VEA LA FOTOGALERÍA

Más de 1.500 desplazados por inundaciones en el norte

Rivera hace frente a la peor crecida en 35 años; colapsaron redes pluviales.

Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez
Inundaciones en Salto Foto: Luis Pérez

Precipitaciones intensas cercanas a 150 milímetros provocaron un verdadero caos en la ciudad de Rivera. Para recordar un desborde del arroyo Cuñapirú como se vio ayer hay que remontarse a 1979. Las aguas cubrieron el puente de Paso de Castro, ubicado en la continuación de la Ruta 5. El número de evacuados aumentó a 100 a la vez que hay unos 400 autoevacuados y continúa habiendo precipitaciones. 

El hospital y la terminal de ómnibus resultaron inundados al colapsar el saneamiento. Giovanni Conti, director de Desarrollo de la Intendencia de Rivera hizo un llamado a la solidaridad solicitando la donación de ropa, calzado y alimentos. El edil nacionalista Ramón Román Taroco, que reside en Barrio Rivera Chico, dijo que la última vez que había visto tal nivel de creciente en el Lagunón, fue en 1959.

Las abundantes precipitaciones hicieron colapsar la red pluvial, al tiempo que el arroyo creció rápidamente. Primero se tapó el Lagunón, al oeste de la ciudad. Y después fueron cubiertos por las aguas los puentes de Piedra Furada, Paso del Horno, Pirana y Coquero.

Sobre el mediodía, el arroyo tapó los puentes de Avenida Italia, y desbordó el puente denominado "de Viera y Piedra", ubicado a pocos metros del Estadio Atilio Paiva Olivera, en la calle Riera.

Así quedó cortada la única vía de comunicación que quedaba entre los barrios del sur y el norte de la ciudad. También creció y se desbordó el lago construido en las inmediaciones del shopping Melancia. El puente construido por este centro comercial, que une el centro con la gran superficie, también quedó bajo agua. Los trabajadores debieron ser evacuados y el shopping cerró sus puertas.

En Artigas y Salto.

El Río Cuareim crecía ayer 60 centímetros por hora. Mientras a las 12:00 su cota estaba en 5.53 metros, a las 18:00 ascendió a 8.60 metros. Juan José Eguillor, coordinador del Cecoed, local dijo a El País que se preveía que el río subiera a 13 metros, cota mayor a la registrada en 2009 cuando llegó a la marca de 12.75.
En Artigas los evacuados superan el millar y se estima que podrían llegar a los 3.000; solo en Bella Unión hay 46 evacuados y 43 autoevacuados. 

Las aguas del Río Uruguay van a alcanzar un nivel de 15 metros este miércoles, un metro mas que el martes, y la advertencia para la población ribereña por parte de las autoridades del Comité Departamental de Emergencias en base a los informes de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande es que para el fin de semana la marca va a llegar a los 15,60. La represa evacúa un volumen de 26.000 metros cúbicos por segundo.

La situación ya es crítica tras los 140 milímetros de agua caída acompañada de episodios de fuertes vientos, que afectó no solo a quienes han sido desplazados por la crecida, sino a decenas de familias por la saturación de desagües y desbordes de cañadas.

Con el nivel el Río Uruguay en 15,60 como se pronostica, se estima en unas 1.500 las personas a desalojar.

Anoche, el Comité Departamental presidido por el Intendente salteño Andrés Lima coordinó las acciones a emprender ante el desmesurado ascenso de las aguas, que podrá ir variando con el transcurso de los días y ante el poco margen de maniobra que tienen los técnicos de la represa, cuando el embalse llegue a los 36 metros.

Entre las alternativas de los locales, el Cecoed cuenta con los galpones de la Asociación Agropecuaria de Salto, que fue cedido ante el requerimiento de las autoridades y posibilita albergar a unas 400 personas.

La prioridad por estas horas es la de brindar alimentación a los evacuados que se encuentran en refugios, para lo cual se gestiona el reforzamiento de víveres ante INDA para atender la demanda.

La preparación de almuerzo y cena está a cargo de efectivos del Ejército Nacional.

El Secretario General de la Intendencia local, Lic. Fabián Bochia, dijo a El País esta mañana que las dificultades que se le presentan a los rescatistas que acuden a las evacuaciones, son de las resistencias de los habitantes a alejarse de sus casas, e insisten en permanecer en la calle armando carpas. “Es un fenómeno nuevo y el argumento de los damnificados es por temor a los daños que le pueden causar a sus propiedades”, acotó el jerarca municipal.

En Paysandú.

Había ayer había más de 94 personas evacuadas y 194 autoevacuados debido a las precipitaciones en la cuenca media y alta del río Uruguay.

Se calcula que el nivel de éste alcanzará 8 metros entre Navidad y el próximo sábado.

El norte del país sigue de rehén del mal tiempo.

Las torrenciales lluvias ocurridas en la pasada jornada, sobre todo en el norte del país, han provocado más inundaciones en las ciudades de Rivera, Artigas, Bella Unión, Salto y Paysandú. En el litoral las lluvias complicaron aún más los efectos de la crecida del Río Uruguay. Y en todas partes los pluviales de casas y calles se saturaron. La circulación de vehículos o peatones también resulta afectada y las predicciones mantienen la advertencia naranja para nueve departamentos del centro y norte de Uruguay.

(Producción: Freddy Fernández Carranza y Luis Pérez)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados