TERCERIZACIÓN

Despidos de Latam llegan a la OIT

Una delegación de trabajadores de la compañía aérea Latam (de capitales brasileños y chilenos) planteó ayer a la oficina local de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que fueron despedidos sin previa negociación como requería el convenio colectivo vigente en la empresa.

Ryder: el director de la OIT estuvo con empresarios y sindicalistas. Foto: F. Ponzetto
Ryder: el director de la OIT con empresarios y sindicalistas. Foto: F. Ponzetto

Latam despidió a 34 trabajadores que se desempeñaban en el "check-in" en los aeropuertos de Carrasco y Punta del Este, que serán sustituidos transitoriamente por trabajadores de la compañía de otros países y más adelante por la empresa Global Airport Services. Latam había explicado en un comunicado que la medida se tomó "como parte de un plan global de eficiencia operacional". "La externalización de este servicio no afectará la operación de Latam Airlines en Uruguay ni la experiencia de viaje de sus pasajeros", decía el comunicado.

Los trabajadores se contactaron con sindicatos de Latam en otros países porque entienden que se violó la "cláusula de paz" de su convenio colectivo al ser despedidos sin previo aviso.

El delegado del sindicato, Matías Bartesaghi, dijo a El País que los trabajadores habían sido bien calificados en su desempeño y que sus salarios equivalían al mínimo establecido en el laudo salarial de la empresa. Bartesaghi señaló también que no tenían indicios de que la empresa tuviese problemas económicos y que de hecho analiza incrementar sus frecuencias a Uruguay. El sindicato local recibió el apoyo del gremio de Latam en Argentina y algunos de sus dirigentes vinieron a Montevideo a solidarizarse.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, terció en el asunto y dijo a Subrayado que "hemos cuestionado fuertemente a la empresa por la actitud intempestiva que ha tenido". "Así no se hacen las cosas en Uruguay", sostuvo. "Acá trajeron gente a sustituir a trabajadores que estaban trabajando, ni siquiera les avisaron personalmente antes. Este tipo de cuestiones preocupan mucho porque nosotros no queremos que este tipo de prácticas se instalen en nuestro país. Este es un país de diálogo, un país de negociación, un país de respeto a los derechos humanos. Decirle a una persona que se lo va a sustituir sin siquiera darle una explicación previa, creemos que no es el mejor camino, es un camino absolutamente rechazable", insistió el ministro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º