Unas 2.500 motos y 200 autos fueron divididos en varios lotes para ser rematados

Depósitos de IMM saturados

El depósito de vehículos de la Intendencia de Montevideo en el barrio La Aguada está saturado de autos y motos. Desde los pisos superiores de la Torre de Antel se puede contar por lo menos 2.500 birrodados, 200 autos y restos de todo tipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jerarcas de la IMM decidieron no ingresar más vehículos. Foto: F. Flores

La mayoría de ellos fueron retenidos por la Intendencia de Montevideo luego que inspectores de tránsito detectaron que carecían de matrícula, documentación o el conductor se encontraba ebrio.

En operativos dispuestos durante los fines de semana, los funcionarios municipales retiran de circulación unas 150 motos que se encuentran en infracción. La mayoría de ellas van a parar al depósito de la Intendencia de Montevideo en una manzana con entrada por la calle Panamá, a pocos metros de la Torre de Antel.

"No metemos más nada en ese depósito. En Panamá no hay más lugar para vehículos", dijo a El País el secretario General de la Intendencia de Montevideo, Ricardo Prato.

Antes de transformar en chatarra o pasar a remate esos vehículos, la intendencia espera un tiempo prudencial. Si a los dos años el dueño no retira su moto o auto, se procede a la subasta. Muchos dueños no concurren a levantarlos —generalmente motos chinas de baja cilindrada— porque lo que deben pagar de multas y piso es superior al valor de mercado del birrodado. Es decir, prefieren adquirir con ese dinero o en cuotas una moto nueva.

Según Prato, en este momento la intendencia prepara un remate de las motos y autos que se encuentran en el depósito de la calle Panamá. "La fecha todavía no está definida. Creo que será a mediados de mayo" de este año, explicó Prato.

En este momento y ante la saturación del depósito Panamá, las motos y los autos incautados son trasladados al predio de General Flores y Rafael Eguren (barrio Cerrito) que está casi lleno.

El 20 de abril de este año, un equipo de la Guardia Republicana y funcionarios de la Intendencia de Montevideo extrajeron 20 autos presuntamente robados y otras piezas del arroyo Miguelete a la altura del Cementerio del Norte.

Esos vehículos fueron derivados al depósito del Cerrito, según fuentes municipales.

La Intendencia ya aprobó un remate para el 15 de mayo para vaciar parte del depósito Cerrito. Se subastarán chatarras, materiales en desuso de la IMM y muebles provenientes de desalojos dispuestos por la Justicia. Es decir, camas, roperos y enseres de cocina de personas que quedaron en la calle y no tenían dónde dejar sus muebles.

El 15 de agosto del año pasado, en la comisión de presupuesto de la Junta Departamental, el edil blanco Edison Casulo preguntó a jerarcas de la intendencia si se cobraba piso y la multa a aquellos propietarios que concurrían a levantar sus autos o sus motos que habían sido incautadas por infracciones de tránsito.

El director de Tránsito, Hugo Bosca, respondió que cuando la multa al infractor o al vehículo es una suma importante, la intendencia "no cobra" el piso en el depósito porque el propietario no puede pagarlo.

"Nosotros hemos utilizado ese sistema, que consideramos justo. Es imposible que alguien pague $ 30.000 o $ 40.000 de multa y después nosotros le pongamos $ 30.000 o $ 40.000 de piso", dijo.

Bosca sostuvo que el interés de la intendencia es que los vehículos estén en condiciones y circulen en Montevideo.

"No se trata de almacenar vehículos en el depósito de la Intendencia", indicó.

Fracaso.

Tras un litigio que duró varios años, la Intendencia de Montevideo pasó a ser propietaria en 2011 de una manzana frente a la Torre de las Telecomunicaciones. Allí la intendencia pretendía construir el "Intercambiador Central".

La obra era una pieza clave del Plan de Movilidad Urbana de la IMM. Recibiría a los ómnibus urbanos que vendrían del Oeste (de la zona de Garzón, Llupes, Santa Lucía y Agraciada) y del ramal General Flores. A su vez, allí se podían hacer transbordos con líneas "transversales" (que van hacia otros barrios) y "locales" (de corta distancia). El proyecto iba a ser construido por la Intendencia y Antel. El ente de las telecomunicaciones pretendía contar con un máximo de 7.000 metros cuadrados para instalar oficinas, así como varias plazas de estacionamiento. Su inauguración se había anunciado para 2010: las demoras, en parte, se debieron a los conflictos que tuvo que sortear la administración municipal para hacerse del terreno, que ocupa toda la manzana delimitada por Paraguay, Panamá, Rondeau y Guatemala. En 2008, la Intendencia estimó que su construcción le costaría US$ 2.800.000. Sin embargo, el proyecto quedó en el camino. La IMM no logró todos los fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para continuar con el plan de movilidad urbana, porque la oposición le negó los votos.

SABER MÁS

Perjuicio ambiental.


Vecinos de la Aguada se quejaron del daño ambiental provocado por varias empresas establecidas en la zona. En una carta enviada a El País, los vecinos señalaron que el barrio tuvo un avance edilicio muy importante en los últimos 40 años (Torre de las Comunicaciones y Zona Franca), pero también múltiples firmas se instalaron en las cercanías del depósito Panamá de la IMM. La misiva señala que los cientos de vehículos requisados —algunos de ellos de varios años atrás— generan contaminación ambiental a la población. Además constataron que esos vehículos y motos dejadas a la intemperie generaron una proliferación de insectos y roedores. Los vecinos también reclaman que la IMM se haga cargo del mal estado de las veredas del predio, ubicado entre Panamá, Paraguay, Rondeau y Guatemala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados