POLÍTICA Y RELIGIÓN

Diputados evangelistas replican a Topolansky: "Está cargada de odio"

La senadora criticó operativa política de iglesia evangélica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Topolanski: aprovechó charla en un comité para pasar un mensaje a políticos evangélicos. Foto: A. Colmegna

Diputados evangélicos rechazaron ayer las declaraciones de la senadora frenteamplista Lucía Topolansky (MPP), que había alertado por la "operativa política" de las iglesias evangélicas en Uruguay y considerado que "los peores fundamentalismos se dan cuando están pegados a la religión".

"Ha aparecido un fenómeno en toda América que es la operativa política de las iglesias evangélicas. En Uruguay intentaron hacer una bancada evangélica y el actual presidente de la Cámara de Diputados (Gerardo Amarilla) cuando dio su discurso de asunción dijo que estaba Dios y después la ley, en un país donde la iglesia está separada del Estado", subrayó en tono crítico la senadora en una charla que brindó el pasado jueves 25 en el comité de base "Venceremos", en Goes.

La senadora del MPP recordó que las instituciones religiosas "están exentas de cargas impositivas" y señaló que "hay que transparentar, para que no haya nada turbio". A su vez, llamó a "estar alertas" ante lo que calificó de "nuevo fenómeno" y advirtió que "los peores fundamentalismos en política se dan pegados a la religión".

Entre diputados, ediles y funcionarios del gobierno hay al menos 16 evangélicos trabajando en política. En septiembre de 2015, en una ceremonia en el salón del Centro Cristiano del Cordón, se realizó la "consagración" a los cristianos en el gobierno. Concurrieron a la cita los diputados nacionalistas Amarilla, Álvaro Dastugue y Benjamín Irazábal.

Ayer, estos mismos legisladores lamentaron las palabras de Topolansky. "Las expresiones de la senadora están cargadas de odio y discriminación a los que profesamos una fe. Estamos para servir al prójimo y lamento que se siga fomentando el odio y el enfrentamiento que no sirve para nada", aseguró Amarilla a El País.

Asimismo, sostuvo que los diputados evangélicos quieren "sacar a chicos de la droga y no fomentar el consumo" y "salvar la vida de los niños y no fundamentar su eliminación", en referencia a la legalización del aborto aprobada con los votos del Frente Amplio.

Por otra parte, negó que los "peores fundamentalismos" se produzcan cuando hay un vínculo entre la religión y la política, tal como sostuvo Topolansky. "Ella sabe de fundamentalismos porque su grupo alimentó el fundamentalismo y llevó al país a la lucha armada. No creo que la señora tenga argumentos para hablar de fundamentalismos", opinó Amarilla, presidente de la Cámara de Representantes.

Para el diputado nacionalista y pastor evangelista Dastugue, "las declaraciones de la senadora están llenas de rencor, resentimiento y poco espíritu democrático".

"Topolansky tiende a pensar que los evangélicos no somos ciudadanos comunes y corrientes y nos discrimina", enfatizó.

Según dijo, "esta no es la primera vez que Topolansky carga contra un grupo de trabajadores y los discrimina groseramente". "Fundamentalismo es lo que ella hace al realizar esas declaraciones", subrayó. "Creo que Topolansky tiene un importante error conceptual; que nuestro país sea laico no quiere decir que los que profesamos una cierta fe no podemos involucrarnos con el Estado", justificó Dastugue.

Irazábal es otro de los legisladores evangelistas que salieron al cruce de Topolansky. Más duro que sus compañeros afirmó a El País que las declaraciones de la senadora del MPP son "un disparate". "La senadora arranca faltando a la verdad, partimos de una mentira y quien parte de una mentira solo llega al absurdo. En ningún momento el diputado Amarilla dijo que iba a poner la ley de Dios sobre la ley de la tierra, dijo que se iba a someter a la Constitución y a la ley y las iba a cumplir. Una cosa es lo que él cree y otra es a lo que se somete", precisó.

A su vez, negó que los "fundamentalismos" religiosos sean "lo peor". Según dijo, en Uruguay el mayor fundamentalismo es la intolerancia con los que piensan distinto. Asimismo, consideró que la laicidad está "malentendida" al interpretarse como un anticlericalismo. "Si hablamos de fanáticos podemos decir que hay en el fútbol, en la política y la religión. Los que profesamos una fe hablamos del amor, la tolerancia y la paz", concluyó.

Bancada evangélica.

Los tres diputados evangélicos (Gerardo Amarilla, Álvaro Dastugue y Benjamín Irazábal) aseguraron a El País que desde que fueron electos no realizaron ninguna reunión como bancada para coordinar los asuntos parlamentarios.

Los tres pertenecen al Partido Nacional y afirman que ese es el único ámbito en el que intercambian opiniones sobre asuntos legislativos.

El colorado Fernando Amado fue el único en no votar a Amarilla como presidente de la Cámara de Diputados al argumentar que "es inaceptable que la ley de Dios esté por encima de las leyes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)