El jefe de Policía de Durazno aconseja “no resistirse” a los asaltos

Los delitos violentos se contagian al Interior

La Policía duraznense no para de investigar robos y rapiñas que en las últimas semanas se han registrado con mayor asiduidad en la ciudad de Durazno y en Sarandí del Yi. Los delitos se caracterizan por el empleo de una violencia que, hasta ahora, era muy poco habitual en ciudades del Interior.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inspector(R) Sergio Guarteche.

El jefe de Policía de Durazno, Sergio Guarteche, dijo que la situación del país en materia de delitos es "preocupante".

"Tenemos una sociedad bastante enferma y con mucha droga", aseguró Guarteche. Dijo que la delincuencia "no perdona a nadie".

Para el jefe de Policía, "no resistirse sería lo mejor. Dejar que el delincuente domine la situación cuando está armado y nosotros no. El asalto se comete en un minuto y la vida se pierde en un segundo", dijo Guarteche.

Los últimos hechos que han sacudido la tranquilidad de Durazno fueron violentas rapiñas contra una ferretería, un autoservice y una casa particular, además de un asalto en la calle, a plena luz del día, contra una adolescente de 16 años, a la que le hurtaron a punta de navaja, el calzado, el celular y $ 200.

La autora de esta rapiña era otra menor de la misma edad. Fue detenida, y tras comparecer ante la Justicia, se dispuso su internación en dependencias del INAU en Montevideo.

La noche del viernes 11, una rapiña fue perpetrada en una ferretería. Fue un atraco violento y rápido. Uno de los delincuentes realizó un disparo en el interior del local mientras un cómplice le asestó una puñalada en un brazo al dueño. Ambos huyeron luego en una moto, llevándose $ 30.000.

Las acciones delictivas también tuvieron como escenario la ciudad de Sarandí del Yi, a 96 kilómetros de Durazno. Dos delincuentes se apersonaron al dueño de una casa particular haciéndose pasar por funcionarios que realizaban controles en la zona. Pudieron ingresar, y tras revisar la vivienda, se alzaron con un botín de $ 85.000.

Aunque la población advierte una mejora en el accionar policial, con mayor presencia de patrullaje en la ciudad, no deja de tomar precauciones.

Jorge San Martín, vendedor ambulante que transita las calles de Durazno desde hace 40 años, se ha dedicado a vender elementos de defensa y protección personal a raíz del aumento de la delincuencia. "La gente está demandando picanas, gas pimienta y el chicote extensible", aseguró el vendedor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados