Se trata de las instalaciones ocupadas por el ex cine Ocean

Demolerán un edificio clásico de Punta del Este

Esta semana comenzará la demolición de las viejas edificaciones abandonadas, donde funcionó en su tiempo el hotel y el cine Ocean de Punta del Este. La decisión fue asumida por sus propietarios debido al abandono encontrado en el edificio, está tapiado y parte de la estructura corre peligro de colapso, según consignó ayer FM Gente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los propietarios resolvieron iniciar el proceso de demolición del edificio. Foto: R. Figueredo

Se trata de un complejo abandonado, ubicado en la calle 10 de la península. El predio ocupa una cuadra por la calle 20 (2 de Febrero) y la mitad de las calles La Salina y Capitán Miranda.

En el lugar funcionó el ex cine Ocean, el ex hotel Ocean, la oficina del Telégrafo y la desaparecida Granja Parma. También albergó otras oficinas.

Esa zona de la península fue la de mayor movimiento comercial y vecinal por lo menos hasta que en 1930 se inauguró la estación del ferrocarril, donde hoy se encuentra la terminal de ómnibus.

Durante algún tiempo el lugar fue ocupado por intrusos y usado por delincuentes vendedores de drogas. Las aberturas fueron tapiadas en diversas oportunidades con el fin de detener el ingreso de desconocidos al edificio, según denunció entonces el ex alcalde Julio Walter Pérez Porley.

Además, parte de la estructura del edificio se encuentra en estado de abandono y con peligro de colapso, según informaron técnicos especializados en estructuras.

"Primero será demolido todo el complejo. Luego encontraremos entre todos lo que pueda hacerse en ese lugar. Esto lo definirán los propietarios con la opinión del concejo de Punta del Este", indicó en el mes de agosto a El País el alcalde Punta del Este, Andrés Jafif.

Estos edificios correrán la misma suerte que el local del desaparecido restaurante Mariskonea, demolido meses atrás por decisión de los mismos empresarios.

Deterioro.

Los edificios, construidos antes de los años cincuenta, se encuentran en estado de abandono y con peligro de colapso de sus estructuras.

El grupo empresarial liderado por Walter Zeinal, propietario de la emblemática edificación, adquirió este predio con el preciso objetivo de albergar en el mismo a las instalaciones de la Prefectura de Puerto, de la Policía, Aduanas y Migraciones.

La idea original era construir un complejo hotelero y de viviendas de lujo, además de un shopping donde actualmente se encuentra la Seccional 10ª y el edificio ocupado por la Prefectura de Puerto.

En el mes de agosto pasado, la decisión de demoler el edificio causó un fuerte malestar en la oficialidad de la Prefectura Nacional Naval, según pudo saber El País.

SABER MÁS

Ancla frenaría la mudanza.


Algunos oficiales de la Armada Nacional hicieron saber su disconformidad con la decisión de demoler el edificio emblemático y la necesaria mudanza de la repartición. Algunos de los uniformados colocaron una enorme ancla en la puerta del edificio lo que impediría la salida. "Nos iremos cuando saquen el ancla", dijo un oficial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)