MÁS QUE MIL PALABRAS

Destrucción y desidia en liceos

El sindicato de Secundaria denuncia una serie de deficiencias edilicias en varios centros.

Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.
Liceos en mal estado.

La Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) está haciendo un relevamiento en todo el país de las infraestructuras de los liceos públicos. Lo que descubrieron fue que muchas instituciones tienen peligro de derrumbe, filtraciones de agua, paredes y techos fisurados, techos de fibrocemento (material cancerígeno prohibido en Uruguay desde 2002), cables expuestos y presencia de insectos, roedores y aves, y otra larga lista de irregularidades.

El informe de Fenapes, al que accedió El País, está acompañado por una gran cantidad de fotografías que prueban las denuncias hechas por el sindicato. En el caso del liceo de Juanicó, por ejemplo, el documento advierte que "las fisuras en las paredes, sumadas al movimiento de dichas estructuras, amenazan con un posible derrumbe". Por eso, se pide que al menos "los salones de clases involucrados ya no sean utilizados". Allí los techos son de chapas de fibrocemento.

Sobre las filtraciones de agua, en tanto, el documento concluye que estas "pueden ocurrir por diversas razones, pero en los liceos habitualmente se debe a impermeabilizaciones deficientes o inexistentes, así como a desagües obstruidos por falta de mantenimiento y limpieza". Fenapes enumeró una serie de liceos que está pasando por esta situación: además del de Juanicó, los centros de Mariscala, Río Branco, N° 2 y N° 3 de Treinta y Tres, y N° 22 de Montevideo.

En cuanto a los baños, el informe, que es el segundo que Fenapes presenta en el año sobre temas de infraestructura, dice que más allá de que muchos no ofrecen "condiciones que aseguren confortabilidad y decoro", hay lugares donde directamente están clausurados, como es el caso del liceo N° 1 de Treinta y Tres, o donde se inundan a diario por tener caños rotos, como es el caso del liceo de la Charqueada.

En cuanto a los problemas eléctricos, denuncian y documentan con fotos la presencia de cables expuestos, precariedad en los cableados y presencia de alargues que atraviesan los salones por falta de tomas —casi todos los centros tienen uno solo al lado de donde se supone debería ir el pizarrón.

También se detectó amontonamiento de basura. Por ejemplo "en el anexo viejo del liceo N° 22", que está en el barrio de La Teja.

En lo que refiere a otros aspectos de la higiene, el informe advierte sobre la presencia de plagas, como insectos, roedores y aves, en varias de las instituciones educativas. También critica la falta de limpieza de los tanques de agua, la cantidad de deshechos sin recoger en los patios y la acumulación de residuos de malezas y hojas.

En algunos liceos dicen que también se encontraron con "exposición a productos químicos", ya sea de los laboratorios o artículos de limpieza. En cuanto a los patios, Fenapes denuncia que éstos suelen ser más chicos que lo que deberían por la cantidad de estudiantes; hay casos en los que el piso es de tierra y cuando llueve se convierte en barro. Las inundaciones de estos espacios también llevan a que a veces se suspendan las clases de gimnasia. Además, manifiestan su desagrado por "bancos rotos y falta de rejillas en canaletas de desagüe".

En cuanto a las bibliotecas y los salones de ciencia, en muchos lugares éstos no son más que un ropero donde se guardan libros o tubos de ensayo.

Otra preocupación del sindicato es la cantidad de centros educativos que carecen de habilitación de bomberos, mientras que hay extintores vencidos y/o colocados en lugares inaccesibles. "Hemos detectado extintores que faltan en Juanicó, sin carga en el Liceo N° 1 de Treinta y Tres, mal ubicados en Mariscala y N° 3 de Treinta y Tres…", detalla el informe. Y advierte que ni trabajadores ni estudiantes saben cómo deben actuar en caso que se presente una situación límite. Los centros, además, carecen de salidas de emergencia.

En cuanto a los salones que están hechos con contenedores, se precisa que muchos de ellos tienen "pilares de sostén fisurados, falta de aire acondicionado, mal estado de pisos y paredes, problemas de acústica, falta de tomas, imposibilidad de amurar pizarrones, falta o insuficiencia de caminos y galerías de acceso que protejan de la lluvia". Y se señala que en varios lugares se encontraron con vidrios rotos y la exposición de los estudiantes a "temperaturas extremas".

Peligro.

Dirigentes de Fenapes dijeron a El País que presentarán denuncias al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) por el estado edilicio en que se encuentran puntualmente dos instituciones: el liceo de Juanicó y el N° 2 de Toledo (ver aparte). Ambos con peligro de derrumbe.

El centro de Toledo, según sostuvo el sindicalista Emiliano Mandacen, es alquilado por Secundaria a un monto de 70.000 pesos y funciona en un terreno donde antes había un prostíbulo. La construcción original, que es la que tendría peligro de derrumbe, no se utiliza, sino que se colocaron contenedores dentro del terreno, que el dirigente sostuvo "está tomado por las ratas".

"Esto que está pasando en los liceos tiene un solo responsable: el presidente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto. Secundaria no puede arreglarlo porque no tiene presupuesto. Se tiene que hacer cargo. Los chiquilines no pueden estudiar así", agregó Mandacen.

DOS CASOS.

Toledo con peligro de derrumbe y roedores.

Fenapes visitó la pasada semana el liceo N° 2 de Toledo. "Eso no es un liceo, eso es cualquier cosa", dijo a El País el dirigente Emiliano Mandacen.

En tanto, el sindicalista Julio Moreira, enumeró una serie de irregularidades que sostuvo tiene la institución. Además de que el edificio tiene peligro de derrumbe, los caminos de ingreso se inundan, se filtra agua cuando hay lluvia, los pisos tienen fisuras, se han caído revoques, las puertas de los salones están rotas, los contenedores de basura están oxidados, faltan extintores, hay vidrios de las ventanas rotos y no existe mantenimiento de jardinería. También detectaron roedores y varios hormigueros.

El liceo está ubicado en un terreno que es alquilado por Secundaria, y que según sostienen los sindicalistas antes funcionaba como un prostíbulo. Se trata de un gran terreno donde fueron colocados contenedores. Las construcciones originales, que están por dentro llenas de basura y son las que dice Fenapes que tienen peligro de derrumbe, no se utilizan, pero si caen pueden hacerlo sobre los contenedores.

"Más allá de lo que tiene que ver con la estructura, que es un peligro, el liceo también es una mugre. Ni lo limpian", criticó Moreira.

Se inundó y van dos semanas sin clases.

Los sindicalistas denunciaron el caso del liceo N° 69, de Casavalle, que funciona en el predio del Colegio Cristo Divino Obrero, que Secundaria alquila para el turno de la tarde desde 2012.

"Se inundó la azotea, empezó a pasar agua, se inundaron los salones y filtró también a la conexión eléctrica. Hace dos semanas que no se dictan clases allí", dijo a El País el dirigente de Fenapes, Julio Moreira.

La razón de la inundación fue la rotura de un caño del tanque que abastece el edificio.

Más allá de esto, el dirigente Luis Martínez dijo a El País que al compartirse el edificio con un colegio católico "se está violando la laicidad".

"Por qué gurises que van a un liceo público tienen que tener clases entre crucifijos", cuestionó.

Moreira contó que "hace unos años se había decidido mudar el liceo N° 69, incluso se hizo una construcción nueva, pero cuando estaba pronta decidieron en vez de hacer la mudanza inaugurar otro liceo, que es el N° 73".

Abandono.

El liceo N° 22 de La Teja tiene varios problemas, los más notorios tienen que ver con la filtración de agua y las humedades (foto superior). En tanto, el liceo N° 69 de Casavalle el agua ya tomó los salones, luego de que se rompiera un caño en la azotea (en el medio a la izquierda). Hace dos semanas que no pueden tener clase. El liceo N° 2 de Toledo, por su parte, funciona donde había un prostíbulo y tiene peligro de derrumbe (en el medio a la derecha). Y en el N° 1 de Treinta y Tres los extintores están vencidos y guardados (foto inferior).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)