FÚTBOL Y VIOLENCIA: LA DECISIÓN JUDICIAL

De 206 detenidos, sólo hubo pruebas contra dos hinchas

Ayer se resolvió un procesamiento y hubo un pedido de prisión para otro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una de las garrafas que tiraron hinchas de Peñarol cayó sobre un grupo de policías. Foto: Ariel Colmegna

De los 206 detenidos por la Policía antes, durante y luego de los disturbios ocurridos en el Estadio Centenario en el partido clásico que no llegó a jugarse, sólo resultó un procesado hasta el momento. y hay un pedido de procesamiento con prisión que será resuelto hoy.

El juez Gustavo Iribarren resolverá si procesa con o sin prisión a un hincha identificado por los disturbios en la tribuna Ámsterdam. El fiscal Juan Gómez pidió el procesamiento con prisión por el delito de receptación de un hombre de 24 años que no tiene antecedentes. Según declaró el detenido "aprovechó el saqueo" cometido por otros para hacerse de una bebida. Fue identificado porque quedó registrado en las filmaciones consumiendo la bebida.

Si bien es primario, y el delito tiene una pena mínima de seis meses de prisión, el fiscal consideró que la gravedad de los hechos amerita la prisión. La defensa, en cambio, pidió al juez que tenga en cuenta que no se trata de un integrante de la barra brava ("no es de los de mayor conflictividad", dijeron fuentes del caso) y lo procese sin prisión.

El juez Iribarren interrogará hoy también a otros detenidos por la Policía. En tanto, el director de la Policía Mario Layera informó ayer que fue identificado el hombre que arrojó una garrafa de 13 kilos hacia el exterior del estadio, a donde se encontraba un grupo de policías. En conferencia de prensa las autoridades del Ministerio del Interior informaron que al día de ayer había 14 detenidos -12 mayores y dos menores- y aseguraron que en los próximos días habrá más detenidos porque hay otros individualizados.

Pero la mayoría de esos detenidos, no son los responsables de los incidentes dentro del Estadio, sino en el Cordón. Están a cargo de la jueza Blanca Rieiro, quien resolvió ayer el procesamiento de uno de ellos por tentativa de hurto tras probarse que intentó robar un arma a un policía en las inmediaciones de 18 de Julio y bulevar Artigas.

Rieiro mantuvo detenidos a otros nueve que volverán a declarar hoy por destrozos de un patrullero y por insultos a policías.

Según en la zona en que la Policía detuvo a los hinchas violentos, le dio cuenta a alguno de los cuatro jueces que estaban de turno el domingo. El juez Iribarren dijo a El País que mucho antes de la hora fijada para que comenzara el partido, la Policía le informó de 80 detenidos, por generar desórdenes, o estar bajo los efectos de estupefacientes.

Esas personas quedaron todas en libertad a última hora por falta de mérito. Iribarren señaló que se las podrá pasar al juez de Faltas por cometer "desobediencia pasiva a la autoridad" pero ninguno había cometido delito.

Según el magistrado, la explicación por la que no se detuvo enseguida a los responsables de robos y destrozos dentro del Estadio, fue que la Policía no los pudo identificar por no estar dentro de la tribuna Ámsterdam. "Se los dejó ir a todos y recién en la noche del domingo comenzó la tarea de cotejar las imágenes con datos que tiene la Policía para identificarlos", dijo.

Por otro lado, la jueza Marcela Vargas, recibió llamadas por 30 detenidos que habían protagonizado los disturbios de afuera del Estadio pero se trató de hechos menores que no ameritaban investigación judicial, dijo la fiscal Gabriela Fossatti, quién trabajó junto a Vargas. Fossatti dijo a El País que le "llamó la atención que nadie del Ministerio del Interior se comunicara" con ella.

La fiscal pidió a la jueza Vargas abrir una investigación completa de lo ocurrido, citar a los responsables del operativo de seguridad, pedir las filmaciones de los medios para identificar a los responsables.

Finalmente, el juez Huberto Álvarez informó que en su caso le dieron cuenta de detenidos que habían sido derivados a seccionales policiales que corresponden a la zona operativa tres con la que trabajó, pero todos quedaron en libertad por falta de pruebas concretas.

Juez no tuvo información previa de lo que pasaría.

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, aseguró que los incidentes ocurridos "no son casualidad" y que detrás hay una organización. Sin embargo, ni el juez Gustavo Iribarren ni el fiscal José Gómez contaron antes de los hechos datos concretos de que ocurrirían incidentes.

Fuentes judiciales y de la Fiscalía dijeron a El País que todo giró en el marco de las especulaciones, teniendo en cuenta que se trataba de un partido de alto riesgo y que por eso se coordinó con el Ministerio del Interior las acciones a seguir si se daban hechos, pero no contaron con elementos concretos.

Los incidentes del domingo 27.

13:50 horas:

Se produce la interceptación en el puente Fray-Bentos-Puerto Unzué de un vehículo con bombos. Tres personas fueron detenidas por la Policía de Argentina. Se trataba de parciales del Club Estudiantes.

14:00 horas:

En el Ombú de la avenida Ramón Anador son detenidos los principales referentes de la barrabrava de Peñarol.

14:31 horas:

Inteligencia informa a la Dirección Nacional de Policía sobre el posible ingreso de armas a la Tribuna Ámsterdam.

15:50 horas:

Se produce el primer disturbio en la Puerta 7 de la Ámsterdam donde los funcionarios que recogían las entradas se retiran al ser atacados desde adentro por parciales.

16:00 horas:

Se realizan saqueos a cuatro puestos de la Tribuna Ámsterdam.

16:10 horas:

Se retira del todo el personal de boletería de la Ámsterdam.

16:12 horas:

Parciales aurinegros empiezan a tirar objetos —entre ellos dos garrafas de gas— a los policías de choque desde el anillo superior de dicha tribuna. Entre 1.500 a 2.000 hinchas de Peñarol están afuera de la Tribuna Ámsterdam.

16:27 horas:

La Policía constata que muchas personas comienzan a pasar de la Tribuna Ámsterdam hacia la Tribuna América como forma de eludir los controles policiales a la salida.

17:42 horas:

El director Nacional de Policía, Mario Layera comunica a los responsables de la Asociación Uruguaya de Fútbol y de los clubes Nacional y Peñarol que las circunstancias que ocurrían en la Tribuna Ámsterdam "no daban las suficientes garantías para continuar con el evento deportivo". La decisión se adoptó en base al artículo 30 de la Ley 18.315 que se refiere a la ponderación de los efectos de la intervención policial: "En toda circunstancia, el personal policial debe actuar de forma tal que, racionalmente, evite generar un daño mayor al que pretende impedir".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados