Deficiencias en la crianza afectan el desempeño de los niños

Desarrollo: 25% de la población en riesgo

El 25% de la población del país va a sufrir deterioros en el desarrollo. Esta afirmación fue realizada por Perla Vivas, técnica de la División de Salud de la Intendencia de Montevideo, durante el II Simposio Nutrición y Neurodesarrollo Infantil en Contextos de Vulnerabilidad y Exclusión Social.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pobreza: "el niño con alteraciones en el desarrollo no aprende bien". Foto. A.Colmegna.

El análisis se suma a la polémica de la desnutrición confirmada por la Encuesta de Situación Nutricional de Niños, realizada por la Universidad de la República.

"Existen cifras alarmantes y altos niveles de alteraciones de desarrollo que ya Juan Pablo Terra había estudiado en la década de los años 80", dijo Vivas a El País.

Según la experta, hoy existe un 15% de rezago en la educación, y 11% de retraso en niños en edad escolar. "Estamos hablando de entre un 23% y 25% —según los diferentes test— de niños que presentan nivel de riesgo o un deterioro en el desarrollo ya registrado durante los diferentes tests realizados a los niños" durante la encuesta.

Según Vivas, de los 47.000 niños que nacen anualmente en el país, 15.000 (32%) tienen algún tipo de discapacidad. "Es un discapacitado evitable. Estamos hablando de que cerca del 25% de la población va a presentar algún tipo de discapacidad", manifestó.

"El niño con alteraciones en el desarrollo no aprende bien, no consigue buenos trabajos, tiene dificultades en su proyecto de vida, en su ciudadanía. Tiene una pérdida de derechos", manifestó la técnica municipal. "Tenemos un problema de déficit en la crianza que determina condiciones de alteración en aspectos nutricionales y alteraciones en el desarrollo", agregó.

Análisis.

Estas afirmaciones se suman al estudio Trayectorias educativas de los adolescentes en Uruguay, el cual fue elaborado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República en base a la Encuesta de Situación Nutricional de Niños, la cual ha seguido la trayectoria de los niños que cursaron primer año de escuela en 2004. La muestra abarcó a unos 3.000 niños y sus respectivos hogares. Además de Montevideo, también se incluyeron las capitales departamentales de Artigas, Florida, Paysandú, Rivera y Soriano.

Según este estudio, los estudiantes con problemas de nutrición repiten entre un 15% y un 20% más cuando llegan a Secundaria.

El trabajo observa que "los niños con déficit nutricional incrementan la probabilidad de repetir en torno al 2%, mientras que cuando se consideraba exclusivamente la tercera ola (es decir los que ya deberían estar en Secundaria), los impactos se ubicaban entre el 15% y el 20%".

Por otro lado el trabajo confirmó que si cuando los estudiantes fueron niños "los padres destinaban tiempo a leerles o contarles cuentos" su rendimiento luego en los centros educativos fue mejor.

Y en este último punto se detuvo Vivas, quien consideró que es necesario un cambio cultural profundo y urgente para cambiar esta realidad.

"Se necesitan medidas culturales para la población. Esto tiene que enseñarse en la escuela y en el liceo. Los futuros padres y madres tienen que saber (educar a los hijos) y no pensar que como nacieron, se criarán solos", afirmó.

"Nos cuesta reconocer en qué nos vamos equivocando (...) Existe un déficit en la crianza que determina alteraciones nutricionales y en el desarrollo", agregó.

En el encuentro se esperaba la presencia del rector de la Universidad de la República, Roberto Markarián, quien no se hizo presente así como tampoco concurrió el delegado que este había enviado en su nombre. También canceló su participación en el simposio la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, quien avisó que no podría concurrir y enviaría a un delegado en su nombre. Este tampoco se hizo presente.

El Mides también hizo público un análisis de los datos sobre la encuesta. En este se advierte que en los hogares más pobres el 67,7% de los menores de entre 0 y 3 años han padecido algún tipo de inseguridad alimenticia. Y el 10,7% sufrió inseguridad severa, lo que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (la FAO) define como hambre.

El estudio, que fue realizado por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, el Instituto Nacional de Estadística y la Universidad, y cuyo objetivo era generar un mapa de situación para el diseño y la profundización de las políticas sociales, advierte que globalmente, sin distinguir entre clases sociales, el 4,3% de los niños de entre 0 y 3 años de Montevideo vive en hogares que son víctima de inseguridad alimenticia severa, lo cual equivale a 7.926 menores expuestos al hambre, solo en la capital.

"No están pasando hambre porque estaríamos en una omisión absoluta", manifestó Arismendi, saliendo al cruce de estos datos.

Niños con hambre: "Nos cuesta decirlo".

"Malnutrición por déficit y por exceso, violencia doméstica, emergencia habitacional, son sufrimientos sociales que afecta el desarrollo", escribió en su cuenta de Twitter el director de Salud de la Intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone, durante la primera jornada del II Simposio Nutrición y Neurodesarrollo Infantil en Contextos de Vulnerabilidad y Exclusión Social. Anzalone ya había salido al cruce de la ministra Marina Arismendi días atrás, cuando publicó que "4% de los niños pasan hambre en Uruguay pero nos cuesta decirlo". Para Anzalone, "no alcanzan los programas focalizados", sino que se necesitan "más instrumentos universales y también planes por departamento y municipio" para salir de la situación de "inseguridad alimentaria". El ministro Danilo Astori sostuvo que "sin duda, todavía hay niños con hambre".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)