MIRANDA BUSCA EL ACERCAMIENTO

Diputado Mujica al borde de la ruptura con el Frente

El legislador admitió que a esta altura el ambiente es “irrespirable”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sus compañeros de bancada fustigaron su proyecto para eliminar topes. Foto: A. Colmegna

El clima de la bancada del Frente a esta altura es irrespirable", así define su relación con el resto de sus compañeros de partido el diputado disidente Gonzalo Mujica. El legislador presentó esta semana un proyecto de ley para eliminar el tope jubilatorio, por el cual lo acusaron de demagogo e irresponsable.

En poco tiempo, Mujica se ganó el fastidio de casi toda la bancada al votar dos comisiones investigadoras impulsadas por la oposición: los negocios con Venezuela y la regasificadora. La primera no prosperó por la falta de respaldo de Unidad Popular, pero la segunda comenzará a trabajar el próximo jueves 8 de diciembre. Al votar por fuera de la bancada se efectivizó la pérdida de la mayoría parlamentaria del Frente Amplio en la Cámara Baja.

Si la relación ya era tirante, se tornó aún peor esta semana como consecuencia del proyecto de ley que presentó el diputado Mujica para eliminar el tope jubilatorio que se ubica hoy en $ 36.143. El borrador de la iniciativa, al que accedió El País, apunta a evitar lo que él considera una doble imposición entre el tope y el incremento del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS).

"Lo que se intenta con este proyecto es eliminar los topes, en el entendido de que el aporte solidario se hace por medio del IASS. Creo que es injusto imponerle a la misma persona un tope y luego un impuesto cuando el objetivo de ambos es el mismo", argumentó Mujica.

Sin embargo, diputados de Asamblea Uruguay salieron al cruce de Mujica, quien fue aliado de ese sector y presentado formalmente como una nueva incorporación en diciembre de 2015. El diputado de ese sector, Alfredo Asti, dijo a la República que dada la situación económica la medida representaría "una pérdida millonaria" para el Estado, y el diputado Carlos Varela declaró que la propuesta es "demagógica".

"Yo no hago un planteo ni irresponsable, ni demagógico. La verdad es que la bancada del Frente Amplio cada día me decepciona más por la forma en que quiere discutir los temas. Estoy dando argumentos y estoy planteando una forma de tratamiento de los jubilados que parece equitativa. Se podrá dar razones contrarias a lo que yo opino, pero salir diciendo que este es un planteo demagógico o que yo soy un demagogo e irresponsable es volver al camino de los insultos personales en lugar de las argumentaciones", dijo Mujica a El País.

El legislador admitió que la relación con sus compañeros de bancada pasa por un momento de fuerte desgaste y afirmó sentirse "decepcionado" por la forma en que se discute dentro de la izquierda. "Cuando terminamos la discusión de las investigadoras todo estaba peor de como había empezado. Y ahora está un poco peor de como terminó la discusión de las investigadoras. Cada vez estamos peor y yo estoy cada vez más decepcionado de lo que es la bancada del Frente Amplio, parece que no hay forma de plantear un tema político y recibir una respuesta política", advirtió el legislador.

Sobre el fondo del asunto, Mujica negó que su propuesta para eliminar el tope jubilatorio desfinancie al Estado, por lo que calificó a esta afirmación de "mentira flagrante". Además, dijo que si bien los impuestos son de iniciativa privativa del Poder Ejecutivo, esto es "opinable" porque en realidad no implica un incremento del gasto debido a que constituye una devolución de los aportes hechos por los activos cuando se jubilan.

En dos ocasiones, el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, intentó un acercamiento con el diputado Mujica. El primero se produjo antes de que se considerara en el Parlamento la comisión investigadora por los negocios con Venezuela. La gestión no tuvo éxito porque Mujica no solo levantó su mano para apoyar la investigadora —solicitada por el diputado nacionalista Jaime Trobo— sino que realizó un duro discurso que generó malestar en la bancada oficialista. "Acá alguien metió la pata o metió la pata y la mano en la lata, no sé, pero eso es lo que quiero saber", reclamó Mujica.

El otro acercamiento fue antes de que se votara la investigadora por la regasificadora, el pasado 16 de noviembre. Mujica pareció desafiar a sus compañeros frenteamplistas al decir que su decisión "no puede ser resultado del temor a las represalias políticas, a los insultos o a las acciones de un Tribunal de Conducta". De hecho su caso será analizado de oficio.

El Congreso del Frente, denominado "Rodney Arismendi", se reunirá hoy y mañana, y no se descarta que alguien haga referencia a la pérdida de la mayoría parlamentaria como consecuencia del alejamiento de la bancada. Hace semanas, el diputado Daniel Caggiani (MPP) pidió incluir dentro de una reforma constitucional el cambio de la disposición que establece que las bancas son del legislador y no del partido.

Otra mujer será vice del FA por las bases.

El equipo de presidencia del Frente Amplio quedará completo en los próximos días. Hoy el Congreso del Frente Amplio analizará si aprueba que la cuarta vicepresidencia esté en manos de la dirigente de base Verónica Piñeiro. Se requiere una mayoría especial de cuatro quintos para aprobar esta iniciativa. El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, nombró en las vicepresidencias al diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay), a la dirigente socialista Blanca Elgart y a la extitular de la coalición en Rocha, Sandra Lazo, perteneciente al Movimiento de Participación Popular (MPP).

En principio Miranda se había mostrado reticente a entregar una vicepresidencia a las bases, pero luego accedió al pedido que le fuera realizado.

Bases son mayoría en Congreso oficialista.

Con la reforma constitucional y la actualización ideológica sobre la mesa, hoy se reúne el Congreso del Frente Amplio, que lleva el nombre de Rodney Arismendi. Participarán 1.500 delegados, de los cuales solo 85 representan a sectores y el resto pertenece a las bases donde tienen mayor incidencia el Partido Comunista, el Movimiento de Participación Popular y el Partido Socialista, en una menor medida.

Las comisiones comienzan a funcionar a partir de la hora 8 tanto en el local "La Huella de Seregni", como en la Departamental de Montevideo, el Club Platense y el Club Cordón. La apertura del Congreso, que sesionará en el Palacio Peñarol a partir de la hora 18:30, incluirá una oratoria del presidente del Frente Javier Miranda.

Fuentes de la coalición dijeron a El País que en la plenaria de hoy del Congreso se fijará posición sobre la reforma constitucional. Más de un Plenario de la coalición definió la necesidad de impulsar una reforma constitucional, pero todavía no se decidió la vía.

La izquierda dirimirá finalmente entre la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente o la recolección de firmas que habilite a presentar un proyecto constitucional, que luego deberá ser refrendando en una consulta popular.

El Partido Socialista, el Partido por la Victoria del Pueblo y Casa Grande (de la senadora Constanza Moreira) respaldan la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

Sin embargo, los demás sectores evalúan que hacerlo demandaría un gasto innecesario. Esta posición ha sido sostenida públicamente por Asamblea Uruguay, sector del ministro de Economía Danilo Astori. Otros, consideran peligrosa la convocatoria de una Constituyente, ya que se debe llamar a elecciones de los miembros (el doble de los legisladores) y no se descarta que la oposición consiga la mayoría, por lo que entienden podría llegar a representar un "retroceso" en los cambios que se piensan introducir en la Constitución.

El otro tema del Congreso, donde se generan diferencias, está asociado a la actualización de principios y valores compartidos por la coalición de izquierda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados