta del todo claro. Informaciones primarias recogidas por los policías señalan que el hombre no quería que una empleada ingresara a la casa a limpiarla.

Pese a la oposición de su esposo, en la mañana de ayer, G.S. llamó otra vez a la empleada para que limpiara la casa. "El desorden de la vivienda era notorio. Se trataba de una vivienda en buen estado pero humilde", dijo una fuente policial a El País.

El matador no tenía antecedentes por violencia doméstica. El hijo, a su vez, señaló que O.M. jamás tuvo un episodio violento con su familia.

Los dos hijos del homicida declararon a la Policía que su padre —un jubilado de la cooperativa de ómnibus Raincoop— sufriría de depresión y estaba medicado, según señalaron operadores judiciales.

Los dos hijos del matrimonio vivían cerca: uno en los fondos y otro en la vereda del frente. La nuera del matrimonio salía en su auto cuando escuchó los tiros. "Pensé que era n fuegos artificiales", dijo a la Policía.

En la madrugada de ayer, una muchacha de 22 se ahorcó en La Blanqueada. Sus padres, que se encontraban en Colonia, la llamaron en varias oportunidades. Al ver que no contestaba el teléfono, regresaron a la casa. La joven dejó cinco cartas.

Récord.

Si se incluye los dos casos ocurridos ayer, 28 mujeres fueron ultimadas por familiares y parejas en 2015.

En el primer semestre de este año, la violencia intrafamiliar fue la tercer causa de muerte en el país y representó el 14% de los 154 homicidios ocurridos en ese período, según el Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior.

Tanto el Ministerio del Interior como la oposición consideran que este año cerrará con un récord de homicidios.

En 2014 se registraron en todo el país 262 homicidios, apenas cinco menos que en 2012, el año hasta ahora récord con 267.

En este 2015 el Ministerio del Interior admite que hubo un alza de este delito, en tanto Fundación Propuestas (Fundapro), institución vinculada al Partido Colorado que hace un seguimiento de las cifras de criminalidad, registró hasta este jueves 17 de diciembre un total de 274 homicidios "criminales", a los que suma otros seis "justificables", que es cuando un policía mata a un delincuente en un enfrentamiento con un arma oficial. A esas cifras se le debo sumar las dos muertes de ayer.

El viernes 18, durante el acto de conmemoración del 186° aniversario de la Policía Nacional efectuado en la Plaza Independencia, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi dijo que los homicidios aumentaron en 2015 por conflictos entre delincuentes y violencia doméstica.

Bonomi agregó que los hurtos, arrebatos y rapiñas bajaron en los últimos meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º