UN JUEZ ORDENÓ REVISACIÓN MÉDICA

Diyab rechazó otra vez a los médicos y hace más exigencias

Un juez había dispuesto que fuera revisado; lleva más de 60 días de ayuno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juez dispuso que tres médicos visitaran a Diyab con un agente policial. Foto: D. Borrelli

El refugiado Jihad Diyab fue visitado ayer por tres médicas del Instituto Técnico Forense por disposición del juez Nelson dos Santos, pero no pudieron revisarlo debido a que el sirio se opuso. Diyab cumplió ayer su día número 63 de huelga de hambre y se encuentra sumamente debilitado. Las profesionales fueron acompañados por un agente de Inteligencia de la policía que tomó fotos del apartamento en el que se encuentra Diyab.

El Ministerio de Salud Pública había presentado una denuncia acerca de la imposibilidad de que médicos de ASSE atendieran al exrecluso de Guantánamo cuando volvió a entrar en estado de inconsciencia, presuntamente porque las personas que acompañan a Diyab no lo permitían.

Tras esa denuncia, el juez Nelson dos Santos ordenó que una junta médica revisase a Diyab. Las médicas y el agente estuvieron unos 45 minutos en el apartamento y se retiraron sin hacer comentarios, aunque se pudo oír al agente confirmar por teléfono, seguramente a un superior, que Diyab se encontraba acostado.

Las que sí hablaron fueron Ana Claudia de León y Alejandra de Bittencourt dos activistas que están acompañando a Diyab que sostuvieron que la denuncia del Ministerio se basaba en una falsedad porque el entorno del sirio siempre facilita el acceso al apartamento a los médicos.

Lo que ocurre, explicó De Bittencourt, es que Diyab ha ratificado, en presencia de un escribano, que no quiere recibir suero, ser hospitalizado o revisado por médicos. Que se sostenga que el entorno de Diyab no permite que sea revisado "es como muy fuerte y es desviar los ejes", sostuvo De Bittencourt que se mostró molesta porque el agente de Inteligencia le hubiese tomado imágenes (De Bittencourt es una funcionaria de la Intendencia de Montevideo vinculada a grupos de izquierda radical).

Diyab continúa con su huelga de hambre y "seca" porque ahora reclama que el gobierno uruguayo le entregue copia de un carta a un quinto país (ya le entregó copia de las cartas que envió a Qatar, Líbano, Venezuela y Turquía) que muestre que no hay impedimento para que el refugiado salga del país legalmente, según explicó De Bittencourt. Este pedido fue analizado ayer por la Comisión del Refugiado (Core). También señaló que Diyab quiere que se le explique "claramente" por qué fue deportado de Venezuela y Argentina, porque él entendía que era un hombre libre con libertad de movimiento, señaló De Bittencourt. Con respecto a este punto, el viernes pasado el canciller Rodolfo Nin Novoa leyó la resolución del gobierno de Venezuela en la que se explicaba que, en virtud de la Ley de Extranjería de ese país, Diyab era deportado por haber ingresado allí sin visa.

Diyab cumplió ayer 63 días de huelga de hambre y está sufriendo calambres, dolores de cabeza, no tolera la luz y ha perdido musculatura, según explicó De Bittencourt. Su estado es "delicado" y se encuentra deshidratado, aseguró. Al sirio no se le está administrando suero aunque al comenzar la semana sí lo recibió porque estaba inconsciente. Su postura no se ha modificado: quiere irse de Uruguay a donde su esposa no quiere venir. Diyab ha marcado su preferencia por ir a un país musulmán.

En este contexto, y evidentemente agotado, Christian Mirza, que actuaba como interlocutor del gobierno con Diyab renunció a esa posición que desempeñaba en forma honoraria y su gestión fue agradecida en un comunicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores. "A este respecto, el Ministerio de Relaciones Exteriores confirma que el Lic. Mirza realizó todos los esfuerzos posibles para el alcance de una solución exitosa, utilizando los medios adecuados y correspondientes para el cumplimiento de su función" señala el comunicado. Mirza había dicho a El País que sentía que ya no podía ser parte de una solución y que ya no estaba en condiciones de comprender el porqué de las exigencias de Diyab. Aún así, seguirá siendo el interlocutor con los otros cinco refugiados.

La Cancillería ha exhortado reiteradamente a Diyab a que levante su huelga de hambre y "seca" y le ha dejado claro que su familia cuenta con toda la documentación necesaria para venir a Uruguay si así lo quiere. "Al día de la fecha los documentos de viaje, autorizaciones de visa y gastos de traslado de su familia, se encuentran listos y cubiertos para que ésta viaje al país, para lo cual dispone además, de la vivienda adecuada para recibirla".

Médico de asse es escéptico.

El médico Jorge Bermúdez, que ha revisado a Diyab no cree que esté en huelga de hambre, según dijo al portal Ecos. "Le hablo a título personal. No creo la versión de que no esté comiendo ni tomando nada", dijo Bermúdez. El médico agregó que en el entorno de Diyab "no creían que no estuviera en coma", sostuvo. "Se ponen medio belicosos cuando hacemos un diagnóstico que a ellos no les gusta", dijo. Notó "un gran interés en hacerlo pasar como que estaba en coma".

Activistas dicen que no impiden el acceso.

Los activistas que rodean a Diyab emitieron un comunicado en el que cuentan que el martes se presentó en el apartamento en donde está el sirio un enfermero de ASSE para realizar una extracción de sangre, acompañado por el doctor Francois Borde. Diyab no quiso ser examinado en ese momento y así se le dijo a Borde. "Podía pasar a conversar con el propio Diyab para tratar de convencerlo, como han intentado tanto él como otros médicos en otras ocasiones en las que Jihad no aceptaba intervención médica, pero el doctor aparentemente no lo consideró pertinente en ese momento, pues se quedó unos minutos más conversando con los allegados y luego se retiró, despidiéndose cordialmente", aclara un comunicado del grupo "Vigilia por Diyab". Los activistas señalan que "nos indigna y nos sorprende mucho el hecho de presentar una denuncia falsa en momentos tan delicados". "Pensamos que las autoridades responsables de haber dado cabida a esta denuncia deberían dar alguna explicación a la opinión pública, al propio Jihad y a los médicos que se han encargado del caso, así como determinar responsabilidades y sanciones para quien haya presentado falso testimonio, agregan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)