GUANTÁNAMO

Diyab fue dado de alta y regresó a su casa en Montevideo

El canciller Nin Novoa dijo que se retomarán las gestiones para que la familia del exrecluso sirio viaje a Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jihad Ahmad Diyab. Foto: Reuters

El exrecluso de Guantánamo Jihad Diyab fue dado de alta en la mañana de este martes y regresó a su casa en Montevideo, informó Telenoche. El ciudadano sirio, que reside en Uruguay en calidad de refugiado, volvió al país desde Venezuela en la madrugada y había sido internado en el hospital Maciel.

Esta mañana, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, informó que se harán esfuerzos para traer al país a la familia de Diyab.

Según la exvicecanciller Belela Herrera en declaraciones a Sputnik, cuando llegó se le ofreció una silla de ruedas al bajar del avión, pero él la rechazó y prefirió caminar con sus muletas.

“Llegó mucho más delgado, pero de mejor aspecto que el que yo esperaba y también de mejor ánimo”, dijo Herrera, quien fue a recibir a Diyab junto con la vicedirectora de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Silvana Lesca.

En declaraciones a Montevideo Portal, el canciller confirmó que el sirio llegó al país y se encuentra bien de salud, en el hospital Maciel. “Incluso vino comiendo en el avión, yo no lo he visto pero me han informado. Con toda seguridad le van a dar el alta porque no tiene ningún inconveniente médico”, indicó.

Nin Novoa reiteró que Diyab no será recibido en Turquía y que también fueron rechazadas las gestiones para que fuera recibido en Qatar. Ante esta situación, se le propondrá volver a llevar a cabo las gestiones para traer a su familia a Uruguay, lo que se había iniciado cuando se trasladó a Venezuela.

Jon Eisenberg, abogado de Diyab, dijo a El País que "en mi opinión Diyab tiene una gran necesidad de compasión, asistencia y paciencia". "Ha sufrido mucho y necesita sanar. Mi plan inmediato es hablar con él por teléfono lo más pronto posible. Llevarlo directamente a un hospital sería una cosa buena. No sé nada sobre su seguridad, solo que ha estado haciendo huelga de hambre, lo que es muy preocupante", agregó.

Diyab llegó a Venezuela, después de atravesar Brasil, y se presentó en el consulado uruguayo en Caracas pidiendo ayuda para reunirse con su familia que huyó a Turquía para escapar de la guerra civil siria.

El sirio estuvo encerrado en la cárcel de Guantánamo desde 2002 hasta diciembre de 2014 cuando llegó a Uruguay junto a otros cinco ex presos que, como él, habían sido acusados de terrorismo. Los otros cinco, aunque con dificultades, parecen haberse adaptado a Uruguay pero Diyab nunca quiso quedarse en el país. No habla español y ha reclamado con insistencia que venga su familia, compuesta por sus tres hijas, su esposa y su madre. Estarían en la capital turca, Ankara, aunque también se maneja la posibilidad que hayan vuelto a Siria.

Diyab fue a Venezuela pensando que el gobierno chavista, por ser crítico de Estados Unidos y del funcionamiento de la cárcel de Guantánamo, lo ayudaría a reunirse con su familia, algo que no ocurrió. Estuvo recluido un mes en una oficina del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en el sur de Caracas. Allí hizo huelga de hambre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)