El despacho en el Senado de Mujica estará frente al del Bordaberry

El fin de los despachos "a dedo"

La consigna es que se terminó la adjudicación de despachos "a dedo". Antes un senador que dejaba la banca por no haberla renovado le cedía las oficinas a otro amigo político o de su mismo sector que ingresaba al Parlamento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El martes 16 se votará la polémica ley de medios. Foto: Ariel Colmegna

Ahora, un instructivo elaborado por las autoridades del Senado establece la fecha y el orden del recambio. Fija como fecha tope el jueves 12 de febrero (los nuevos asumirán el domingo 15), invalida la entrega directa de un senador a otro, obliga a devolver las llaves del despacho y fija como obligatoria la conservación del despacho a aquellos que renovaron la banca. En este revuelo está hoy el Palacio Legislativo, a tres semanas de la llegada de la nueva Legislatura.

Es ancestral la lucha por los despachos en el cambio de Legislatura. Son todos diferentes dado que cuando se planificó la construcción del Palacio Legislativo, inaugurado en el año 1925, no se pensó en adjudicar uno a cada legislador. Además eran menos que hoy: la Constitución de 1918 establecía senadores por departamentos y recién en la reforma de 1934 se estableció el número de 30 miembros en el Senado. En esa Constitución se creó también el cargo de vicepresidente por lo cual pasaron a ser los actuales 31 miembros en la llamada Cámara Alta.

La estructura actual del Palacio Legislativo debió ser modificada luego del retorno de la democracia, en 1985, con la instalación de nuevas oficinas administrativas. A la vez los senadores necesitaron más espacio físico porque comenzaron a requerir de secretarios y asesores, y dónde ubicarlos. Por eso hubo salas que se integraron a los despachos. Eso ha hecho que cada despacho sea diferente a los demás.

Hoy la irregularidad campea: hay senadores que tienen más de un despacho, otros han ganado salas por la vía de los hechos, hay casos de despachos con un área reservada separada por mamparas de la secretaría, entre varios casos más. Ahora, una circular de la presidencia del Senado entregada a los senadores a fines de 2014, trata de poner las cosas en su lugar.

Presidentes.

El llamado "despacho de los presidentes", en el segundo piso, debe su nombre a que fue sucesivamente ocupado por Julio María Sanguinetti durante diez años y ahora lo es por Luis Alberto Lacalle.

Por acuerdo de partes que la administración avaló, ese despacho será para el futuro senador Luis Lacalle Pou, hijo del expresidente. Es una oficina muy amplia con la secretaría separada por completo del despacho, especial para sostener reuniones reservadas.

El secretario del Senado Hugo Rodríguez Filippini es quien tiene a cargo aplicar las disposiciones resueltas por la administración y articular los acuerdos entre los senadores de los cuatro partidos. El jerarca dijo a El País que aún no está cerrado por completo el acuerdo de adjudicaciones pero que hay algo claro: los senadores que conservaron su banca no cambiarán de despacho.

El presidente José Mujica, que volverá al Senado, no ha tenido un tratamiento preferencial a la hora de elegir. Ocupará el actual despacho del futuro canciller Rodolfo Nin Novoa, en el corredor principal de la planta baja. Frente a frente tendrá al senador colorado Pedro Bordaberry y a su derecha al senador del Partido Comunista Marcos Carámbula.

El actual despacho de la senadora del MPP Lucía Topolansky, en el segundo piso, es el único que tiene salida por sus dos extremos. Forma una L y se convirtió en despacho cuando se fusionaron dos oficinas. Su primer ocupante desde el regreso de la democracia fue el senador colorado Eduardo Paz Aguirre.

Herrera.

El más emblemático despacho y con más historia política es el que hoy ocupa el senador blanco Gustavo Penadés. Oficialmente se llama sala "Luis Alberto de Herrera" porque allí trabajó en su momento el caudillo nacionalista. Luego, con el transcurso del tiempo, fue ocupado en 1985 por su nieto, Luis Alberto Lacalle. Allí se gestó su candidatura presidencial y en 1989 lo dejó al ser electo presidente. Un año más tarde se instaló en él un veterano dirigente herrerista, el senador Walter Santoro.

Pasa la escoba por el depósito de papel viejo

"Las limpiadoras son todas amigas mías", dice con orgullo el senador frenteamplista Carlos Baraibar. Tiene un acuerdo con ellas: todos los sobres o libros que los legisladores descartan en sus despachos van a parar a un depósito bajo una escalera en el estacionamiento techado del subsuelo del edificio Anexo del Poder Legislativo. Hasta allí va el senador, cada tanto, y rescata lo que le interesa. Incluso, sobre el fondo del sucucho se acumulan miles de repartidos viejos con la agenda de temas a tratar en las Cámaras. Baraibar tiene llave del depósito y mostró a El País lo que se acumula semanalmente . "Yo elijo lo que llevo", confesó.

La mudanza

Baraibar, el acumulador de 200.000 documentos

Es un acumulador de papeles. Pero es una de sus pasiones y como tal hay que entenderla. El senador frenteamplista Carlos Baraibar (76) deja su banca tras diez años en el Senado y otros diez en Diputados, más un breve pasaje de 1971 a 1973 interrumpido por la disolución de las Cámaras.

El viernes retiró 1.200 kilos de papel (documentos de todo tipo, y algunos libros y revistas) de su despacho en el Poder Legislativo. Fueron necesarios dos viajes de una Fiat Fiorino que carga 850 kilos, según explicó a El País su conductor, y el trabajo de cinco amigos que cargaron durante 45 minutos. Hasta el legislador ayudó bajando cajas y más cajas. "Carlos, mirá que no cabés", le dijo el chofer cuando Baraibar quiso subir a la camioneta. "Bueno, me tomo un taxi…", respondió el senador.

Llevaron todo a 18 de Julio y Ejido. Ahí Baraibar tiene dos apartamentos que juntos suman 300 m2. donde acumula 200.000 libros y documentos, admitió a El País.

"Si tuviera tres vidas, todas estarían ocupadas. Una vida, la parlamentaria, me quedará libre ahora. Voy a fundar un centro de documentación en 18 de Julio y Ejido. Quiero ordenar esa documentación", indicó.

Además seguirá en su actividad internacional participando del Foro de San Pablo y la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Coppal).

La pasión de Baraibar recopila años trascendentes de la historia del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)