CONVERSACIÓN TELEFÓNICA

El diálogo entre dos barras de Peñarol que fue clave para los procesamientos

La investigación que finalizó con el procesamiento de cinco barrabravas de Peñarol recopiló muchas pruebas, entre ellas escuchas telefónicas. En una de ellas quedó en evidencia como barras planeaban amenazar a dirigentes del club aurinegro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Regresé con la hinchada, luego me fui al Marconi", dijo un prófugo al juez. Foto: archivo

Cinco barrabravas de Peñarol fueron procesados con prisión por el juez Néstor Valetti en el marco de la causa que investigó aprietes hacia los jugadores y directivos del club aurinegro.

El magistrado, a pedido del fiscal Gilberto Rodríguez, procesó a cuatro barras por los delitos de asociación para delinquir y extorsión y solo a uno de ellos por extorsión.

"De los cinco procesados, cuatro tienen antecedentes penales y solamente uno de los barrabravas es primario" dijo el juez. Incluso tres de ellos estaban presos y desde la cárcel dirigían a los barrabravas.

Extorsión de dirigentes.

Entre las numerosas pruebas obtenidas a lo largo de la investigación, la Justicia consiguió escuchas telefónicas entre los barras. Fuentes de la investigación afirman que en una de las escuchas telefónicas queda en evidencia la motivación económica detrás de las amenazas y extorsiones a jugadores y dirigentes.

El País accedió a la transcripción del fragmento de un diálogo que fue clave para los procesamientos.

Parte del diálogo:

- Te mando a comprar la moto, te mando a comprar las cosas. Te doy todas las posibilidades para que estés bien, ¿sacás? Lo que pasa, vos me conocés bien ñeri, que hace cinco partidos que no agarro un sope hermano. Toda la plata que tenía ahí se gastó toda sacás?

- Después vemo ahí. No querés dar las cosas, pasamos un coso con la “tesha” y les tiramos al Palacio o...

- No, esos son de menos cobardes. Esto ya ahora… lo que pasa es que hay que ir ahora a la puerta de cada uno, ¿sacás ñeri? Bueno, Comisión de Seguridad, fulano, mengano y sultano. Ta. Vamo hasta la casita ahí, dirección, pim, pum, pam y sin decirle nada.

- Claro.

- ¿Sacás? Pasás y rrrrr. Después al otro día vamos a una imprenta, hacemos fotocopias, le ponemos pimba, pimba y pimba y se las tiramos todas enfrente del Palacio, ¿sacás?

- Claro.

- Si no no se tocan estos...concha de su madre ñeri...hijos de puta que están ahí que tienen un frío bárbaro ¿sacás?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)