HISTORIA VIRALIZADA

Denunció que fue "drogada" con un celular en viaje de ómnibus

Tiene 21 años, radicó denuncia policial y se sometió a chequeos médicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un ómnibus, un celular y una droga desconocida son los ingredientes de la historia. Foto: A. Colmegna

La historia se propaga en muchos países a través de los medios electrónicos: una mujer que viaja en un ómnibus pide asistencia a una joven porque no puede leer o hacer funcionar correctamente su celular. A los pocos segundos, la muchacha se descompone, aparentemente luego de haber inhalado o tomado contacto con alguna droga, se baja del transporte y es secuestrada por la mujer y un hombre que la acompaña. El final supuesto es el de un secuestro por dinero, trata de blancas o incluso tráfico de órganos.

Si bien hasta ahora en Uruguay este tipo de casos no han pasado de ser una leyenda urbana, el domingo por primera vez se radicó una denuncia policial al respecto.

Ayer, Cutcsa publicó en sus cuentas oficiales de Twitter y Facebook una denuncia de una pasajera que dijo haber sido drogada en un ómnibus de la línea 180, en el que viajaba con destino a Plaza España. El comunicado remataba con una aseveración de la empresa: "naturalmente hemos corroborado con la tecnología instalada en los buses (cámaras) la situación narrada y estamos colaborando con las autoridades en la identificación de los responsables. Agradecemos que colaboren con la difusión de este aviso".

Según la denuncia, habrían estado involucrados en este supuesto intento de secuestro una mujer y un hombre.

"La mujer era cincuentona y el hombre era joven, de algo más de 20. La mujer tenía puesta la capucha de la campera y un pañuelo. Yo le trataba de mirar la cara para ver si era una persona bien. Y era una persona como mi madre, no te decía nada", relató a El País la protagonista de este inédito hecho, Valentina, quien tiene 21 años.

Valentina tomó el ómnibus a las 22:40 del pasado domingo en 18 de Julio y Carlos Roxlo y se sentó al lado de la mujer. Según comentó el padre de la joven a El País, tanto la mujer como el hombre fueron registrados por las cámaras. "Ella es difícil de identificar porque llevaba una capucha y un pañuelo, pero él, un hombre negro que bajó después junto con la señora, iba con el rostro al descubierto. La Policía llamó a mi hija para que fuera a reconocerlos", indicó el hombre.

Droga "volátil".

"Cuando la mujer me pedía ayuda, yo le decía: bueno, poné tal cosa, pero nunca le toqué el celular. La toxicóloga me dijo que es una droga volátil, que no se transmite a través del tacto", comentó Valentina a El País.

"En un momento me empiezo a marear. Se te seca la boca y el corazón te anda a mil. Me acerqué al chofer de forma automática porque entendía lo que me estaba pasando, porque me sentía mal pero estaba consciente. Ni bien me paro, esta mujer y el otro hombre se me paran atrás. Le dije al chofer: son ellos, como para dejarlos un poco pegados. Ellos se bajan y el chofer me dijo que me quedara ahí sentada, que me quedara tranquila. Fue así que me llevó a destino", explicó.

Valentina informó que inmediatamente se fue al médico y luego a hacer la denuncia a la Seccional 3ª. "El mareo me duró unos minutos, pero cuando fui al médico y me hicieron un par de test (examen de orina y de sangre) el efecto me seguía. Me hacían cerrar los ojos y me mareaba", recordó.

"No me bajé del bondi porque estaba enterada de otros casos, por ejemplo de Argentina. Porque la idea es que vos te bajes para que ellos lo hagan contigo. Dicen que te ayudan y te llevan. Pero la verdad es que no tengo idea de cómo a la propia gente que tiene eso (la droga) no le pasa nada", agregó.

La joven dijo que "siempre hay que estar atentos; si yo me bajaba, capaz no lo contaba ahora. Y por suerte el chofer estaba al tanto de la situación, él me contó que había puesto en alerta a sus sobrinos con este tipo de cosas. Aparte, yo en marzo escuché un audio que estaba circulando por whatsapp de una señora que contaba que en Las Piedras estaba ocurriendo algo parecido. La toxicóloga me dijo que el celular es una forma de distracción, que te lo dan pa- ra que estés atento a eso y que de alguna manera te tiran la droga".

"Quiero que esto se sepa porque cuando se lo conté a mis amigas, ninguna estaba al tanto; incluso alguna me dijo que ella se hubiera bajado del ómnibus. Me di cuenta que la gente no está consciente de este tema", concluyó Valentina.

Controversia.

Anoche, el Ministerio del Interior emitió un comunicado señalando que "nos comunicamos con autoridades de la empresa (Cutcsa) quienes manifestaron que por un problema técnico del DVR (video) de la unidad de transporte en la que se dieron los hechos, no contaban con imágenes de los mismos, como habían informado anteriormente por las redes. Tampoco era correcto que se estuviera colaborando con las autoridades en la identificación de los responsables".

El Ministerio del Interior agregó que las investigaciones están siendo dirigidas por el propio jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados